5 jun. 2013

"Cosas de brujas", de Brittany Geragotelis

Hadley Bishop no es una chica de 17 corriente y moliente: aparte de ser la más popular del instituto y llevar cada día un modelito distinto, es bruja. Hasta ahora se ha tomado esto de los hechizos con mucha ligereza, pero las cosas cambian el día en el que su madre y todos los demás brujos adultos desaparecen. Es hora de reunir a lo que queda del aquelarre para acabar con los tipos malos.

Ésta es una de esas novelas con envoltorio bonito (sinopsis, portada -aunque me gusta más la americana, sin cabeza cortada-...) pero interior sosete. La idea es buena: una panda de brujos adolescentes (brujescentes) que se enfrentan solos a los malos. El problema es el desarrollo.

Cosas de brujas (que, por cierto, nada se parece a la serie de la bruja Sabrina) es un libro muy desorganizado al que se le va la fuerza por la boca. Parece escrito sobre la marcha, de manera que a muchas tramas y muchos personajes les faltan sentido y chichabilidad. El "plus" es que las cosas suceden sin que nadie aparte del lector se las cuestione, y esto es algo que chirría: menores sin identificar en el hospital, un padre que desaparece con una excusa hilarante para que así los brujescentes puedan vivir su fantasía de héroes huérfanos, el hecho de que todos los personajes parezcan tener una Visa Oro o que no se cuestionen absolutamente nada, la aparición de un personaje que por sentido común no es normal (su aparición, digo)...

Si metes a un montón de brujescentes huérfanos en una casa encantada en el bosque, los aterrorizas con que viene el Coco, no los organizas y para colmo algunos se sublevan, la cosa va a terminar peor que El señor de las moscas. Por eso, casi por definición, todo lo que sucede en la historia es increíble. Esa es la pena del libro, porque mirad que podría haber salido del horno más rico y redondito. Y eso que todavía no os he hablado de Hadley, una protagonista superficial hasta la náusea, criticona, previsible, y con una lógica de la vida que hace aguas y se ahoga. Si además os cuento que tarda un día en enamorarse para siempre, os vais a una esquina a llorar.

Durante la lectura he ido constantemente diez pasos por delante de la autora, porque desde el minuto cero es imposible no saber quiénes son los buenos y los malos, y qué les va a pasar. Además, me han faltado muchas comas (sobre todo en las coordinadas adversativas introducidas por pero), sorpresas, frescura, equilibrio, emoción de la buena, y un conjunto más sólido y mejor mezclado. ¿Mejorará la historia en The Witch is Back, su continuación?

Brittany Geragotelis no escribe ni piensa de forma complicada, lo que me parece absolutamente respetable (de hecho hay muchísimas obras preciosas escritas así), el problema es que no alcanza un mínimo; aunque estoy segura de que con una buena revisión podría haber brillado un poco más.

Por lo visto la novela todavía no se ha publicado en ningún país, pero lo hará pronto: en Estados Unidos saldrá en julio y en España lo hará o mañana o el 20 de junio (las informaciones de Internet son contradictorias). Esto significa que se han vendido sus derechos de traducción sin esperar a ver qué opinan los lectores; este experimento a veces funciona y a veces no. De momento a mí no me ha gustado, aunque reconozco que lo de ser un brujescente sin supervisión paterna puede ser interesante (Harry Potter), que algunos personajes secundarios son muy atractivos (aunque estén poco definidos) y que el ritmo es más o menos ágil.

La cuestión de fondo de todo esto es que en la portada española hay una frase que dice que más de 13 millones de lectores en Internet ya han descubierto la magia de Hadley y los demás. Eso impresiona. Pero ¿cuántos de esos lectores online pagarían sus buenos dólares/euros por leer sus aventuras? De todas formas, para gustos hay colores, así que lo que a mí no me ha hecho tilín, a otros sí se lo hará. Faltaría más que un libro fuera a gustar a todo el mundo, ¡qué cosa más aburrida sería ;-)!

(Qué poco me gusta hacer reseñas tan mustias...)

14 comentarios :

  1. Supongo que este es el fiasco que mencionabas en Twitter... Pues sí que engaña el envoltorio, sí, especialmente con la portada inglesa. Por lo menos, a mi fan casposillo de Embrujadas interior ya se lo había camelado.

    Pero viendo lo que comentas... Creo que a mí tampoco va a gustarme, porque a mí estos libros en los que pasa de todo y nadie es capaz de preguntarse por qué, o si es normal... Si son muy largos, al final acabo desquiciando pensando que, o yo soy muy tonto, o los personajes del libro lo son. Y si encima la protagonista es Serena van der Woodsen witch version, apaga y vámonos.

    Eso sí, me ha molao' lo de brujescentes. Y el título en inglés tiene chica, mucho más que la típica traducción español. ¿Por qué será que cada vez que hay un juego de palabras y tienen que estrujarse un poco los sesos lo acaban sustituyendo por "Cosas de...", "Crónicas de...", "El X de mi padre/madre/hermano"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terminé el libro por ver cómo se resolvían las cosas, pero durante muchos ratos fue un dolor.

      Eliminar
  2. Me voy a una esquina a llorar XDD Tenía muchas esperanzas puestas en este libro (y sí, la portada ayuda), pero ahora si lo leo iré más precavido ;) Y la verdad es que sí, las reseñas de libros así a veces no gusta mucho escribirlas... >.<

    ResponderEliminar
  3. Joder, qué..."buena pinta" que tiene el libro...
    De por sí por algún motivo que no entiendo los libros presentados con un "brujos adolescentes" en un tono tan lijero como que me despiertan algo de recelo. Después de leer tu reseña, como que me despiertan el recelo y la negación al completo.

    ResponderEliminar
  4. JO. Yo también tenía muchas ganas de hincarle el diente. Bueno, y lo leeré, lo tengo pendiente, pero ahora iré con cuidado y al menos sé que no tengo que hacerme ilusiones. Espero que me guste más que a ti. Gracias, Alba, por tu reseña. Siempre sincera y cuidadosa.
    Un besote, guapa!^^

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno... uno que se va al fondo de la lista de posibles.. :D :D Si casi hasta te lo agradezco, tanto capricho no puede ser bueno xD
    (hacer reseñas mustias es lo peor... :()

    ResponderEliminar
  6. Buena pinta tiene. Pero necesito libros que me sorprendan, con gancho y que me no pueda despegarme de sus páginas.

    Un saludo ♥

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que no me llama demasiado xD y según tu reseña... me has quitado todas las ganas xD Quizás un dia si me lo dejan le eche un ojito *_*

    Un saludo^^

    ResponderEliminar
  8. Pues no e mi tipo de libros >-< sorry

    ResponderEliminar
  9. Ya decía yo que no podía estar tan bien como decían algunos por ahí... No me llama nada así que dudo que me acerque a él

    ResponderEliminar
  10. Ya de por sí no me hacía mucha gracia, pero ahora un poco menos.
    Lo que no entiendo es cómo se venden los derechos a tantos países sin haberse publicado en ninguno todavía!

    En fin.. uno menos que añadir a la lista!

    ResponderEliminar
  11. No me llamaba la atención y ahora menos. Ya con lo que cuentas de la protagonista me he deprimido, y si la historia en sí no hay por donde cogerla... ahí se quedará, xD

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  12. Lo vi y sencillamente lo quise, pero después de leerlo, tengo que decir que tu reseña es de lo mas acertada.

    El libro transcurre en medio de referencias irrelevantes, y situaciones tan absurdas que resultan ofensivas. La idea es en si buena, pero mal desarrollada, Hadley Bishop no es una mala protagonista, pero sin grandes profundidades, el problema no es que se vea bien (tan bien que raya en la obscenidad), ni que pareciera tener una American Express Black; el problema es que la autora se centra en estas cosas, convirtiendo a un personaje que a todas luces es fuerte, decidida, que conoce su poder y el poder que le otorga (valga la redundancia) en una chica superficial y llena de vació.

    ResponderEliminar