31 may. 2013

Crítica negativa como comunicación positiva

Seguro que os suena la ONGD española Anesvad; su labor, como la de cualquier organización de este tipo, es encomiable. Pero a lo mejor no recordáis que hace unos años sufrió una crisis de las gordas: (presuntamente) su presidente se había llevado al bolsillo un buen dinero que no le correspondía. Y, claro, fue el acabose, porque la mala imagen llevó a muchos donantes a dejar de serlo, y para una ONGD es vital el apoyo económico de las personas.

Aun así Anesvad resistió; y todavía mejor: cambió de rumbo. Apostó por la transparencia y la comunicación positiva, y dejó de lado las campañas culpabilizadoras, descontextualizadas y poco dignificantes (como la de la niña de la lavadora, un puñetazo en el estómago).

Cómo me gusta la comunicación positiva, tan valiente y honesta, tan "aquí estoy yo aunque tenga defectos o no hable siempre de cosas bonitas". Tengo fe en ella y, de hecho, creo que puede extrapolarse adonde queramos, incluso a la literatura.

¿Creéis que sería una locura pensar que la crítica negativa de un libro pudiera convertirse en comunicación positiva? Me encantaría que alguna editorial hiciese el experimento, que en la contracubierta de un libro pudieran leerse comentarios positivos y negativos. No sólo me parecería revolucionario, sino real, porque no hay novela que guste a todo el mundo (y menos mal, porque si algo tiene la diferencia es riqueza).

Es que yo ya estoy cansada de esas reseñas híper-positivas que pegan en las contracubiertas: que si el libro es tan bueno, y tan original, y tan novedoso, y tan desternillante, y tan delicioso, y tan nuevo boom, y tan "lo vas a flipar en colores", y tan "no te dejará indiferente" (a mí esta frase trillada sí que me deja indiferente), etc. Las leo y me resbalan, por un ojo me entran y por el otro salen.

Si una contracubierta me contase que a Fulanito York Times le ha encantado el libro pero que a Menganito Library Journal no le ha gustado tanto, probablemente me llegaría más, así que... ¿nos salimos del marco, editoriales?

La contrapartida sería que el experimento, de tanto usarse, se quemase y se volviese un juego tontorrón. Pero quién sabe. Además, para qué adelantarnos.

17 comentarios :

  1. Si una editorial se adelantara y lo hiciera, tal vez conseguiría llamar más la atención, aunque, como bien dices, si se convirtiera en algo común dejaría de tener efecto. De todas formas, si de mí dependiera evitaría las citas de los críticos, porque el lector ya sabe que no dirán nada malo del libro. Con una buena sinopsis que anime a leerlo debería bastar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya. Supongo que en su día lo de las citas fue toda una novedad, pero a estas alturas...

      Eliminar
  2. Buenas!!!

    Muy buena entrada, yo ese tipo de comentarios ni los leo...jajjaaj.
    Está claro que si no fueran positivos no los pondrían... No sé si son imparciales o no... pero sobre gustos ya se sabe...

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que esos comentarios sobran. Quien quiera buscar críticas sobre el libro, tanto buenas como malas, las puede encontrar en cualquier lugar, no te las tendrían que imponer. ;)
    P.D. No creo que las editoriales se atrevan a hacer eso que has propuesto.

    ResponderEliminar
  4. Y de paso podrían quitar los anzuelos de otros autores y críticos que aquí ni flowers, en plan la Meyer dijo... y El señor X del New York Times opina que... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, sobre todo los del Times y compañía, que aquí no los conoce ni Cristo.

      Eliminar
  5. Yo en mi blog comparto todas las reseñas que me hacen, las positivas y las no tan positivas. Eso funciona, porque la gente no se cree que todo sea perfecto. Además, algunas cosas que para ciertos lectores son negativas, para otros pueden ser el argumento que les anime a comprar el libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso tienes razón, porque un libro nunca gusta y disgusta a todos ;).

      Eliminar
  6. Pues es una idea interesante. Sinceramente no tengo claro si al poner opiniones negativas en la portada del libro echaría para atrás a un posible comprador, o por el contrario le animaría a querer buscar su propia opinión al respecto...
    Lo que está claro es que muy raro es que un libro guste tantísimo a todo el mundo.

    1 beso ^^

    ResponderEliminar
  7. No sé yo si esa estrategia la van a llevar a buen puerto. Para mí que no funcionaria pero que se yo tal vez se trata de lo que se conoce como el arte de molestar. Al final tendré que leer algún que otro libro de marketing para entender más como funciona este mundo.

    ResponderEliminar
  8. creo que un buen libro tiene que defendese solo. No me gusta demasiado tantas frases promocionales maximo una o dos xD

    ResponderEliminar
  9. A mí tampoco me gustan; es más tengo entre manos La corte de los espejos y he felicitado a los de Fantascy por la cubierta (y contra-cubierta), por dejarla tan "limpia", sin claims ni micro-reseñas de famosillos.
    De verdad, ayer mismo pensaba en ésto!! xD

    ResponderEliminar
  10. Pues está interesante este tema, si no fuera que si los libros llevaran en sus tapas cosas negativas creo que no venderían nada..pero quién sabe...a lo mejor por innovar se vende más...

    ResponderEliminar
  11. Leyéndoos me ha venido a la mente la publicidad de "Perdida (Gone girl)". Ese: "no has leído nada igual", me parece un poco idiota, porque yo nunca he leído dos libros iguales, ni siquiera cuando he releído algún libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí esa frase y la de "no te dejará indiferente" me dan ganas de rebozarme en el barro.

      Eliminar