29 jun. 2015

El cómic de 'Orgullo y prejuicio'


Esto que parece la portada de una revista es en realidad ¡¡el cómic de Orgullo y prejuicio!! 

Está basado en la novela original de Jane Austen, guionizado por Nancy Butler, ilustrado por Hugo Petrus y publicado por Panini. Cuesta 15 euros y, cómo os diría..., lo-qui-e-ro-♥.


Si sois súper fanes de la señora Austen, que sepáis que también existe ¡el cómic de Emma!

26 jun. 2015

Se hace rica al fabricar bolsos inspirados en 'Harry Potter'

La historia de Julie Deane se parece un poco a la de J. K. Rowling: ambas tenían los bolsillos poco llenos cuando se embarcaron en la aventura que les cambiaría la vida y las dos lograron el éxito gracias a un mismo niño, el que sobrevivió, Harry Potter.

Mientras que la escritorísima se convirtió en una de las mujeres más ricas de Gran Bretaña gracias a la saga literaria más mágica de todos los tiempos (no me pidáis que sea objetiva, porque ♥), la señora Deane fue la artífice de los famosos bolsos Satchel, inspirados en los que llevaban Harry, Ron, Hermione y compañía en Hogwarts.


Hoy todo el mundo tiene un Satchel: celebrities como Taylor Swift, Elle Fanning o Lena Dunham e incluso la plebe. Normal, claro, porque son tan bonitos que por favor.

Su historia se remonta a 2008, cuando Julie descubrió que en el colegio hacían bullying a su hija de ocho años. Como de ninguna manera iba a consentir esa situación, decidió cambiar a la pequeña de escuela, y como no había plazas en la que quería, decidió inscribir a la niña en un colegio privado. Pero claro, el precio era prohibitivo y no se lo podía permitir... ¿Qué hizo entonces Julie? Remangarse la camisa, ponerse en modo ratón de biblioteca y tratar de averiguar sin descanso de qué manera podía conseguir el dinero suficiente. La idea ganadora fueron estos bolsos.

Julie empezó a fabricarlos en la cocina de su casa y hoy en día su empresa, la Cambridge Satchel Company, vende a más de 110 países en todo el mundo. ¿Queréis descubrir cómo lo logró?


También podéis leer su historia aquí.

24 jun. 2015

¡Un palo!


Nada, que no se rompe. Nunca.

22 jun. 2015

Anuncios de cuento

Los publicistas a veces hacen cosas maravillosas.


Este anuncio de la Literacy Foundation de Canadá, tristísimo y hermoso, quiso poner un día en valor el poder de los libros. Lo hizo con este mensaje: cuando un niño deja de leer, la imaginación desaparece, y con ella se van todos esos personajes maravillosos de la literatura.

Por eso, que a ningún niño le falte nunca un libro.


Alicia en el País de las maravillas, Caperucita Roja, Hansel y Gretel, AladdinEl mago de Oz y Helena Bonham Carter se unieron en 2013 para dar forma al anuncio de Navidad de la marca Marks & Spencer.

El resultado no sólo fue impresionante y de cuento de hadas, sino que, además, fomentó la lectura de los clásicos de la literatura infantil y juvenil.

¿Queréis ver cómo se hizo el spot?


Ellen DeGeneres es una maestra. Lo ha demostrado mil veces en programas de televisión, lo demostró en la 86ª edición de los Premios Oscar al hacer el selfi del año y lo demostró también en la Super Bowl de 2014, que fue donde se emitió este anuncio de Beats Music.

Su Ricitos de Oro es, seguramente, la más bailonga de todas las versiones que se han hecho de esta niña.

19 jun. 2015

Harry Potter y la orden del fénix


Chiste literario para fanes ;-).

17 jun. 2015

¿Y si la princesa eligiera no besar a la rana?


Un príncipe, ¿para qué? Además, anda que no será viscoso pero sabroso ni nada darle un besillo a una rana.

15 jun. 2015

El plus de las muchas reediciones

Hace algún tiempo os hablé de Los chicos del ferrocarril. Escrito por Edith Nesbit, una autora adorada por gente de la talla de C. S. Lewis, Diana Wynne Jones o J. K. Rowling, es uno de los clásicos más reeditados de la literatura juvenil británica.

Con semejantes padrinos, no es de extrañar que el libro haya llegado a España..., aunque tal vez sí lo es que lo haya hecho por partida doble en tan poco tiempo: primero gracias a Berenice en 2013 y después a Siruela este mismo 2015.


En fin, no es raro encontrar un mismo clásico publicado por distintas editoriales en poco tiempo (léanse, por ejemplo, las últimas traducciones de Orgullo y prejuicio: la de Bambú de 2010, la de Alba de 2011, la de Alianza de 2013, la de Debolsillo de 2014 o la de Penguin de este año), pero sí es menos habitual encontrarlo multiplicado si se trata de uno recién llegado como el de Nesbit.

Sea como sea, lo que está claro es que esta abundancia de reediciones es un plus para el lector: tal vez elija la edición con la cubierta más bonita, o con la sinopsis más clara, o de la editorial que más le cae en gracia, o del traductor que más le gusta...

Y vosotros, ¿os quedaríais con Los chicos del ferrocarril de Berenice o de Siruela?

Por cierto, Raúl Allen firma la ilustración de la deliciosa portada de esta última editorial. Suyas también son estas cositas:

12 jun. 2015

¡Más cintura, que se desmaya!

El otro día, al descubrir la edición española de Eugenie Grandet, de Balzac


, reaccioné en tres pasos:
  1. "Caray, qué pintura más bonita ha escogido Mondadori, ¿de quién será?".
  2. "Ostras, pero ¿y la cintura de esa chica? ¡¡Si se va a desmayar!!".
  3. "Me va a oír el autor de la imagen".
Pero resultó que el pintor no me iba a poder oír. Más que nada porque llevaba muerto casi un siglo.

Su nombre era Tihamér von Margitay; nació en Hungría en 1859 y dejó este mundo en 1922. De su pincel salieron obras realmente hermosas, pero con esta escena, titulada Jealousy


, se le fue un poquito de las manos eso de la operación bikini.

10 jun. 2015

Nada es para siempre

Como en la canción. Salvo, claro, las portadas iguales: esas sí que son para siempre.


En 2012 Alfaguara publicó una novela de Ali Cronin titulada Nada es para siempre, que iba sobre el amor ideal que luego no lo es, las amigas que te apoyan, las fiestas locas y esas cosas de la vida.


Dos años después, en 2014, Planeta comenzó a publicar la polemiquísima saga After (ya sabéis, esa que por lo visto idealiza el "amor" machista).


Y este 2015, digo yo que para aprovechar el tirón de la saga de Anna Todd, Alfaguara reedita el librillo de Cronin con una portada que suena familiar.

Como gancho para el lector que busque más de lo mismo está muy bien, pero... un poquico de originalidad tampoco nos iba a herniar.

8 jun. 2015

¿Es un bolso?, ¿es un libro? ¡No, es un bolso libro!

Los clutch (o sea, las carteras de mano de toda la vida) están de moda, y si encima su diseño se inspira en la literatura, ya ni os cuento el nivel de locura que puede ser eso. Claro que no me extraña que llevar un clutch literario sea la repanocha, sobre todo si te gusta leer, porque son demasiado bonitos.

Es que mirad:


La Cenicienta, Drácula, Romeo y Julieta, La telañara de Carlota... Cualquier buen título le sirve a  la diseñadora parisina Olympia Le Tan para crear un bolso alucinante. 

Eso sí, luego hay que saber llevarlo, porque un clutch no es cualquier bolso: hay que lucirlo con la actitud adecuada; es decir, nada de encajarlo en el sobaco ni cosas raras, lo que hay que hacer es agarrarlo elegantemente con una mano.

Ahora que se acerca el verano, ¿qué mejor momento para llevar un bolsito así de gracioso? 

Aunque para gracioso, el precio de los clutch de Le Tan: por ejemplo, los que se inspiran en las adaptaciones literarias de Disney (Peter Pan, La Cenicienta, Blancanieves...) cuestan 1.335 euros. Baraticos, eh (seguro que en Art Attack se consiguen por menos).

5 jun. 2015

Cómo acabar con un trol

Seguro que recordáis eso de "¡Trol en las mazmorras!". Y seguro que ahora mismo vuestros cerebros están reproduciendo el momento en el que por una vez Hermione tuvo ordenadas sus prioridades: primero, sobrevivir al bicho malo que intenta matarte en el baño; segundo, estudiar para ser una gran bruja como si no hubiera un mañana.


En esa escena de Harry Potter y la piedra filosofal, Harry, Ron y Hermione usaron la magia para defenderse del trol, pero ¿y si no hubieran tenido a mano sus varitas? Fácil. Les habría bastado con el algoritmo para cazar troles que han inventado los universitarios Justin Cheng, Cristian Danescu-Niculescu-Mizil y Jure Leskovec (Jesusito, qué nombres).

Eso sí, lo suyo es la caza de troles virtuales, esos seres ociosos que acechan en internet con la única misión de ser maleducados. ¿Queréis saber más?

3 jun. 2015

Novedades de Bruño y Anaya

"Te agradezco mucho el mail, pero ahora mismo por cuestiones de tiempo no acepto propuestas de lectura" es una de las frases que más escribo últimamente. Y es una mierda pinchada en un palo, porque hay tanta cosa bonita que me encantaría leer... Pero de momento no se puede, oye. Eso sí, cuando algunas cosicas llegan al buzón gritando "¡sorpresa!", por lo menos os las enseño para que veáis lo guapas que son :-).


El sueño de Berlín se ha hecho hueco a empujones en mi estantería: es Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil 2015, así que lo merece. ¡Muchas felicidades, Ana Alonso y Javier Pelegrín!


Con estos tres libros frunzo un poco los labios:
  • Laurie Halse Anderson escribe novelas que son una pasada, pero al mismo tiempo son tan duras que tardas en recuperarte después de leerlas, y yo ahora mismo no quiero dramitas... Aunque qué maravilla fue Cuando los árboles hablen, por favor.
  • A Impostores en realidad le saco la lengua. A Lisi Harrison no la entendí en Monster High, ese libro para olvidar, así que.
  • Sin temor es lo primero que publica Kami García en solitario (coescribió Hermosas criaturas). Siento un kilo de curiosidad por la historia, pero sabiendo que es de terror..., igual paso palabra y a la biblioteca.


Estos últimos recién llegados me recuerdan a las cosicas que leía en el cole:
Hale, a leer.

1 jun. 2015

Lewis Carroll, ¿un pedófilo?

¿Sintió el autor de Alicia en el País de las maravillas atracción sexual por las niñas? Eso es lo que se preguntan en este texto de El Mundo y en un inquietante reportaje de la BBC.


Y se lo preguntan porque, dicen, a Lewis Carroll le entristecía que las niñas se convirtieran en mujeres porque cambiaban "no a mejor precisamente" y porque fotografiaba a niñas ligeras de ropa o desnudas en posturas indecorosas (una de sus modelos fue Lorina Liddel, la hermana mayor de Alicia, la niña que inspiró la novela más famosa del escritor británico).

Yo, que no sabía nada de esto, me llevo las manos a la cabeza. ¿Será verdad que Carroll fue un pedófilo reprimido o será mentira y la rumorología estará manchando su buen nombre? Dudo. Y me pregunto, sin referirme ya al creador del Sombrerero Loco y esos otros personajes maravillosos, por el valor de una gran obra cuando su autor no ha sido un gran ser humano.

Las mismas dudas me surgieron cuando descubrí que Gandhi dormía desnudo con niñas para fortalecer su autocontrol, como él decía. Dudas y un asco muy, muy, muy profundo, porque está probado que ocurrió de verdad.