20 abr. 2013

¿Y si los escritores lo supieran?

¿Qué pasaría si los escritores extranjeros supieran lo que hacen algunas editoriales españolas con sus libros, que los publican cogidos con pinzas? Traducciones que dan penica, un trabajo de corrección para arrancarse los ojos... 

En este juego extraño de hacer las cosas mal y respetar poco al lector participan editoriales tanto grandes como pequeñas. Los lectores nos quejamos en los blogs y ellas nos escuchan, pero el picor se les pasa pronto y vuelven a las andadas en cada nueva publicación. ¿Por qué? ¿Cuestión de dinero, profesionalidad, conocimientos, ganas, pasión, tiempo?, ¿qué?

¿Qué pasaría si los escritores lo supieran?, ¿qué harían? ¿Existirá en el contrato de compra de derechos algo relacionado con esto?, ¿podría rescindirse si se demostrara que el trabajo que se ha hecho no cumple con ciertos requisitos?

Pongámonos durante un momento en la piel del escritor, que recibe con felicidad la noticia de que su libro va a llegar a otro país y más lectores podrán leerlo. ¿Qué pasaría?

20 comentarios :

  1. Interesante reflexión, es verdad, ¿lo sabrán los autores o es un "mal" que se acepta como daños colaterales? Me pregunto si ocurrirá con traducciones a la inversa...
    Besotes reflexivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmm... Démosle vueltas al asunto (vamos a terminar mareadas, ya verás).

      Eliminar
  2. Mmmmm

    Yo siempre he pensado que lo sabían, de un modo u otro, ¿acaso no miran las ventas? Mirarán también las críticas, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende. Por ejemplo, si eres angloparlante y no sabes castellano, y encima no tienes tiempo para andar controlando lo que se dice de tu libro en cada país, lo veo difícil; y si nadie se lo dice, más difícil todavía. Y aunque leyese una reseña en otro idioma y la entendiese, date cuenta de que sólo en un 1 % (o menos) de las reseñas se comentan los fallos en la traducción y corrección. Vamos, que el panorama es un poco triste :P.

      Eliminar
  3. En serio que ¿Cómo es posible que haya tan malas traducciones?, ésto puede influir en que te guste o no un libro y resulta una verdadera pena.
    Las editoriales se debería de preocupar más por ofrecer un producto de excelente calidad y no sólo preocuparse por la promoción o de que tenga una portada que venda, o por ganar dinero; cada uno de éstos y otros puntos son importantes pero considero que se debe de pensar en conjunto y no por separado.
    Esperemos que se preocupen por mejorar algunas de las traducciones porque es una gran desilución irte con un libro a casa y te lleves estas sorpresas.
    Ahora que lo sepan los autores, no tengo idea, pero debería de ser una cláusula importante en su contrato.

    Saludos ^^)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén a todo, pero se ve que las editoriales no lo comparten, porque llevan años favoreciendo este desastre.

      Eliminar
  4. Tengo una duda, Alba, lo mismo un poco tonta: solo leyendo el libro en español, ¿cómo notamos que estamos ante una mala traducción? Leo por blogger a veces que mencionan esto en las reseñas, pero sin haber leído el libro en el idioma original, ¿cómo sabemos que se debe a una mala traducción y no a que el escritor realmente es muy torpe?

    Besico :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que depende de muchos factores: en parte hay gente que se queja por vicio (ej.: los lectores de Harry Potter en catalán que se quejan de que se hayan traducido los nombres propios de los personajes creen que se trata de un "error" de traducción cuando en realidad es una técnica de traducción que aparece bastante a menudo en la literatura cuando los nombres de los personajes tienen alguna implicación/juego de palabras). En parte puede que los lectores hayan leído el original y se quejen de la solución que propone el traductor porque el lector, como conocedor de la lengua de partida (la del original) y de la lengua de llegada (la de la traducción) hubieran optado por otra solución, lo cual no significa que esté mal. En parte porque tú, como hablante nativo/a de la lengua de llegada, notas cuando una expresión suena rara en tu lengua materna (aunque esto es un arma de doble filo porque en muchísimas películas o incluso en los medios de comunicación se oyen/leen traducciones literales o calcos de otras lenguas que quedan fijadas en la lengua del día a día y nos suenan "normales"). En parte, porque los traductores también somos humanos y a veces nos equivocamos, y la traducción literaria está muy mal pagada en relación al tiempo que le tenemos que dedicar. No sé si eso responde a tu pregunta.

      Eliminar
    2. @Babú A veces los escritores son muy torpes, y es una pena que los traduzcan a ellos en lugar de a otros que realmente lo valen. Pero cuando el torpe es el traductor, lo notarás cuando las frases te chirríen, cuando leas palabras que no pegan, cuando las frases parezcan muy literales o incluyan constantemente el artículo determinado... Pero vamos, que en esto de la traducción no soy una experta, así que seguro que muchas veces no me quejaré lo suficiente xD.

      @Mar Me gustan todas esas explicaciones, pero me gustaría poner una puntilla sobre la última, la que dice que los traductores sois humanos. ¡Lo sois!, faltaría más, pero eso no puede valer siempre como excusa. Al traductor pueden escapársele algunas cositas, pero a veces es exagerado el mal trabajo que hace. Al lector no le importan sus condiciones, ni las del editor, ni las del corrector, ni las del distribuidor: paga una barbaridad por cada libro, y espera recibir a cambio un trabajo de calidad. En relación a esto, añadiría un factor más, los conocimientos: a veces el trabajo de traducción (y el trabajo de corrección, etc.) es tan malo que la lógica dice que ese traductor no sabe lo que hace. Es ahí cuando el lector, que cada vez se da más cuenta de estas cosas, se mosquea :-(.

      Eliminar
    3. Está claro, no es una excusa, y no vale en ningún caso. Yo soy la primera que se queja cuando un trabajo está mal hecho, incluso el mío, con perspectiva temporal.

      Y estoy de acuerdo, hay trabajos de traducción que te hacen tener ganas de abandonar la profesión. Aunque diría que eso se da más en otro tipo de textos. En cuanto a los conocimientos, volvemos a la parte del tiempo: si te piden una traducción para ayer, al final sacrificas las horas que dedicarías a buscar referencias y pones lo que buenamente puedes. Otra cosa son calcos de la lengua original y meteduras de pata como errores tipográficos y cosas por el estilo. Si el traductor no lo ve, se supone que hay un corrector/editor cuyo trabajo es, precisamente, corregir esas cosillas.

      No puedo generalizar, porque al fin y al cabo como traductora eres el último mono de la cadena editorial, pero me da la sensación de que a menudo se "olvida" cuidar/mimar la edición porque hay prisa para sacar una obra al mercado. Y, al fin y al cabo, se trata de vender libros, tanto por parte de la editorial como por parte del autor, que recibe una parte y como más gente pueda comprar su obra, mejor.

      Eliminar
    4. Como extra al "somos humanos", en general nos sabe mal que la gente solo se acuerde de nosotros para lo malo. Raramente se menciona que, sin traductores, no podríamos disfrutar de más del 60% de la literatura que tenemos en casa.

      Eliminar
    5. Sois muy, muy, muy valiosos. ¡Muy! Aunque no siempre os valoren, os reconozcan, os...

      Un beso, Mar :-).

      Eliminar
  5. Es una de las razones por las que prefiero leer los libros en versión original, una mala traducción puede estropear mucho un libro. Yo creo que traducir bien es muy difícil, no es suficiente con saber hablar perfectamente los dos idiomas, es necesario saber cómo decir exactamente lo mismo pero adaptándolo a la forma de hablar del otro idioma de forma que suene bien o natural. Para mí muchas traducciones que se publican fallan en este punto y pierde calidad la historia, es una pena.
    Un beso =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, eso mismo. La carrera de Traducción e Interpretación existe por algo :(.

      Eliminar
  6. que diria George si supiera que sus libros cuestan un ojo de la cara xDDD pero es verdad la correcion mala es una pena >:<

    ResponderEliminar
  7. Supongo que les dará penica. Pero si así es el negocio a lo mejor están atados de pies y manos o confían en la persona equivocada. bs.

    ResponderEliminar
  8. Seguro que se sentirán orgullosos de que su libro haya llegado tan lejos como para que sea necesario traducirlo y que la mayoría ni se inmutarán. Sin embargo, es cierto que grandes trabajos de traducción como el que hace Cristina con Canción de Hielo y Fuego... son un gusto para autor y lector.

    También hay que tener en cuenta que muchos escritores escriben realmente mal de forma que el trabajo de correctores y traductores, por mucho que sea insuficiente, siempre supondrá una mejora frente a la opción inicial u.u

    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo escribiera un libro y llegara a manos de lectores extranjeros hecho una pena, no me sentiría muy orgullosa, más bien indignada :S.

      Esos escritores que escriben mal no tienen remedio, y si además los traducen... La locura xD.

      Eliminar
  9. Ay, si los autores lo supieran. Lo malo es que quienes gestionan estas cosas son las editoriales que los publicaron, y los autores muchas veces no tienen nada que hacer :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero si lo supieran... En cualquier caso, éste no es más que un granito más del castillo de arena que se tambalea del mundo editorial :-(.

      Eliminar