20 may. 2013

Cenicienta es una chica, una calle y una casita rural

El cuento de La Cenicienta tiene unos orígenes tan interesantes como inciertos; algunos incluso se remontan al Antiguo Egipto, que ya es decir. El argumento, por su parte, ha tenido la suerte de mantenerse a lo largo de los siglos: Cenicienta siempre ha sido una muchacha sufrida que se enamora de un príncipe azul del que conoce poco más que su cara de chico guapo.

Se ve que así era el amor para las heroínas de los cuentos de antes, aunque en la literatura romántica de ahora muchas protagonistas parecen querer emular a la chica del zapatito de cristal.

En 1950 Disney llevó al cine su particular versión de La Cenicienta. Como acostumbra, el estudio apostó por una historia de pajaritos, ratoncitos (Jaq y Gus ♥), canciones positivas y cantidad de horchata en las venas. Si los hermanos Grimm se levantaran de su tumba... Ellos, que en su versión del cuento hablaban de dedos del pie cortados y palomas que picoteaban ojos...

El relato de Cenicienta ha vivido un auténtico partido de tenis a lo largo del tiempo, pero lo importante es que ha sobrevivido como un campeón. Hoy es, de hecho, parte de nuestra cultura popular, y será por eso por lo que el mundo está repleto de calles que se llaman La Cenicienta. ¿Que dónde están? Poniendo "La Cenicienta" en Google Maps os saldrán resultados muy curiosos; también si buscáis por el nombre de otras conocidas princesas Disney.

De momento os adelanto que hay calles La Cenicienta en Málaga o Madrid y que en Salamanca hay una casa rural que lleva su nombre. ¡Buen viaje!

25 comentarios :

  1. Tus letras son magia, señorita Alba. :) Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Que curioso, gracias por el dato.

    Besoos

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante :3 Justo ayer terminé Cinder, que hace una adaptación del cuento :P

    ResponderEliminar
  4. que bonito todo <3333 para que veas!

    ResponderEliminar
  5. Y también había una versión menos Disney del cuento en el Pentamerón de Giambattista Basile, ahora no recuerdo si se llamaba la Cenicienta o no, que han pasado unos cuantos años desde que lo leí. Eso sí, lo de las callecitas me mata. Aunque bueno, hay nombres peores para las calles.

    No comments sobre señoras que se enamoran de una cara bonita, porque, como dices, eso seguimos teniéndolo en la literatura actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, gracias! Voy a buscar esa versión, a ver qué se cuenta :).

      Eliminar
  6. Pues ya podríamos tener calles así más a menudo, seguro que nadie las olvidaría :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Yo también voto por un callejero literario, jeje.

      Eliminar
  7. La culpa de la existencia de todas las Cenicientas modernas la tiene Pretty Woman ò_ó

    Ah, y como curiosidad extra, se ve que lo del zapatito de cristal es un error de traducción que ha quedado para los siglos de los siglos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues qué mala pata! Voy a investigarlo :P.

      Eliminar
  8. Un post de lo más interesante, ¡me ha encantado!
    Estoy de acuerdo con lo que dices de que hoy en día hay más de una protagonista que se enamora de la cara bonita del buenorro de turno. Y ¡ay, mi Gus! Cómo adoro a ese ratoncito.

    ¿Te puedes creer que todavía no he leído ningún cuento original de los hermanos Grimm? Hace siglos que digo que tengo que hacerlo y aquí sigo todavía... A ver si puedo solucionar este "problemilla" pronto :P

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde si la dicha es buena, Cristina ;).

      Eliminar
  9. Jo, por aquí no me suena ninguna calle de cuento, eso si hay una calle en la que vive una amiga que se llama Calle Literatura...algo es algo xD

    ResponderEliminar
  10. Siento decir que para nada despiertan mi entusiasmo ni Cenicienta, ni Blancanieves, ni la Bella Durmiente ni demás personajes que (en las versiones al uso) se limitan a que la magia o el príncipe de turno las saque del "embrollo" en que se encuentran.

    Cuando veo a niñas que sueñan con ser princesas de cuento (y que el vestido rosa no falte ;)), me pregunto hasta qué punto y hasta cuándo desearán que llegue el príncipe azul que las haga felices por siempre jamás sin que ni tan siquiera se les pase por la cabeza lo que ellas pueden hacer por sí mismas, sin necesidad de que otros vengan a "rescatarlas". Entiendo que tendrá que ver con la edad de cada una y con lo que vivan y reciban a su alrededor.

    Además, creo que no se puede cargar a los chicos/hombres con la responsabilidad de la felicidad de su amada (me parecería tremendamente injusto para ellos). En mi opinión, cada uno es responsable de su propia felicidad.

    A veces pienso que en estas cuestiones estamos dando pasos atrás, y que incluso hoy en día cuentos con estereotipos tan marcados gocen de tanta popularidad me da un poco que pensar...

    Perdona, Alba: me he salido del tema... Cuando veo la imagen Disney de Cenicienta y recuerdo lo sumisa y pasiva que se muestra en la historia, me dan ganas de echar a correr...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón.
      Yo he tenido la suerte de, a pesar de haber crecido con Disney (aunque más con "El Rey León" o "Tarzán" que con las princesas), haber rechazado esas ideas. Aunque la mayoría de las niñas lo hagan cuando crezcan y sean conscientes de que ellas no viven por y para que un hombre las salve, la esencia machista puede quedar, en muchos casos, en el trasfondo de las personas. Estas películas no son las culpables de la sociedad patriarcal en la que vivimos, pero creo que no dejan de ser un elemento más (de los muchísimos que hay). No deja de inculcar ciertos valores sexistas a los niños y niñas, y por mucho que luego les digamos que hombres y mujeres somos iguales... las cosas que ellos ven en el mundo real quedan ahí. Por supuesto, pueden dejarse influir o no y pueden replantearse las cosas que han visto desde una perspectiva más adulta, pero en muchos casos las personas no reflexionan sobre estos temas y están ciegas al machismo todavía existente en la sociedad occidental, viéndolo más como una situación aislada que como un problema a nivel social.
      P.D.: Perdón por desviar este post tan bonito a estos temas, pero me veía obligada a contestar... ¡Ah!, y conste en acta que a mí me gusta "La Cenicienta". Condeno su factor sexista, pero tiene otros muchos aspectos positivos (los ratones, por ejemplo, jiji).

      Eliminar
    2. @Begoña Salte cuando quieras si es para decir cosas con tanto fundamento ;).

      @Iria Lo mismo, jejeje.

      ¡Besos, chicas!

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. En realidad venía recomendar una versión que me encanta del cuento de la Cenicienta, porque para variar la protagonista sabe apañárselas sola, pero no puedo evitar comentar sobre la traducción <3
    Resulta que en francés "verre" (cristal) suena como "veir", que es un tipo de cuero que usaban los nobles. Supongo que alguien pensó que quedaba más elegante un zapatito de cristal y así se quedó... Aunque lo gracioso es que una vez nos dio clase una lectora francesa que nos puso a toda la clase como incorrecto que "Cendrillon" usase zapatos de "verre"... decía que no tenía sentido y por más que le insistimos ¡no hubo manera de convencerla! ;)
    Por cierto, la versión de Cenicienta: "El mundo encantado de Ela" (el libro, la película no...)
    ¡Un saludo y enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aaaanda! Gracias por el dato, Verónica ;).

      Ese libro me encanta, y aunque la peli quedó mona, no es para nada fiel.

      Eliminar
  13. Me parece más interesante la historia de los hermanos Grimm, pero siempre amaré la película de Disney. <3

    ResponderEliminar
  14. Me encantaba la cenicienta de pequeña ;). Curiosos datos.

    ResponderEliminar