30 ene. 2016

'Las chicas Gilmore'... is coming!!!


Sólo tengo una cosa que añadir: ¡♥♥♥ OHDIOSMÍO ♥♥♥! 

Y yo con estos pelos (vamos, sin completar ni de muy lejos la lista de libros que leyó Rory).

28 ene. 2016

Así son las galletas con peor ortografía

Las llaman "las galletas de cereales más divertidas", pero son puro drama... 


Esta mañana, desayunando las simpáticas galletitas Dinosaurus de chocolate, me han quedado claras dos cosas terribles: en Artiach, la empresa que las fabrica, 
  1. esto de escribir bien les importa lo mismo que a mí un partido de fútbol (o sea, na')
  2. e incitan a los niños a masacrar a sus buenas dinomascotas.
Para muestra, una fotico del cómic que venía en la caja de galletas:


AH. Dios. ¡Mis ojos! Pero por qué. ¡Mal! ¡Pero que muy mal!
  • Primer fallo garrafal: "¡Pásamela Tina!". Aquí falta una coma antes del nombre, por lo que la frase correcta sería "¡Pásamela, Tina!". La RAE explica así esta norma: "se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, que sirven para llamar o nombrar al interlocutor".
  • Segundo dardo a la ortografía y la inocencia de los niños de este mundo: "¡A desayunar dinos!". Esto es no tener corazón. El error es el mismo que el anterior, es decir, falta la coma antes del vocativo, pero aquí la gravedad es mayor, porque en este caso la frase cobra otro sentido sin la coma: el niño, en lugar de llamar a sus dinomascotas a desayunar, les está gritando que se las va a comer. Sin piedad.
  • Tercer desastre: "¡Alaaaa!". A ver, de toda la vida el ala es el apéndice con el que vuelan los pájaros y la interjección 'hala' con H sirve para mostrar sorpresa.
Y así va el mundo, psss. ¡Besos gorditos!

25 ene. 2016

La regla es una puta mierda

Esto es asín. Que sín, que sín. 

La regla es esa cosilla que nos pasa a las mujeres cuando somos niñas y que hace que de repente la vida nos golpee en toda la cara porque resulta que ya está, que ya te ha pasado, que ya has cambiado.


Si eres la primera de la clase a la que le baja la regla, ay: probablemente en el colegio no se haya tratado el tema con propiedad y todo serán jijijís y jajajás. Y tetas. Si, por suerte, como me pasó a mí, eres de las últimas de la clase a las que les baja, como el tema ya está más que rodado, el drama social se reduce y cuentas con amigas que te echarán todas las manos y pies que necesites. Pero, ah, el drama personal... Ese hay que pelearlo sola. Y ahí es cuando empieza todo: lo bueno y lo menos bueno.

Todo lo bueno es que maduras, y eso, poquito a poco, es muy guay ♥. Pero todo lo menos bueno (o sea, todo lo que hace que la regla sea una puta mierda; perdonad mi boca) es esto:
  1. Los ovarios duelen: cuando la regla duele hasta límites mundiales, la tierra debería ser compasiva y tragarnos.
  2. En verano es una coña: por mucho tampón que te pongas, si tu regla es abundante, tienes que andar con pareos o pantaloncitos, y eso le quita la gracia a todo.
  3. Mancha: ya ni sé cuántas bragas he manchado en mi vida. Una vez manché hasta un pantalón. Y es que de la regla no te puedes fiar, es una capulla, sobre todo si viene con ganas, como la mía: ahora, durante los días de la menstruación me convierto en la policía de la regla; vamos, que de mi salvaslip o compresa no pasa. Y si pasa, hago una hoguera con los tampones hasta conseguir un humito relajante, como el de las velas y los palitos de incienso.
  4. Es cara: algún año tengo que contar el dinero que me gasto en tampones, salvaslips y compresas (por no hablar de las pastillas para el dolor, esos grandes inventos de la humanidad). Es tal cantidad que yo no sé cómo todo esto todavía no se subvenciona.



  5. Nos vamos a Marte y aún no hemos dado con el artículo de higiene femenina definitivo (es que no sé cómo llamarlo...). Porque el salvaslip es como pretender que una tirita contenga el agua de una presa, la compresa termina por pesar y explotar, y el tampón no es tan mágico como debería. En este punto tengo que admitir que todavía no he probado la copa menstrual. Hmmm...
  6. Todo el rato te haces pis.
  7. La caca (ya que estamos transparentes...) es blanda. O, bueno, la mía.
  8. Se te hincha la tripa.
  9. ¡Y las tetas! Y no contentas con hincharse, se vuelven híper sensibles.
  10. Es incómoda: ¿y si estás en los primeros días (esos en los que eres el Mar Rojo) y te vas de excursión al campo?, ¿y si te baja en el campo y no tienes ningún instrumento de contención a mano?, ¿y si estás en el campo y te manchas todo el culo y es verano y no tienes con qué taparte? Si es que no hay que ir al campo...
  11. No hablemos de cuando estás con la regla y entras al baño de un bar en el que piensan que el jabón y el papel higiénico son una leyenda. Si el rizo se riza y no hay ni agua (he estado en antros en los que pasa), yo ya me hago un ovillico en el suelo y hasta mañana.
  12. Para las chicas a las que la regla nos dura mucho mucho mucho, esos días de sangre implacable son un asco de dolor e incomodidad.
  13. Da hambre, y encima de cosas con bien de grasica: donuts, pizza... Ay ♥.
  14. La sensibilidad: lloras por todo y tu existencia se vuelve exageradamente miserable.
  15. La mala hostia: la regla te vuelve pluripolar, y así no hay quien se soporte.
  16. No hay quien te aguante (salvo alguna gente súper bonita y los animalicos).



Y ya. Chicas, si os habéis sentido identificadas con alguno de estos puntos: todo mi amor y solidaridad. Besos súper grandotes y pluripolares para todos ❥.

21 ene. 2016

Experimento: ¿nos idiotizamos?

Internet es como el bolso de Mary Poppins: ¡ahí dentro hay de todo! Y cuando digo de todo es DE TODO: resulta que hasta existe una aplicación para convertirte durante un ratillo en súper lerdi. Como no podía ser de otra manera, Ciervo y yo... pues la hemos probao' :-).


¿Y a vosotros, os funcionará el Idiotizador o vuestro cerebro hará lo que le dé la gana?

¡Besicos gordos!

19 ene. 2016

Escritores que me habrían caído muy bien porque...

Tolstói, Kafka, Cervantes, Kundera, Zola, Mark Twain o Louisa May Alcott tenían algo en común además de la escritura: ¡eran vegetarianos! Y lo eran, presupongo por las frases que acuñaron (1, 2), por su infinito amor hacia los animales. 

Por esa misma infinitud, miles y miles de personas en todo el mundo mundial también somos vegetarianas. Y también por esa razón adoro galácticamente el libro de Alba Juanola (Mis recetas vegetarianas) desde que me lo regalaron estas navidades ♥.


Os prometo que es lo más cuqui que he visto. Y encima está escrito con amor, un montón de dibujitos y muchísimo respeto hacia todos, tanto vegetarianos como no vegetarianos. Porque si hay algo que me fastidia hasta niveles máximos es el vegetariano tontín que va por ahí levantando la ceja y dando lecciones a los que comen animalicos (mal, así no se consigue nada; por suerte, los que respetamos todas las elecciones de vida somos muchos muchos más).

Este librico desprende una ternura, una alegría de vivir y una naturalidad altamente recomendables. Y además habla de todo: de los tropecientos tipos de vegetarianos que existen, de historias personales, de menús semanales, de truquitrucos para ser vegetariano sin fallecer en el intento, de cómo la gelatina se extrae normalmente de huesos o pezuñas de animal (y por esa razón ya no consumo la mayoría de los yogures que venden en el supermercado T__T)... Y claro está, este libro también contiene recetas, ¡muchas muchas muchas! Algunas nos suenan, como las patatas bravas o las madalenas de manzana y canela, pero otras son tan poco habituales como el bocadillo de aguacate o las bolitas de lima y cacao.

Como veis, Juanola habla de todo, y eso, para alguien como yo, es maravilloso, porque a pesar de llevar años siendo vegetariana, siempre descubro cosillas nuevas, a veces agradables y otras no tanto (como cuando me estaba bebiendo una cerveza y a un amigo se le ocurrió decirme que muchas se hacen con pescado...). En fin, que Mis recetas vegetarianas os encantará si sois vegetarianos y os resultará muy curioso si no lo sois pero os apetece probar cosas nuevas, así que ¡a la aventura!

Y ahora, gente bonita, me voy a hacer la comida. Otro día, igual en vídeo, seguimos con el tema. ¡Un súper beso!

17 ene. 2016

¡El canal de YouTube de la casucha renace de sus cenizas!

¡Nainonainonáaa! ¡Ya está, ya está aquí! Que sí, que lo de hablar sólo de libros se ha acabao', y aquí debajito tenéis la prueba más definitiva y tangible y verdadera y dicharachera. Me lo he pasado muy muy bien preparándola, espero que la disfrutéis :-). ¡Clic en ▶!


El próximo día, más cosillas, gente bonita . ¡Besos gordos!

PD: ¡la calidad del vídeo es terrible!, espero ir mejorando :-).

14 ene. 2016

☝ #AlanRickman


Nuestro maravilloso Snape se ha ido demasiado pronto. Descanse en paz.

13 ene. 2016

Lo de hablar sólo de libros se ha acabao'

Así es, gente bonita. Yeah maracuyeah. 

Es que tenía que pasar: llevo desde 2007 hablando de libros, escritores, editoriales, portadas de libros, faltas de ortografía en los libros, más libros..., y he llegado a ese puntico de la vida en el que este cuerpo serrano mío me pide hablar de más cosas, de más tontunas y aventurillas. Durante unos días le di vueltas a la idea de parir otro blog, pero luego ese aire que me dio se me fue y me di cuenta de que lo natural era dejar que esta casucha, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido, evolucionara. Así que ahora tengo un montón de planes nuevos para ella.


Planes que incluyen libros, ciervos y sandías, reflexiones y confesiones sobre cosas, unicornios, bragas con estampados de unicornios, tomates chiquinines de ensalada, editoriales con nombres tan guays como Pepitas de calabaza, consejos prácticos para gente corriente y moliente, las mil y una maneras de opositar sin fallecer en el intento, mi presunta hernia que tan violenta me pone cuando nadie sabe decirme qué ***** es, cómo maquillarse no del todo mal, tal vez algún viaje, y amor y risas y tantas cosillas buenas de la vida. Todo eso, en letras, fotos y vídeos, porque para algo la casucha lleva el nombre que lleva. Y todo ello a poquitos, buscando un ritmo suave y seguro, como las compresas. Y todo esto porque mi necesidad de contaros cosas y crear con mimo es galáctica.

Así que nos seguimos viendo por aquí, gente bonita. Os mando todos los súper besos del mundo mundial 💋.