13 mar. 2015

Tengo una confesión que hacer

He buscado en Google "Edward Cullen sin camisa" y, como era de esperar, me ha salido esto:


La culpa podría ser del catarro que tengo desde el domingo. Pensadlo: tal vez los mocos hayan trepado hasta mi cerebro y se hayan hecho con el control de mi mente, obligándome a hacer cosas que jamás hubiera imaginado, como pasarme al Cola Cao, volver a vestir pantalones campanolos (¡vade retro!) o comer cardo. Pero no. 

He buscado el torso de Edward Cullen porque en el Pasapáginas de esta semana lo menciono mientras comparo Crepúsculo con Cincuenta sombras de Grey.


Las semejanzas entre ambas historias son abrumadoras..., claro que la otra se inspiró en la una. Aunque yo me quedo con la saga de la manzana.

5 comentarios :

  1. ¡Hola! Hace poco estuvo hablando justo de esto con una amiga y dijimos que las protagonistas de los dos libros son un poco tontorronas y que a veces dan ganas de darles una calleja para que espabilen. Pero sí, después de haberme leído las dos sagas enteras, yo también prefiero a los Cullen que al sr. Grey! Feliz viernes! ^_^

    ResponderEliminar
  2. Los Cullen por lo menos tienen una caracterización menos plana, los personajes de la saga de Grey son de cartonpiedra, aunque para gustos los colores y cuando algo gusta, le perdonas incluso que su cincelado pecho diamantino brille al sol :P jejeje
    mil besos!!!

    ResponderEliminar
  3. jajajaja eso de buscar ese momento.. no conocía el pasapáginas!!! me lo apunto!!!

    ResponderEliminar
  4. Alba, mujer, que a este le pintaron los abdominales con maquillaje; google por lo menos uno que haya hecho un poco de gimnasio de verdad para el papel :P

    Mejórate del resfriado ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo tambien me quedo con la saga de la manzana. Besos

    ResponderEliminar