11 abr. 2013

¿Qué es mejor, publicar mucho o poco?

¿Qué es mejor, publicar mucho pero de calidad mediocre o publicar poco pero de buena calidad?

Para mí la respuesta está clara (¡buenos libros, buenos libros!), pero lo cierto es que la mía no es una verdad absoluta. De hecho, aunque muchas editoriales eligen mimar su catálogo con una paciencia y un amor infinitos, otras prefieren vivir más a lo loco y dejar que sea lo que Dios quiera, y otras intentan equilibrar el blanco y el negro porque el gris es una opción muy respetable.

Pero ¿qué sale más a cuenta? A lo mejor es rentable publicar mucho de todo y esperar que algo de ese mucho funcione muy bien; a lo mejor incluso se publican cosas mediocres que se sabe seguro que funcionarán sólo para dejar que cosas más pequeñitas y exquisitas que no dan tanto dinero puedan tener su oportunidad. A lo mejor para unos es rentable una opción y para otros es rentable otra. O una combinación. (Y aquí hay que tener en cuenta que algunos sellos chiquititos muy mimosos con sus libros pertenecen a grandes grupos editoriales que los respaldan; y otros no.)

¿Qué será?, ¿cuestión de probabilidades?

Está claro que si hubiera una fórmula, un truco del almendruco tan infalible como un beso o un abrazo, seguramente hoy habría escrito otra cosa :-).

25 comentarios :

  1. Pues pensándolo fríamente, y dejando mi lado pijotero de lado, prefiero mucho y asequible que poco y a precios desorbitados. Porque por muy bonitas y cuidadas que sean las ediciones ¿cuántos libros se releen al año? En mi caso son pocos, así que las ediciones cuidadas tampoco se disfrutan tanto si solo están en la estantería...

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Tinuwel. Al fin y al cabo lo que realmente disfrutamos es lo de dentro, por lo que prefiero bastante asequible que muy poco y demasiado caro.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Como lectora, suelo agradecer enormemente ediciones creadas con mimo, sean estas de sellos "más humildes" o de grandes editoriales. Ahora bien, entiendo que la publicación de libros es un negocio que da de comer a quienes trabajan en ella, por lo que comprendo que haya editoriales que opten por publicar mucho por cuestiones económicas, quizá no pudiendo poner todo el cariño que más de uno desearía (incluidos los propios editores).

    Sin embargo, yo suelo disfrutar muchísimo con ediciones que podrían considerarse "bonitas y cuidadas" (debo de ser muy pija, Tinuwel ;D ;D ). Ello no quiere decir que las vaya a comprar, pero me encanta hojear esos ejemplares; a veces acabo sucumbiendo a ellos y me llevo alguno a casa, y otras busco a sus compañeros de "hornada" en la biblioteca (a veces hay suerte, a veces no...).

    En los libros infantiles suele hacerse un gran esfuerzo en la ilustración y edición de los ejemplares, lo cual me parece fundamental a la hora de crear un gusto por la lectura en los más pequeños.

    Lo que se cuenta en un libro es lo esencial, claro; sin embargo, opino que las diferentes ediciones también tienen su función, y creo que estas tienen la virtud de responder a gustos, hábitos y momentos lectores diversos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ay, que me parece que no me he explicado bien, perdonad, chicas.

    En el texto me refiero, como decía Edelia, a lo "de dentro", a la calidad de la historia (y el estilo, y los personajes, etc.), no a la de la edición ;).

    He arreglado un poquito la entrada, ojalá haya quedado más clara :).

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Pues seguro que fui yo quien desvió el tema xDDD Lo sientooooo!
    En cuanto a definir "lo de dentro" me parece que eso sería demasiado personal para saber cuál es "de calidad" cuál no... vamos, yo no me atrevería. Creo que los gustos influirían mucho a la hora de definir la calidad de un libro, y uno que a mi me parece lo mejor del mundo, al de al lado le parece una porquería... :D
    (espero que no me haya vuelto a ir por los cerros de Úbeda y te haya vuelto a fastidiar la entrada... :S)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No has fastidiado nada, mujer, jajaja.

      Ay, es que "lo de dentro" es taaaan complicado, tan ambiguo, tan así como flotando en la nada y en el todo...

      Eliminar
  6. Yo prefiero pocos libros, pero buenos, que muchos normalitos, pero no es lo que impera, desgraciadamente, en el sector editorial actual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo igual, pero hay que reconocer que la cosa está complicada :(.

      Eliminar
  7. Yo creo que depende de cada quien. Es muy difícil elegir y juzgar un libro por lo dedicado del argumento. Verás, a ti te gustó Hija de humo y hueso, a mi en cambio me pareció terrible como se apresuró el final y me dejó un gusto a Bife con puré. (La cual no se compara a comer unas ricas milanesas con puré o papas fritas) Pero es cuestión de gusto. Es verdad que podemos notar algunos detalles que marquen la originalidad, la creatividad y el tiempo que le ha dedicado.
    Ahora, es mucho más fácil juzgar las ediciones. El control o no de las faltas de ortografía, coherencia y cohesión, la dedicación imaginativa de las páginas, con adornos o símbolos especiales (Yoda Origami, Artemis Fowl, Blancanieves y el cazador), y el diseño de la portada, uso de relieve, contraste y elección de colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso sí que tienes razón, la calidad de las ediciones es mucho más fácil de definir :).

      Eliminar
  8. Evidentemente, hay de todos los casos. Conozco editoriales que publican de todo para vender más, otros que cuidan más el detalle, que publican mucho de literatura mediocre que vende mucho para sufragar los gastos de la literatura de más calidad pero para menos píblico. Creo que es difícil establecer el equilibrio porque cada género tiene sus ritmos y su público y lo mismo no vale para todas. Me ha gustado mucho esta entrada. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y entre eso, la suerte y las circunstancias, tenemos una mezcla explosiva ;).

      ¡Gracias por comentar, Victalian !

      Eliminar
  9. Yo realmente pediria pocos libros pero todos buenos xDDDDD
    Pero realmente ahora predomina mas lo malito que lo bueno. O al menos una mezcla más equilibrada !

    ResponderEliminar
  10. Bien... Sin pretender ponerme dogmática, plantearía la cuestión de lo que llamamos "calidad" y si los libros considerados "buenos" (sería necesario ver bajo qué criterios) son capaces de llegar a los lectores a quienes van destinados...

    En su blog "Editar en voz alta", Elsa Aguiar trata el pantanoso tema de la calidad literaria en el siguiente enlace:

    http://editarenvozalta.wordpress.com/2010/09/18/literatura-suficientemente-buena/

    Creo que sus reflexiones y varios de los comentarios en respuesta a las mismas merecen la pena.

    Añadiría que me parece necesario que existan libros de muy diversa índole que respondan a los muy variados gustos y a lo que buscan diferentes lectores con bagajes previos, necesidades y objetivos literarios no coincidentes. De ese modo, cada uno podrá elegir lo que mejor se ajuste a su momento lector y vital, aunque pueda haber otras personas que consideren que esta elección no se ajusta a "sus" (de ellas) parámetros de calidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén. Además, incidiría en la inteligencia y comprensión del lector joven: muchas veces se le dan cosas poco profundas/sesudas porque se cree que no va a ser capaz de más. Si se confiase un poquito más en sus capacidades, probablemente otro gallo cantaría (o no, fíate tú...).

      Eliminar
    2. Sí, señora: yo también pienso que los chavales son más inteligentes y tienen una capacidad de comprensión y profundización mayor de la que se cree (o, tal vez, ¿se quiere creer?).

      Si tienen la opción de elegir, resulta interesante ver cuántos de ellos optan por historias que les ayuden a reflexionar y extraer conclusiones sobre cuestiones que les preocupan de verdad (nada banales, por cierto).

      Si, además, se les brinda la oportunidad de expresar sus opiniones sobre un libro que acaban de leer por propia elección, más de los que se cree aportan visiones bien interesantes de las que los adultos podemos aprender.

      Bien... Me callo ya, que ya he metido suficiente rollo por hoy :)

      Un abrazo bien fuerte, Alba.

      Eliminar
    3. Los "rollos" así son la sal de la vida, Begoña ;).

      ¡Amén a todo! Cuanto más se confíe en ellos, mejor van a responder, de más van a ser/sentirse capaces. Esto es un poco como lo del pan y los peces, o lo de la caña y el pez.

      Otro abrazo fuerte y feliz finde.

      Eliminar
    4. ¡Feliz finde para ti también! :)

      Eliminar
  11. Sin duda: menos y de calidad.
    No tengo ninguna duda al respecto...

    ResponderEliminar
  12. Yo prefiero menos y de calidad...que cuando nos bombardean con 50 novedades de la misma...al final pico y compro más de la cuenta y no siempre me satisfacen...
    Así que en mi caso, a las editoriales les sale mejor sacar muchas novedades...porque me descontrolo más jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Yo prefiero también pocos pero buenos y de calidad, y con calidad no me refiero ya a la historia sino a su edición, traducción, corrección, maquetación... Que hay veces que el libro tiene una historia estupenda y la forma de presentarla es lamentable.

    Un beso Alba ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso también. Lo de dentro es lo primero, pero lo de fuera es lo siguiente imprescindible :).

      ¡Otro beso!

      Eliminar
  14. Es complicado, los lectores siempre queremos cosas buenas y sabemos que dentro de un mercado amplio, a veces, es difícil encontrar esas lecturas apasionantes. Pero en cuestión empresarial, los sueños son bonitos, pero las cuestiones económicas finalmente son las que mandan. Besitos.

    ResponderEliminar
  15. Supongo que tiene que haber de todo, ya que no siempre nos apetece leer libros profundos y maravillosos. A veces te apetece un "fast-food" como libro, algo ligerito para leer pero sin demasiadas pretensiones. Y claro, lo de la calidad difiere según quién lo lea. A mi hay libros que se hallan entre los bestsellers que me parecen auténticas basuras, y ahí están forrándose los autores. Y mucha gente opinando que son buenos libros.
    Afortunadamente, hay géneros y libros para todos los gustos y más. Así que a disfrutar leyendo!

    ResponderEliminar