3 dic. 2014

¡A las minas!

A veces la vida explosiona y a la gente le entra un tembleque en el ojo. Como cuando te haces un bocadillo de mayonesa con olivas verdes y te preguntan si se te han roto las papilas gustativas, o como cuando te miran fatal cuando doblas las esquinitas de los libros, o como cuando dices que vas a volver a postear a menudo y te levantan la ceja (¡que sí, que palabrita que lo haré, jolín!), o como cuando dices que te gustó el último libro de la saga Crepúsculo y que además Renesmee te cae bien. 

Lo dicho, pasan estas cosas y todo hace puf. Como ahora en China, aunque en este caso el tembleque en el ojo está más que justificado. 

Allí vive un señor que se llama Xi Jinping (es el Presidente de la República Popular China) y que, he llegado a la conclusión, se tira pedos por la cabeza, porque se le ha ocurrido la peregrina idea de enviar a los artistas al campo y a las minas para que se les pase un poco esto de creerse personas con derechos y libertades. 

Hay que entenderlo, lo hace por su bien, y ese por su bien se basa en los siguientes puntos: en el campo o en la mina lograrán la inspiración, estarán en contacto piel con piel con el pueblo llano, dejarán de ser "esclavos del olor del dinero" y serán capaces de crear obras de bien (es que a Xi no le gusta que el arte chino esté lleno de "vulgaridad" y "lujuria"; ay si leyera Cincuenta sombras de Grey).


Os cuento esto para que os unáis a mi ojiplatiquismo y para compartir, de paso, la foto de esta divertida casita de vigilante de la playa que he encontrado mientras procrastinaba en internet. 

Parece sacada de El país de las maravillas y sé que, aunque sea mentalmente, algún día viviré en ella. Podré hacerlo porque no estará Xi al acecho, todo un campeón en esto de cortar alas, sueños y libertades; es que ni que fuera Voldemort, el Capitolio y un strigoi todos juntos, corcho (a los chinos les hace falta una Katniss Everdeen que se ponga a cantar la de "Are you, are you, coming to the tree...").

Por situaciones como ésta beso la tierra en la que vivo, y lo hago con lengua y todo; eso sí, hay que reconocer que las ventosidades cerebrales de Xi vienen de perlas si buscas inspiración para crear al villano de tu novela (guardaos esto para el año que viene, nanowrimers).

Besos de pedo.

5 comentarios :

  1. Ay china! porque no me sorprende xD

    ResponderEliminar
  2. qué horror, eso más que pedo es diarrea cerebral :S

    ResponderEliminar
  3. Da cantidad de miedito, y sí que cambiaría pedo por diarrea :-(.

    ResponderEliminar
  4. A mí también me gustó Amanecer (quizá algo menos que los anteriores) y por supuesto que me cae bien Nessie; no estás sola :P.

    ResponderEliminar