21 ene. 2015

'Sombra y hueso', de Leigh Bardugo

Después del tostón que supuso el intento de lectura de Fangirl, Sombra y hueso me ha devuelto la ilusión por la literatura juvenil en la que verdaderamente pasan cosas. Cosas emocionantes, además, y es que la historia va de un país ficticio, antiguo y rusificado que vive asolado por La Sombra, una oscuridad habitada por criaturas con hambre de carne fresca y que ya ha cubierto un buen trozo de tierra, separando un reino en dos.

El encargado de aniquilar esa zona antinaturalmente oscura es, valga la redundancia, el Oscuro, un tipo poderoso; sin embargo, a pesar de sus grandes dones y los de su ejército de magos, sólo alguien capaz de invocar al sol podrá destruir a La Sombra y restablecer la paz entre los reinos. Ese alguien tal vez sea Alina, una joven cartógrafa que descubrirá que no es una simple ciudadana en el momento en el que una de las criaturas de La Sombra esté a punto de devorar a Mal, su mejor amigo de la infancia.

¿Queréis saber más? ¡Pues a leer, a leer :-)! Para que la tentación sea mayor os diré que Leigh Bardugo escribe con un estilo sencillo, que emociona, que sabe cómo espolear el ritmo de la trama en los momentos clave, y que la aventura, el politiqueo y la parte amorosa están bastante bien equilibrados.

Claro que no todo el monte es orégano en este libro. Para empezar, aunque el tema romántico es correcto, le falta un poco de poso, porque eso de enamorarse y desenamorarse y enamorarse de nuevo en un flusqui no cuela. Para seguir, a veces ocurren cosas sin mucha lógica ni explicación (el comienzo de la historia, sin ir más lejos). Y para terminar, esto:


¿Veis todas esas esquinitas dobladas? Pertenecen a cada página del libro en la que por lo menos hay una errata o una falta de ortografía.

Pero lo peor no es la cantidad abrumadora de errores ortográficos que se le han colado a la editorial Hidra en Sombra y hueso, sino el hecho de que sean tan básicos como no saber puntuar correctamente una enumeración (a mí en el cole me enseñaron que se escribía "Me gustan las manzanas, las peras y los plátanos", no "Me gustan las manzanas, las peras, y los plátanos; esta regla de oro del español no lo es para el inglés, el idioma original de la novela, así que por ahí podrían venir los tiros).

He dejado de leer a otras editoriales por menos, pero como ésta ha sido mi primera experiencia con Hidra y tengo muchísimas ganas de descubrir qué sucede en Asedio y tormenta (la continuación de la historia), creo que habrá una segunda oportunidad.

Si es que no es tan difícil publicar dignamente: hay tantos buenos correctores como peces en el mar.

7 comentarios :

  1. ¡Hola! La eterna lucha por reconocer la profesión del corrector... Todos somos humanos y se nos pueden escapar faltas, pero 4 ojos ven más que 2 y ciertamente con una corrección posterior esas cosas no pasarían... ains, a ver si un día de estos conseguimos tener publicaciones de calidad! ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me compré esta novela en la feria del libro por toda la buena crítica que estaba teniendo. Tengo muchas ganas de leerlo, aunque ya creo que esperaré a que salga el tercero para tenerlos todos a mano.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que es de las críticas menos entusiastas que he leído de este libro, y aún así lo pones muy bien (al fin y al cabo el tema de la edición es culpa de la editorial española, no de la autora). Aun así, sigo resistiéndome a leer este libro. Es un prejuicio muy absurdo, pero no me suele gustar la mezcla juvenil-fantasía; cuando leo fantasía, prefiero pasarme a la llamada "adulta" (agh, odio las etiquetas, pero qué útiles son a veces para entendernos).

    ResponderEliminar
  4. A mí me llama un montón, lo que no sabía es que tenía tantos errores ortográficos... ya podían invertir las editoriales un poco más en la corrección de los libros, la verdad.

    Un beso, Alba ♥

    ResponderEliminar
  5. YO ME evité esos lios y lo lei en ingles :) es de mi sagas favoritas

    ResponderEliminar
  6. OMG cuantas páginas dobladas......

    ResponderEliminar
  7. No entiendo como pueden traer los libros faltas de ortografía. Besos

    ResponderEliminar