24 mar. 2016

Vagina

  • Vagina
  • Vulva
  • Penis ("pene" en inglés)
  • Sex
  • Sexo
  • Paris Hilton
  • Pamela Anderson
¡Ups! Nada de esta lista se encuentra en Kiddle, el buscador de Google para niños. Un buscador propio de una mente pequeña propia de hace demasiado tiempo.


Hay cosicas en esta vida que no acabo de entender. Cuando hace unas semanas leí el artículo de Europa Press sobre la censura de Kiddle me quedé ojiplática. ¿Cómo era posible semejante distorsión de la realidad?, ¿qué clase de persona enferma consideraba que la palabra "vagina" o Pamela Anderson no eran adecuadas para los niños? Al menos, al menos, tras el revuelo que había causado este descubrimiento, Kiddle había empezado por fin a incluir palabras como "gay" o "menstruación", antes bloqueadas. Bien. Pero ni mucho menos suficiente.

¿Estamos locos? ¿Qué hacemos permitiendo semejante perversión? Por culpa de estos pequeños grandes detalles todavía las cosas nos van como nos van, y yo ya me he cansado. Tengo vulva, vagina y sexo; el pene me parece una cosa marciana pero bonita; Paris Hilton, una chica que sabe lo que hace; y Pamela Anderson, una activista de la que me siento orgullosa. Así que basta, Kiddle; basta, mundo: nos merecemos más, y yo estoy dispuesta a luchar por ello.

Que paséis una súper feliz Semana Santa, gente bonita 😊💖.

16 mar. 2016

El Ministerio de la Ortografía ✏

No, no os emocionéis todavía: ese ministerio no existe..., ¡pero buena falta nos hace! Lo demuestran cada día nuestra televisión, nuestros medios de comunicación, nuestras redes sociales, nuestros políticos, nuestras editoriales... Aquí van unas cuantas capturas vergonzosillas 😏.


Empezamos por ésta. Pertenece a uno de los últimos capítulos de la grandísima serie El Ministerio del Tiempo y en ella podemos leer, ahí en chiquitín, lo siguiente: "¿Está seguro que desea eliminar el aviso?". A ver, ministéricos, se dice "estar seguro de algo", así que la frase correcta sería "¿Está seguro de que...?". 


Tuit de eldiario.es en el que se ordena a esta buena mujer ¡que responda! 

Seguramente lo que el periodista que está al frente de esta cuenta quería escribir es "Rebecca Jeschke responde desde...", pero puso una coma entre el sujeto y el verbo (¡¡¡error 💩!!!) y convirtió la frase en una orden. A esta coma la Fundeu la llama "la coma criminal".


Otro ejemplo más de la coma criminal, esta vez gracias al Twitter del Canal 24 horas, un filón en esto de escribir muy muy mal... Pero la mala ortografía de este tuit no se queda ahí: las citas deben enmarcarse entre comillas dobles y no simples. Estas últimas se suelen reservar para títulos, significados de términos, etc.


¿Veis? Otro ejemplo de comillas mal puestillas.


Menos mal que en las redacciones hay turnos y los periodistas cambian. Seguro que gracias a eso por fin el Canal 24 horas tuiteó las comillas como es debido. Lástima la mayúscula de "Afirma"... 

Nota: después de dos puntos se escribe en minúscula, salvo que, por ejemplo, vayamos a poner una cita.


Si bien es cierto que a veces abusamos de las comas, hay ocasiones en las que no queda más remedio que utilizarlas. 

En estos 111 caracteres encontramos varios problemas:
  • Primero: aunque el título del programa está escrito con las comillas correctas, se ha abusado de las mayúsculas. En inglés se utilizan como rosquillas, pero no ocurre lo mismo en español, donde sólo las usamos al comienzo de una frase o en nombres propios. Así, en este tuit habría sido suficiente con poner sólo la preposición 'en' en mayúscula (de hecho, así está escrito el título en la web del programa): 'En lengua de signos'. A veces me da la sensación de que hay quienes piensan que escribir en mayúsculas hace que las palabras parezcan más importantes...
  • Segundo: en este tuit falta una coma muy importante, la elíptica o elidida. ¿Que qué es esa marcianada? Muy sencillo: en la frase nos hemos comido un verbo, por lo que deberemos reemplazarlo por una coma. Pongamos que la frase entera fuese "'En Lengua de signos' hacemos un repaso...": al quitar el verbo 'hacer' se nos quedaría "'En Lengua de signos', un repaso...".

Otro ejemplo de coma elidida. El artículo 'Cien días de...' lo firma el periodista Íñigo Herraiz. El tuitero del Canal 24 horas ha optado por no escribir "escrito/firmado por", así que en su lugar debería haber puesto una coma: "'Cien días de..., por Íñigo...". Éste es un error súper súper común en los mails de las editoriales, los blogs literarios, los medios de comunicación...

Y antes de pasar a otra de las cagadicas de esta cuenta de Twitter, no podemos olvidar el paréntesis de este tuit: "corresponsal" se escribe en minúsculas. Hay quienes tienen la manía de querer hacer más importantes las profesiones escribiendo su letra inicial en mayúscula, pero eso es incorrecto. Lo mismo sucede, por ejemplo, con los nombres de cargos como ministro o directora.


Aquí tenéis una de las faltas de ortografía que más comete esta cuenta de Twitter: el olvido de la segunda coma explicativa.

La frase habla de unos rehenes liberados y explica que se trata en concreto de unos que estaban secuestrados en Libia desde julio. La explicación debe ir entre comas, pero aquí el periodista de turno se ha olvidado de la segunda. Es un error galáctico y por desgracia muy frecuente. Bien puestico todo quedaría así: "Dos rehenes italianos, secuestrados en Libia desde julio, han sido liberados...".

La mini frase o explicación que va entre comas podría eliminarse y no pasaría nada, seguiríamos entendiendo el resto del texto; sin embargo, está ahí puesta para dar un poquito más de información, y por eso debe ir entre comas, porque es un inciso, una puntillita. Si os sirve de ayuda, también podríamos ponerla entre paréntesis: "Dos rehenes italianos (secuestrados en Libia desde julio) han sido liberados...". ¿A que aquí nadie se olvidaría del segundo paréntesis? Pues la segunda coma es igual de importante.


Este tuit contiene la misma falta de ortografía que el anterior: ¡seguro que ahora la habéis pillado al instante 👍! Ah, y aunque no es un error, yo eliminaría la coma después de "Honduras" porque realmente no hace falta y me parece un poquito abusar.

Descanse en paz, por cierto, esta buena mujer 💚.

10 mar. 2016

El mejor Harry Potter...

de la historia de la televisión.


(Capítulo 9x16 de Big Bang Theory).

¡Feliz jueves 💃!

8 mar. 2016

¡A las chicas también nos gustan las pelis de superhéroes 😤!

Yo lo sé, vosotros lo sabéis, en la panadería lo saben, en el gimnasio también... Pero en Marvel aún no se han enterado de la fiesta 👎.


El domingo fui al cine para ver Deadpool, la última película de superhéroes de la franquicia americana. Yo esperaba lo de siempre: tiros, chascarrillos, gamberrismo, una especie de héroe, un pasado espinoso, muchos golpes, sangre, alguna historieta de amor, una música emocionante bien estudiada... Y eso es lo que tuve, y me gustó. Pero hubo algo que también tuve y no me gustó.

Fue algo que dijo el protagonista, esa especie de Spiderman mercenario con espadas a la espalda: mientras se dirigía a nosotros, los espectadores, soltó algo así como que a las chicas que habíamos ido al cine, que obviamente estábamos allí para acompañar a nuestros novios, no nos iba a gustar mucho lo que íbamos a ver. ¿Hola...? La película empezaba muy mal: 
  • asumiendo primero que a las espectadoras que estábamos en la sala no nos iba el cine de superhéroes, o sea, que sólo estábamos allí para acompañar a nuestras parejas;
  • y asumiendo después que esa historia, ¿tal vez por violenta?, no nos iba a gustar.
Machistada como un camión al canto, y no iba a ser la única de la película... Sin embargo, hubo algo incluso peor, y fue que de ese detalle sólo me di cuenta yo: mi chico, con el que había decidido ir a ver la cinta porque a los dos nos encantan las historias de superhéroes, no cayó en ese comentario machista. 

¿A veces no os da la sensación de que sólo las chicas pillamos algunas desigualdades? Eso me revienta. Y me pone muy muy triste. Pero también hace que mis ganas de luchar por un mundo igual para todos crezcan hasta niveles galácticos. Esa es la razón de que hoy, 8 de marzo, celebremos el Día de la Mujer. 


Hemos nacido en un mundo de desigualdades. Las mujeres y los hombres tenemos los mismos derechos y libertades, pero a muchos hombres eso no les gusta, y por eso reducen a las mujeres a la nada.

A unas no les permiten conducir. A otras no les permiten tener teléfono móvil. A muchas, bajo amenaza de muerte, no les permiten estudiar. A muchísimas les enseñan que la dependencia y los celos son sinónimo de amor. A algunas les explican que su papel es llorar y callar. A otras las llaman putas por llevar camisetas que no cubran toda su piel. A otras las llaman zorras cuando no responden a lo que ellos consideran piropos. Y así, hasta el infinito. Y qué manía, caramba, con los insultos sobre putas y zorras... 

Una puta es una mujer que ejerce un trabajo miserable porque no le queda más remedio, y además es un trabajo creado y alimentado por los hombres; y una zorra es la hembra del zorro, un animal súper cuqui. Que hayamos convertido esas palabras relacionadas con el sexo femenino en algo insultante es otra perversión machista más...

Por todo esto, por todo esto, me declaro una apasionada feminista. Pero feminista no de "a tomar por culo los hombres y vivamos las mujeres". No. Feminista de exactamente lo que predica Emma Watson: igualdad entre hombres y mujeres en todos los aspectos de la vida. Así, algún día, tal vez el cine se llene de tantas superheroínas como superhéroes y los cereales dejen de ser machistas.

Feliz Día de la Mujer, gente bonita 😘.

7 mar. 2016

🎥 ¿Nos damos un bañito para empezar bien la semana?

Siempre había querido probar las bombas de baño..., y por fin caí en la tentación 😍.


Y vosotros, ¿ya os habéis dado alguna vez un baño así de galáctico? ¡Que paséis un lunes estupendo 💋!

2 mar. 2016

Larga vida al cachondismo cósmico 💓

La vida tiene una cosa mala: te mueres. Y cuando lo haces, los demás se quedan atrás, echándote de menos. Desde este lunes, yo echaré de menos a una de las escritoras más locas y divertidas de la literatura juvenil: Louise Rennison, la creadora de Georgia Nicolson.


Pocas protagonistas me lo han hecho pasar tan bien. ¡Pero tan bien! Porque Georgia, Gee para los amigos, es la adolescente más pirada que he conocido. Pirada, absolutamente, y buena, reflexiva, enamoradiza, gran amiga, honesta, aguda, brillante y muy muy muy creativa. Y amante, cómo no, de los gaticos, de tensionar el ambiente, de descolocar a la gente, del cachondismo cósmico, de inventarse palabras y de aprovechar cada momento. Oh, y amante también de su nariz, bien grandota. ¡Y de sus nunga nungas! O sea, de sus tetas, pero es que así las llama ella. Llegan a crecerle tanto que dice que puede sostener un lápiz debajo de ellas (a mí mi teta izquierda podría servirme de estuche).

Sus aventuras duran 10 libros, aunque sólo 9 llegaron a España, pero vaya si esos 9 merecen la pena... Si le dais la oportunidad, Georgia se convertirá en vuestra fuente de diversión y conseguirá que os den ganas de salir a la calle para no desaprovechar la vida ni un poquito. Porque para eso está, ¿no?

Gracias, Louise Rennison, por habernos regalado a una heroína de a pie como Georgia. Muchos muchos besos y descansa en paz. Y a los demás: muchos muchos besos y a comeros el mundo 💋.

29 feb. 2016

► Vlog nevadico y sobre ruedas

El sábado pasado, en el puntico del mapa en el que vivo, se puso a nevar como si no costara. Daba pereza hasta mirar por la ventana, pero tenía ensayo de banda (toco el clarinete), así que hubo que echarse a la carretera...


Que tengáis un lunes de esos que dan ganas de comérselos. ¡Besos gorditos!

22 feb. 2016

¿Machismo en los cereales del desayuno?

Me revienta la desigualdad. Hombres y mujeres sí que somos diferentes en físico, fuerza y a veces incluso sensibilidades, pero en lo demás, en lo fundamental, que son nuestros derechos y libertades, somos iguales. Lo que ocurre es que en este planeta hay mucha gente que todavía no se ha enterado... En Arabia Saudí, por poner un ejemplo gordico, a las mujeres no se les permite conducir.


Aquí en España conducimos todos, pero sigue habiendo ejemplos dolorosos de machismo y desigualdad, y los vemos todos los días. Cuando sales de fiesta y un chico se cree que puede tocarte porque no va otro contigo (a mí me pasó el viernes, como cada vez que salgo). Cuando te invitan a una casa y ves que la esposa se encarga de todo mientras el marido ve la tele tirado en el sofá (es un cliché que va a menos, pero sigue pasando). Cuando un hombre mata a su pareja o expareja (una pandemia contra la que ningún gobierno toma medidas efectivas). Cuando la ropa azul sigue siendo para niños y la rosa para niñas. Cuando a los niños les enseñan que llorar es de nenas y muchos se pegan la vida sufriendo por esta represión antinatural de sus sentimientos (esto tiene un nombre, aunque no lo recuerdo). Cuando ves que en las películas y series de acción apenas hay mujeres o las que hay son casi floreros (por eso estoy tan emocionada con Supergirl o la última y bestial entrega de Star Wars). Cuando en la televisión casi todos los anuncios de productos de alimentación sana, cuidado del cuerpo o limpieza del hogar están protagonizados por mujeres, a las que prácticamente van dirigidos, perpetuando así un comportamiento estereotipado por razón de género (el caso de Cillit Bang fue la leche). Cuando tecleas cualquier palabra en internet y sabes que al momento aparecerá una mujer desnuda porque sí. O cuando estás desayunando y te fijas de pronto en la caja de los cereales.



A veces estamos tan anestesiados que vamos por la vida mirando sin ver de verdad, pero cuando nos paramos y nos fijamos..., ajá. ¿Qué veis vosotros en estas cajas de cereales de Kellogg's y Nestlé? Yo un montón de personajes masculinos y una absoluta falta de personajes femeninos.

Es cierto que podría haber puesto también las cajas que llevan dibujados personajes femeninos..., ¡pero es que no existen! Y me da miedo imaginar por qué será así.


Estos dos dibujos son los únicos que me hacen dudar un poquito. La abeja de los Cheerios parece un macho, sin embargo, con la de Kellogg's no acabo de tenerlo claro. Eso sí, si nos remontamos a un anuncio muy viejuno de Miel Pops, esta abeja parece también masculina.

A estos ejemplos quiero sumar otro que me revuelve las tripas:


Las cajas de cereales de Kellogg's y Nestlé muestran una irrealidad: el mundo lo formamos hombres y mujeres en casi igual proporción, por lo que inventar sólo personajes masculinos dejando de lado a los femeninos no tiene ningún sentido, no representa nuestra realidad y desde luego no fomenta una igualdad. Aun así, no me parecen productos machistas. Sin embargo, el personaje de Cuétara me insulta como persona y como mujer.

En fin... Puede que todo esto os parezca una tontería grande como un pino y penséis que imagino cosas. O tal vez puede que estéis de acuerdo conmigo. En cualquier caso, gracias a unos simples cereales nos hemos puesto a reflexionar sobre esto de la igualdad, y eso está muy pero que muy bien :-).

¡Un súper beso! Y muy feliz semana.

18 feb. 2016

"Eres un cáncer", me decía

"Eres un cáncer". 

...

¿Fea frase la de arriba, eh? Pues aguanté que me la dijeran. Aguanté que me la gritaran y me la escupieran a la cara día tras días sin decir ni mu. Bueno, sí, mientras lloraba. Porque yo lloraba y lloraba, era una auténtica fábrica de lágrimas y dolor. Claro que eso es normal cuando tu novio, al que quieres y asegura quererte, te dice cosas horribles.

A la frase de arriba le siguieron otras muchas igual de malas, y siempre, al final, la gran frase, la que me descolocaba: "Eres la mujer de mi vida".

Nunca sabré si de verdad lo creía o no, pero sí sé algo: él no era el hombre de mi vida. Durante demasiado tiempo me hizo sentir miserable, sola, tonta y angustiada, y todo eso me empezó a comer por dentro. Tanto me comió que me convertí en una sombra de mí misma. Adelgacé, perdí amigos, me alejé de mi familia, me volví una chica triste e insegura... Era una auténtica desconocida ante el espejo.

Cuando ahora me recuerdo, cuando pienso en esa Alba de entonces, sólo siento pena. Y a veces rabia. Y también mucho amor y compasión, porque madre mía. ¿Cómo es posible que me dejara maltratar psicológicamente de aquella manera? Ah, la gran pregunta para la que nunca hay respuesta... Aunque sí sé una cosa: ya no siento ni una pizca de la vergüenza que durante años he sentido por este tema, y por eso, y un poquito envalentonada por el magnífico Salvados que hizo el otro día Jordi Évole sobre el machismo, hoy estoy aquí.


Escribí ese tuit momentos después de que terminara el programa. Me sentí en paz, cansada ya de esconder algo tan importante. Como si el machismo y el maltrato -tanto físico como psicológico- fueran algo que hubiera que silenciar, algo hacia lo que andarse con remilgos. Y es que cuando a algo malo lo señalas como la cosa de la que no hay que hablar, el problema se hace una bola y quienes lo sufren se quedan solos ante el peligro. Por suerte, yo no estuve sola, aunque durante mucho tiempo creí lo contrario.

Durante esa relación de maltrato, que fue a más a poquitos y sin que me diera cuenta, me aislé de los míos y mi vida empezó a girar en torno a él. De pronto me encontraba aguantando humillaciones en público y ante nuestros amigos en común, discusiones descarnadas de las que por lo visto yo siempre tenía la culpa, gritos que me decían que era odiosa y que por eso estaba sola, gritos que me aseguraban que nunca podría ser ni profesora ni periodista ni nada que valiese la pena (y mira por dónde, he sido todo eso y más, y lo he hecho que te cagas), malas caras cuando salía sin él, desprecio hacia los míos y mi hogar, ceniceros volando por el balcón, mi vestido favorito roto por la mitad, chantajes emocionales durísimos, un libro roto que después arreglé con cinta adhesiva, un control agobiante de lo que hacía en internet, críticas sobre cómo me vestía, mentiras sobre los demás para hacerme creer que eran el enemigo... Y así, poco a poco, me perdí en una espiral de violencia emocional que empezó a ahogarme. Hasta que un día una discusión se le fue de las manos y llamé a la policía. Nunca me he sentido tan asustada, ni tan triste, ni tan valiente, ni tan niña. Porque yo le seguía queriendo, qué cosas...

Ese podría haber sido el final, pero por desgracia no lo fue. Estuvimos juntos un tiempo más, pero fue un tiempo malo, como era de esperar. Y luego terminamos, aunque ya ni recuerdo cómo, porque esos días se diluyen en mi memoria. Sin embargo, seguimos en contacto; de nuevo, una mala decisión. Hasta que un día esa sombra de mí misma encontró un poquito de fuerza y dijo basta. Gracias. Claro que después de cortar por lo sano la cosa no quedó ahí.

Fue entonces cuando llegaron los mails, los mensajes... A veces me escribía lo mucho que me quería y otras me decía lo mala que era. Yo leía y callaba, porque sabía que responder sería un premio. Y mi angustia y mi impotencia crecían...

Ya estaba entre los míos, intentando curarme a mi manera, cuando un día la ansiedad me pudo y fui a mi médica. Entré a la consulta y le dije: "Creo que he sufrido maltrato psicológico". Y me eché a llorar. Era la primera vez que verbalizaba lo que me había pasado, y de repente me derrumbé como hasta entonces no lo había hecho. De allí fui directa a una psicóloga a la que le conté cosas que nadie más sabrá, porque esa es la magia de sincerarte con una persona desconocida. Con ella empecé a tranquilizarme y recuperarme, y después, ya solita, aprendí a perdonarme. Porque durante mucho tiempo me sentí absolutamente avergonzada, y no paraba de culparme y hacerme la misma pregunta: ¿por qué había seguido con él? Con los años he encontrado varias posibles respuestas a ese porqué: primero, quizás, porque todavía no le había puesto nombre a eso que me estaba pasando; segundo, tal vez, porque me había reducido a la miseria y yo no era yo; y tercero, y de esto estoy segura, porque de alguna manera ahí había amor, aunque fuera un amor enfermo y mal entendido.

Hoy ya sólo siento pena por lo que pasó. Pena por mi familia, porque probablemente nunca sabré cuánto lloró mi madre ni cuánta rabia acumuló mi padre; pena por esos amigos que abandoné y no volví a ver; pena por mí, por el tormento que sufrí y lo que perdí por el camino; y pena por él, porque nos quisimos y no sé si llegó a entender lo que había hecho.

Una persona muy cercana a mí que sufrió un maltrato brutal por parte de su exmarido me dijo un día que le había perdonado. Sus secuelas van a acompañarla toda la vida, pero aun así ha elegido el perdón, tal vez porque la alivia. Yo, si os soy sincera, a veces también pienso en el perdón. Y pienso en la chica que soy ahora, en la mujer en la que me he convertido. Tuve la mala suerte de que me pasara algo malo que me rompió en pedazos, que me distorsionó, pero pasito a pasito aprendí a recomponer las piezas, como por fortuna han logrado tantas otras chicas. Y ahora, ¿a cambio?, soy mejor: mejor persona, mejor amiga, mejor hija, mejor hermana, mejor compañera.

Vale, no había necesidad de pasar por todo eso para estar donde estoy, pero si algo he aprendido es que no merece la pena mirar atrás, porque todo lo que nos ocurre nos convierte en lo que somos, y yo hoy me quiero un montón. Además, ¿sabéis qué? He encontrado a alguien al que amar con toda mi alma; alguien dulce, divertido y leal que me respeta, que me ama. No podría haber tenido un final de cuento mejor.


Bueno, de acuerdo, tal vez podría haber sido un final con más filtros, pero yo no sé si es la edad o qué, que ya hay cosas que no me apetece callar, como cuando os hablé de la regla, ¿os acordáis? Y tengo en mente un vídeo sobre pedos que tela marinera...

Por hoy os dejo descansar y os mando muchos muchos besos. Gracias por ser tan bonitas y bonitos ❤. Y, por favor, si conocéis a alguien que sufre maltrato en su relación de pareja, ayudadle; y si os está pasando a vosotros, que espero por Dios que no sea así, pedid ayuda: al 016, a vuestra familia, a vuestros amigos, a vuestro médico, a mí. ¿Trato hecho?

9 feb. 2016

► ¡Bienvenidos al Yoga Challenge!

Esto es lo que pasa cuando se juntan una yogui y una descoordinada de la vida para hacer posturas de yoga imposibles... Eh, eh, y quedaos luego a las tomas falsas, jijiji.



¡Un súper beso, bichillos!

PD: mis amigos ya me han hecho todas las bromas del mundo mundial, pero esos surcos no son de sudor, sino cosa de la camiseta, que es de varios colorillos... ¡Ains, qué paciencia!

1 feb. 2016

Así fue el flus que me dio en la víspera del día de Reyes

El mundo está hecho mierda, no hay más que repasar la actualidad para echarse a llorar y no parar hasta quedarse como una uva pasa. El hecho es que vivimos en un planeta hermoso, pero formamos parte de una raza capaz de lo peor y con muchas ganas de demostrarlo. Guerras, atentados terroristas, familias quemadas vivas, miles de niños en manos de organizaciones de tráfico de personas, animales apaleados y torturados hasta la muerte, mujeres asesinadas por quienes debían amarlas, bebés tirados a contenedores, pobreza en el primer mundocasquetes polares que se derriten, osos polares sin nada que comer... Ahora, para muchos, es el fin del mundo, y toda la culpa es nuestra. Bonito, ¿eh? En una película de aliens malos a los que exterminar para salvarse, seríamos ellos.

Pues eso, que esto está hecho mierda. Yo a veces no veo las noticias porque siento que me muero, que no puedo, que vivo en un mundo de políticos que se dedican a reunirse para tomar el té y tirarse galletas a la cara como si fueran caca. Y es entonces cuando busco la otra mitad del vasito, la que da esperanza, la que me cuenta que a pesar de todo existe la gente buena que hace cosas buenas, aunque sean pequeñitas. Por eso hoy quiero hablaros de una cosa buena y pequeñita que puede hacer mucho bien y no cuesta nada de nada. ¡Espero que os guste! Y si os animáis..., ¡yuju yuju!


Ay, esas canicas buenas, jejeje. Mil besos ♥.

30 ene. 2016

'Las chicas Gilmore'... is coming!!!


Sólo tengo una cosa que añadir: ¡♥♥♥ OHDIOSMÍO ♥♥♥! 

Y yo con estos pelos (vamos, sin completar ni de muy lejos la lista de libros que leyó Rory).

28 ene. 2016

Así son las galletas con peor ortografía

Las llaman "las galletas de cereales más divertidas", pero son puro drama... 


Esta mañana, desayunando las simpáticas galletitas Dinosaurus de chocolate, me han quedado claras dos cosas terribles: en Artiach, la empresa que las fabrica, 
  1. esto de escribir bien les importa lo mismo que a mí un partido de fútbol (o sea, na')
  2. e incitan a los niños a masacrar a sus buenas dinomascotas.
Para muestra, una fotico del cómic que venía en la caja de galletas:


AH. Dios. ¡Mis ojos! Pero por qué. ¡Mal! ¡Pero que muy mal!
  • Primer fallo garrafal: "¡Pásamela Tina!". Aquí falta una coma antes del nombre, por lo que la frase correcta sería "¡Pásamela, Tina!". La RAE explica así esta norma: "se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, que sirven para llamar o nombrar al interlocutor".
  • Segundo dardo a la ortografía y la inocencia de los niños de este mundo: "¡A desayunar dinos!". Esto es no tener corazón. El error es el mismo que el anterior, es decir, falta la coma antes del vocativo, pero aquí la gravedad es mayor, porque en este caso la frase cobra otro sentido sin la coma: el niño, en lugar de llamar a sus dinomascotas a desayunar, les está gritando que se las va a comer. Sin piedad.
  • Tercer desastre: "¡Alaaaa!". A ver, de toda la vida el ala es el apéndice con el que vuelan los pájaros y la interjección 'hala' con H sirve para mostrar sorpresa.
Y así va el mundo, psss. ¡Besos gorditos!

25 ene. 2016

La regla es una puta mierda

Esto es asín. Que sín, que sín. 

La regla es esa cosilla que nos pasa a las mujeres cuando somos niñas y que hace que de repente la vida nos golpee en toda la cara porque resulta que ya está, que ya te ha pasado, que ya has cambiado.


Si eres la primera de la clase a la que le baja la regla, ay: probablemente en el colegio no se haya tratado el tema con propiedad y todo serán jijijís y jajajás. Y tetas. Si, por suerte, como me pasó a mí, eres de las últimas de la clase a las que les baja, como el tema ya está más que rodado, el drama social se reduce y cuentas con amigas que te echarán todas las manos y pies que necesites. Pero, ah, el drama personal... Ese hay que pelearlo sola. Y ahí es cuando empieza todo: lo bueno y lo menos bueno.

Todo lo bueno es que maduras, y eso, poquito a poco, es muy guay ♥. Pero todo lo menos bueno (o sea, todo lo que hace que la regla sea una puta mierda; perdonad mi boca) es esto:
  1. Los ovarios duelen: cuando la regla duele hasta límites mundiales, la tierra debería ser compasiva y tragarnos.
  2. En verano es una coña: por mucho tampón que te pongas, si tu regla es abundante, tienes que andar con pareos o pantaloncitos, y eso le quita la gracia a todo.
  3. Mancha: ya ni sé cuántas bragas he manchado en mi vida. Una vez manché hasta un pantalón. Y es que de la regla no te puedes fiar, es una capulla, sobre todo si viene con ganas, como la mía: ahora, durante los días de la menstruación me convierto en la policía de la regla; vamos, que de mi salvaslip o compresa no pasa. Y si pasa, hago una hoguera con los tampones hasta conseguir un humito relajante, como el de las velas y los palitos de incienso.
  4. Es cara: algún año tengo que contar el dinero que me gasto en tampones, salvaslips y compresas (por no hablar de las pastillas para el dolor, esos grandes inventos de la humanidad). Es tal cantidad que yo no sé cómo todo esto todavía no se subvenciona.



  5. Nos vamos a Marte y aún no hemos dado con el artículo de higiene femenina definitivo (es que no sé cómo llamarlo...). Porque el salvaslip es como pretender que una tirita contenga el agua de una presa, la compresa termina por pesar y explotar, y el tampón no es tan mágico como debería. En este punto tengo que admitir que todavía no he probado la copa menstrual. Hmmm...
  6. Todo el rato te haces pis.
  7. La caca (ya que estamos transparentes...) es blanda. O, bueno, la mía.
  8. Se te hincha la tripa.
  9. ¡Y las tetas! Y no contentas con hincharse, se vuelven híper sensibles.
  10. Es incómoda: ¿y si estás en los primeros días (esos en los que eres el Mar Rojo) y te vas de excursión al campo?, ¿y si te baja en el campo y no tienes ningún instrumento de contención a mano?, ¿y si estás en el campo y te manchas todo el culo y es verano y no tienes con qué taparte? Si es que no hay que ir al campo...
  11. No hablemos de cuando estás con la regla y entras al baño de un bar en el que piensan que el jabón y el papel higiénico son una leyenda. Si el rizo se riza y no hay ni agua (he estado en antros en los que pasa), yo ya me hago un ovillico en el suelo y hasta mañana.
  12. Para las chicas a las que la regla nos dura mucho mucho mucho, esos días de sangre implacable son un asco de dolor e incomodidad.
  13. Da hambre, y encima de cosas con bien de grasica: donuts, pizza... Ay ♥.
  14. La sensibilidad: lloras por todo y tu existencia se vuelve exageradamente miserable.
  15. La mala hostia: la regla te vuelve pluripolar, y así no hay quien se soporte.
  16. No hay quien te aguante (salvo alguna gente súper bonita y los animalicos).



Y ya. Chicas, si os habéis sentido identificadas con alguno de estos puntos: todo mi amor y solidaridad. Besos súper grandotes y pluripolares para todos ❥.

21 ene. 2016

Experimento: ¿nos idiotizamos?

Internet es como el bolso de Mary Poppins: ¡ahí dentro hay de todo! Y cuando digo de todo es DE TODO: resulta que hasta existe una aplicación para convertirte durante un ratillo en súper lerdi. Como no podía ser de otra manera, Ciervo y yo... pues la hemos probao' :-).


¿Y a vosotros, os funcionará el Idiotizador o vuestro cerebro hará lo que le dé la gana?

¡Besicos gordos!

19 ene. 2016

Escritores que me habrían caído muy bien porque...

Tolstói, Kafka, Cervantes, Kundera, Zola, Mark Twain o Louisa May Alcott tenían algo en común además de la escritura: ¡eran vegetarianos! Y lo eran, presupongo por las frases que acuñaron (1, 2), por su infinito amor hacia los animales. 

Por esa misma infinitud, miles y miles de personas en todo el mundo mundial también somos vegetarianas. Y también por esa razón adoro galácticamente el libro de Alba Juanola (Mis recetas vegetarianas) desde que me lo regalaron estas navidades ♥.


Os prometo que es lo más cuqui que he visto. Y encima está escrito con amor, un montón de dibujitos y muchísimo respeto hacia todos, tanto vegetarianos como no vegetarianos. Porque si hay algo que me fastidia hasta niveles máximos es el vegetariano tontín que va por ahí levantando la ceja y dando lecciones a los que comen animalicos (mal, así no se consigue nada; por suerte, los que respetamos todas las elecciones de vida somos muchos muchos más).

Este librico desprende una ternura, una alegría de vivir y una naturalidad altamente recomendables. Y además habla de todo: de los tropecientos tipos de vegetarianos que existen, de historias personales, de menús semanales, de truquitrucos para ser vegetariano sin fallecer en el intento, de cómo la gelatina se extrae normalmente de huesos o pezuñas de animal (y por esa razón ya no consumo la mayoría de los yogures que venden en el supermercado T__T)... Y claro está, este libro también contiene recetas, ¡muchas muchas muchas! Algunas nos suenan, como las patatas bravas o las madalenas de manzana y canela, pero otras son tan poco habituales como el bocadillo de aguacate o las bolitas de lima y cacao.

Como veis, Juanola habla de todo, y eso, para alguien como yo, es maravilloso, porque a pesar de llevar años siendo vegetariana, siempre descubro cosillas nuevas, a veces agradables y otras no tanto (como cuando me estaba bebiendo una cerveza y a un amigo se le ocurrió decirme que muchas se hacen con pescado...). En fin, que Mis recetas vegetarianas os encantará si sois vegetarianos y os resultará muy curioso si no lo sois pero os apetece probar cosas nuevas, así que ¡a la aventura!

Y ahora, gente bonita, me voy a hacer la comida. Otro día, igual en vídeo, seguimos con el tema. ¡Un súper beso!

17 ene. 2016

¡El canal de YouTube de la casucha renace de sus cenizas!

¡Nainonainonáaa! ¡Ya está, ya está aquí! Que sí, que lo de hablar sólo de libros se ha acabao', y aquí debajito tenéis la prueba más definitiva y tangible y verdadera y dicharachera. Me lo he pasado muy muy bien preparándola, espero que la disfrutéis :-). ¡Clic en ▶!


El próximo día, más cosillas, gente bonita . ¡Besos gordos!

PD: ¡la calidad del vídeo es terrible!, espero ir mejorando :-).

14 ene. 2016

☝ #AlanRickman


Nuestro maravilloso Snape se ha ido demasiado pronto. Descanse en paz.

13 ene. 2016

Lo de hablar sólo de libros se ha acabao'

Así es, gente bonita. Yeah maracuyeah. 

Es que tenía que pasar: llevo desde 2007 hablando de libros, escritores, editoriales, portadas de libros, faltas de ortografía en los libros, más libros..., y he llegado a ese puntico de la vida en el que este cuerpo serrano mío me pide hablar de más cosas, de más tontunas y aventurillas. Durante unos días le di vueltas a la idea de parir otro blog, pero luego ese aire que me dio se me fue y me di cuenta de que lo natural era dejar que esta casucha, que lo mismo sirve para un roto que para un descosido, evolucionara. Así que ahora tengo un montón de planes nuevos para ella.


Planes que incluyen libros, ciervos y sandías, reflexiones y confesiones sobre cosas, unicornios, bragas con estampados de unicornios, tomates chiquinines de ensalada, editoriales con nombres tan guays como Pepitas de calabaza, consejos prácticos para gente corriente y moliente, las mil y una maneras de opositar sin fallecer en el intento, mi presunta hernia que tan violenta me pone cuando nadie sabe decirme qué ***** es, cómo maquillarse no del todo mal, tal vez algún viaje, y amor y risas y tantas cosillas buenas de la vida. Todo eso, en letras, fotos y vídeos, porque para algo la casucha lleva el nombre que lleva. Y todo ello a poquitos, buscando un ritmo suave y seguro, como las compresas. Y todo esto porque mi necesidad de contaros cosas y crear con mimo es galáctica.

Así que nos seguimos viendo por aquí, gente bonita. Os mando todos los súper besos del mundo mundial 💋.