17 jun. 2015

¿Y si la princesa eligiera no besar a la rana?


Un príncipe, ¿para qué? Además, anda que no será viscoso pero sabroso ni nada darle un besillo a una rana.

6 comentarios :

  1. Hola! Pues la verdad es que nunca me lo había planteado pero es mucho más molongui tener una rana que habla a un príncipe azul, que luego destiñen ;) Un beso!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola!!

    Yo prefiero la rana que además de hablar seguro que es menos pesada que el príncipe en sí, que por lo que nos enseñan los cuentos tradicionales son demasiado pretenciosos y solo piensan en ellos mismos.

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Qué chula, ¡no la había visto! Desde luego que tener una rana que habla mola :D
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Mola mas la rana que habla además seguro que es mas divertida y no da problemas.


    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  5. Mola mas la rana que habla además seguro que es mas divertida y no da problemas.


    Un beso!!!

    ResponderEliminar