29 sept. 2012

"Cuaderno para dos", de Rachel Cohn y David Levithan (2011)

Ingenioso, inteligente, divertido, emocionante, maduro, original, agudo, lleno de frescura, profundo, elegante, suave, con un ritmo estupendo, con oficio, con unos personajes increíbles, con una de las mejores protagonistas que he conocido nunca, con una historia de amor magnífica...

Cuaderno para dos es un libro sensacional, escrito con un humor excelente y plagado de referencias literarias. La edición española tiene algunas faltas de ortografía, pero el trabajo que han hecho Rachel Cohn y David Levithan ensombrece de sobra esos errores.

Los dos autores cuentan la historia de Lily y Dash, unos adolescentes nada típicos. Leen mucho, adoran pasearse por los veintinueve kilómetros de la librería Strand de Nueva York, les encanta su ciudad, van siempre a su aire y sus familiares son unos personajes muy curiosos. Pero Lily y Dash todavía no se conocen. Todo comienza con una Moleskine roja escondida en la Strand...

Cuaderno para dos es un libro de invierno. En él hace frío, hay grandes nevadas y luces de colores adornando la ciudad, los personajes van abrigaditos y está a punto de ser Año Nuevo. Es un libro que hay que leer en las vacaciones de Navidad: yo lo hice el año pasado y la experiencia fue mucho más alucinante que si lo hubiera leído en tirantes, chancletas y pantalón corto. Pero, en cualquier caso, Cuaderno para dos es un libro que hay que leer, y que os recomiendo con pasión y chiribitas en los ojos.

28 sept. 2012

La chica de "Defiance" está en "Algelfire"


Os enseñé a la pelirroja de Defiance en la última portadista, que luego me sirvió para el artículo/bwitter "La perfecta heroína tiene el culo prieto". ¡Estas dos por lo menos deben de ser hermanas! Aunque yo me inclino por una misma sesión de fotos con la misma modelo.

Que paséis un viernes estupendo.

Paseando en bicicleta por la Arena de los 74º Juegos

Ahí tenéis a Gary Ross, director de la película de Los Juegos del Hambre, paseando en bici por el precioso terreno que sirvió para rodar las escenas de la Cornucopia y la Arena de los 74º Juegos del Hambre. 

Es una de esas imágenes que te hacen estallar algo por dentro.

 

Ayer volví a ver la cinta, y volvió a sobrecogerme. Los silencios, los ecos, las imágenes rápidas, la sangre que salpica, las flores para llorar a los muertos, los gritos, los latidos de la revolución, la rabia ante un gobierno atroz, la desesperación, la esperanza, el amor, lo que parece amor. 

Silbemos: sol, si ♭, la, re...

27 sept. 2012

En la Blog Experience SM 2012

El 7 de septiembre la editorial SM tiró la casa por la ventana y celebró la Blog Experience SM 2012, una fiesta literaria para blogueros fabulosa.

Ese día quedé temprano con Nia Sin Tilde en algún punto de Madrid. Tardamos en encontrarnos (me ponen nerviosa las bocas de Metro con salidas a varias calles), pero cuando lo hicimos fue estupendo. Después de tanto tiempo leyéndonos en la blogosfera, por fin le ponía voz y rostro.

(Debéis saber que Nia es una chica muy simpática, lanzada y calmada.)

Nos dejamos llevar bajo tierra y por fin llegamos al punto de reunión, enfrente del monstruo de Príncipe Pío, donde nos esperaba el autobús de la editorial. Creíamos que llegábamos pronto, pero descubrimos que otros blogueros habían sido mucho más madrugadores. ¡Con lo bonito que es dormir! Besos, saludos, hola qué tal, hola me llamo Alba, hola de qué blog eres, hola perdona ya se me ha olvidado tu nombre... ¡Éramos cerca de cuarenta y apenas conocía a diez!

Y el autobús arrancó y nos llevó hasta la editorial, un bonito edificio en medio de ninguna parte. Allí nos esperaba la primera sorpresa del día: las mascotas-peluche de SM a tamaño natural (Pupi, El Capitán Calzoncillos y SamSam). Fue una bienvenida muy graciosa.

A la derecha del todo, Nia; a su izquierda, yo.
En el mogollón izquierdo, agachada.
Nos hicimos varias fotos de grupo y terminamos en una sala grande llena de libros, pastas y caramelos. Una tentación tras otra. Pero lo mejor fue que en cada silla había dos bolsas para cada bloguero: estaban llenas de libros con una pinta alucinante, merchandising y marcapáginas. Hiperventilamos un poco, charlamos por lo bajini, abrimos bien los ojos y empezó todo.

Soy la que está más cerca a mano derecha, la del pelo largo y las gafitas negras.
Uno a uno, cada departamento de la editorial nos fue contando en qué consistía su trabajo (aquí os puede interesar mucho el reportaje en vídeo de SM que hicimos hace unos meses en El Tiramilla). Además, nos contaron cuál iba a ser el plan editorial de la temporada (las novedades de otoño, su estrategia de marketing, etc.). También hicimos preguntas, jugamos a un juego por equipos en el que demostramos ser unos torpones con buen humor, almorzamos en el comedor haciendo sociedad, se sorteó una guitarra negra preciosa , creímos que íbamos a tener que cantar de todo el mundo, hablamos de libros y de blogs, nos pusieron un vídeo de la gente de SM bailando muy animada... Muchas cosas geniales. El último caramelito del día fue una visita guiada por la editorial, durante la que aproveché para saludar a caras conocidas que siempre se han portado la mar de bien conmigo.

Y así, entre pitos y flautas, llegó la hora de despedirse. Palabras bonitas y agradecidas a nuestros anfitriones, que de verdad se portaron fenomenal e hicieron un trabajo estupendo entreteniéndonos todo el día, y al autobús, de vuelta a la civilización. Allí, bajo un sol de justicia y cargados de libros, nos despedimos hasta la próxima vez. Nia, Verónica (con la que ya había coincidido en un evento sobre Skeleton Creek), Esme Butterfly, Inma, Babel, Anabel, Josu, Arancha, Saggara... ¿Sabéis qué? Como no quiero olvidarme de nadie, mejor reparto besos y abrazos para todos. Un placer, de verdad. No tuve tiempo de hablar con todo el mundo (era una locura el montón de gente que éramos), pero espero remediarlo en futuras ocasiones.

Terminé el día como ha de ser: en un italiano y en la Librería San Ginés, esa en la que se respira magia porque está a pie de calle, vende libros de viejo y tiene a un paso la mítica Chocolatería San Ginés (al fondo de la foto, en luces rojas).

Pasadizo San Ginés, 2, Madrid.
En resumen: un día redondo. Redondeado también, claro, por todos esos libros que nos regaló la editorial. Y esos detallitos y esa obrita de Begoña Oro en la que los blogueros éramos los protagonistas de la historia. ¡Para repetir!


☞ Os enseñaré los libros con más detalle y fotos más chachis en el próximo IMM.

26 sept. 2012

"Las ventajas de ser un marginado", de Stephen Chbosky


Las ventajas de ser un marginado, o The Perks of Being a Wallflower, habla de la vida, de sus realidades más preciosas y más espantosas, y lo hace a través de los ojos de Charlie, un chico que no es como los demás.

Tras la lectura, y gracias a Charlie, un personaje memorable, he extraído dos lecciones. Primera: en la vida hay que ser sinceros, si no no vale mucho la pena. Y segunda: hay que implicarse en ella, saborearla de verdad, exprimirla, acariciarla. ¡Me gusta lo que propone Stephen Chbosky ♥!

☞ No hagáis caso de esa mano pálida tan Cullen.

24 sept. 2012

In my mailbox (38) "Firelight" encuadernado

Hoy, en un paquetito a prueba de ladrones, me ha llegado este caramelo de Bruño: Firelight. Alma de fuego, de Sophie Jordan, novelita juvenil romántica que se publicará en España hacia el 31 de octubre.


Me han dicho que Jacinda, su protagonista, es una chica de armas tomar. Además, desciende de dragones; de ahí que en la cubierta original (que os pongo a la derecha) tenga el rostro escamado.

Así, sin más datos, tiene buena pinta. Si Jacinda es la luchadora liberada y divertida que espero, y si la historia de amor con su némesis se sostiene sobre una base creíble, Firelight puede convertirse en un buen libro.

¡Os iré contando!

23 sept. 2012

La perfecta heroína tiene el culo prieto

Prieto como una olivita dura.

La perfecta heroína tiene, además, el cutis perfecto. Nada de granitos; tampoco pecas, que suenan a antiguo. Y rivaliza en belleza con Afrodita. Por descontado, tiene el pelo laaargo, largo, y brillante; a veces negro como el azabache, otras de un exótico caoba y otras del color de la miel. El viento, porque siempre hay viento cuando la perfecta heroína anda cerca, agita sus cabellos con gracia y elegancia; aunque no los despeina.

La perfecta heroína nunca va al baño. No lo necesita. Y siempre tiene un cuerpo de infarto, ingiera las calorías que ingiera. Su cuerpo está en permanente Operación Bikini. Por eso su culo, como digo, es tan prieto, tan durito, tan respingón y apetecible. Y, claro está, viste ese culo, y esas tetas como torpedos, y esa tripa más plana que una tabla, con ropas que le sientan como un guante, sin importar que las haya comprado en la tienducha de mala muerte del peor callejón de la peor parte de la ciudad.

Además, la perfecta heroína es esencialmente buena. A veces se enfada y saca las garras, pero en general es buena, siempre sonríe, siempre ofrece la otra mejilla, siempre da la mano para que le tomen el brazo. Y es cariñosa. Y siempre tiene varios chicos, que rivalizan en belleza y sexualidad con Adonis, a su alrededor que le dicen que es la mujer más maravillosa, genial, poderosa y sensual del mundo. La perfecta heroína procura no sentirse inferior si esos adónises no están siempre pendientes de ella. Porque ella es una mujer moderna y liberada. 

Para sentirse normal, la perfecta heroína suele tener una mejor amiga de la que se acuerda y se olvida, se acuerda y se olvida, a lo largo de la historia. Y/o un mejor amigo: a veces gay y a veces hetero para darle un poco de emoción romántica al asunto. También suele tener padre y/o madre, aunque siempre es preferible que sea huérfana para tener más libertad de movimiento (no parece muy cómodo o creíble salvar al mundo si tienes un toque de queda); pero si tiene padres o tutores, estos serán a) despistados, b) se irán de vacaciones dejándola sola en casa, c) la mandarán a algún internado (internado que generalmente no aparecerá en los mapas, y estará habitado por criaturas extrañas y peligrosas; pero la envían allí porque quieren lo mejor para ella, ojo).

Yo prefiero que las heroínas sean imperfectas. Mezcla de cosas.

Me gustan cuando tienen culos prietos, cabellos al viento y narices finas; me gustan cuando son atléticas, buenas y generosas; cuando saben sobrevivir sin novios. Pero también me gustan cuando tienen mala leche. Cuando son listas y divertidas; y honestas, sencillas, torpes y curiosas. Cuando tienen las tetas un poco caídas, y pelo corto y rebelde. Cuando por accidente se lo tiñen de verde. Me gustan cuando visten mal, cuando comen y engordan un poquito, cuando a veces son egoístas y rencorosas (es decir, ¡humanas!), cuando ríen a carcajada limpia y se sacan buenos sarcasmos de la manga, cuando les apetece besar y besan apasionadamente, cuando tienen carácter, cuando no siempre ganan, cuando se esfuerzan.

Me gustan las heroínas que son una mezcla entre Bridget Jones, Hermione, LilyNasty y Hazel Grace. Me gusta que las chicas que salvan al mundo, o que se salvan a sí mismas, sean como tú y como yo.

22 sept. 2012

“Oscuridad inmortal”, de Cate Tiernan (2011)

En este libro recuperamos a Nastasya donde la dejamos en Amor inmortal: asustada, escondida en la granja-escuela de inmortales de River, hecha un mar de dudas sobre si esencialmente es buena o mala y no sabiendo qué hacer con sus sentimientos hacia Reyn. 

Segunda entrega de la saga de los inmortales: Cate Tiernan / Gabrielle Charbonnet ha vuelto a escribir una buenísima novela. Interesante, atractiva, rica en matices, rápida, suave y elegante. La historia, de nuevo, envuelve y crea adicción; se lee con ansia y sorpresa; es una lectura para saborear y observar, y por momentos incluso para reflexionar. 

Sigo pensando que esto no es literatura juvenil. Pueden leerla y disfrutarla los lectores jóvenes, pero en realidad la saga debería estar encajonada en la literatura adulta. Porque aunque algunos personajes tienen cuerpos jóvenes (no la mayoría), sigo pensando que no tienen ni anhelos, ni pensamientos, ni cargas emocionales de personas jóvenes. Algunos cuentan cien años, otros cuatrocientos, otros varios miles… Y se nota. Se expresan, sienten y se duelen como personas mayores, maduras, a veces cansadas de haber vivido tanto. Nasty, por ejemplo, ya ha sido madre y esposa. Aquí no sucede como en Crepúsculo, donde vampiros centenarios se comportaban como eternos adolescentes. Entiendo el atractivo, la tentación, de vender la saga como literatura juvenil, pero no comparto del todo la decisión. Hay momentos en los que Nasty se comporta como una adolescente en toda regla… pero cualquier adulto puede permitirse esa licencia de vez en cuando. 

El caso es que sea literatura juvenil o no, desde luego es literatura de calidad. Bien pensada, bien madurada, emocionante y divertida. Está escrita con estilo, fuerza y agilidad; cuenta, sin tapujos, muchísimas cosas repartidas de forma ordenada entre el presente y los flashbacks del pasado; y sus personajes, llenos de profundidades, son fabulosos. Sólo pongo dos pegas: hay demasiados personajes y cuesta ubicar a los que tienen un papel más secundario; y cuando Nasty interpela al lector para contarle bobadas o soltar sarcasmos poco inteligentes, casi consigue sacarte de la historia. Eso y algunas faltas de ortografía / de puntuación y un par de erratas tontas. 

Salvando estos detalles, Oscuridad inmortal es un libro estupendo y del todo recomendable que deja la puerta abierta a un desenlace prometedor. Se titulará Luz inmortal y se publicará el 31 de octubre con una cubierta que, si bien sigue sin ser santo de mi devoción, me parece de lo más simpática. 

☞ En este libro se mencionan la Snitch dorada de Harry Potter y la Isla del Príncipe Eduardo, en la que vivía Ana la de Tejas Verdes.

21 sept. 2012

Hubo en Auschwitz una bibliotecaria de 14 años

Se llamaba Dita y estaba encerrada en el Barracón Infantil de Auschwitz, uno de los infiernos nazis.

Logró sobrevivir al horror y hoy todavía vive. Esa fue una de sus hazañas. Otra es haber mantenido en el Barracón 31 una pequeña biblioteca clandestina compuesta por ocho libros. El conde de MontecristoLas aventuras del bravo soldado Svejk o un atlas universal fueron el rayito de esperanza para esos niños.

Ahora Antonio G. Iturbe cuenta su historia en La bibliotecaria de Auschwitz.

Hay cubiertas que transmiten paz


Buenas noches. Hoy soñaré con este libro del que no sé nada pero querría saberlo todo.

19 sept. 2012

Portadista de chicas duras y cosas

Chicas duras. Altas como jirafas, sexis, con buen tipo y pelos largos que agita un viento apocalíptico, enseñando sus culos prietos y en pose guerrera. Van a salvarnos a todos.

Se acaba el verano, pero estas cubiertas todavía no lo saben. Son fresquitas, simpáticas y minimalistas.

Flores sobre negro a la Crepúsculo. Parece la marcha fúnebre de las flores, caramba.

¡Pajaricos! Lo sé, lo sé, falta el sinsajo, pero ese os lo sabéis todos.

18 sept. 2012

"Una canción para ti", de Sarah Dessen (2011)


Sarah Dessen es una buena autora de literatura juvenil. La respeta, la cuida, la mima; por eso Una canción para ti es un libro tan bonito y recomendable.

Cuenta la historia de Remy, que no cree mucho en el amor, y cuenta la historia de Dexter, que logrará que Remy cambie un poquito de opinión. Sus aventuras son dulces, refrescantes, sencillas, divertidas y a veces chispeantes; y están narradas con un realismo seco, un tono esperanzador y sin tapujos.

Excelentes personajes, buen estilo, correctas dosis de realidad, nada de moralismos baratos, con los clichés justos... Si os apetece un buen libro sobre el amor y la vida, y sin elementos fantásticos de por medio, aquí tenéis.

17 sept. 2012

¿Publicidad dentro de los libros?

¿Cómo os sentaría estar leyendo un libro, físico o digital, y que entre sus páginas hubiera publicidad? Camuflada al estilo product placement (haciendo que la protagonista beba Coca-Cola o compre en Casa del Libro, haciendo que la madre de la protagonista se dé cremas Olay...) o, como ocurre en periódicos y revistas, insertada directamente en las páginas.

El primer tipo de publicidad es bastante habitual: cantidad de autores (sobre todo estadounidenses), tal vez por acercarse más a la realidad de sus lectores, hablan de marcas en sus novelas. Si no se pasan de listos y convierten al libro en un escaparate, la cosa funciona y te crees incluso más a los personajes.

El segundo tipo de publicidad, tan descarado y surrealista, ¡existe! (aunque en menor medida que el primero); lo explicaban muy bien en Lecturalia hace unos meses. Para que lo veáis más claro, os he preparado un pequeño montaje mezclando el primer capítulo de Proyecto Amanda con una publicidad de la revista Vogue.


¿Os imagináis? ¿Os causaría rechazo este segundo tipo de publicidad? ¿Haríais caso de los anuncios aunque fuera por un segundo?

En la literatura juvenil todavía no he llegado a ver este tipo de estrategias, pero quién sabe qué alianzas altamente beneficiosas pueden darse en el futuro entre editoriales y marcas... Si la cosa cuajase, podría ser todo un filón. Ahora bien, ¿hasta qué punto sería un despropósito?, ¿importaría que lo fuera?

15 sept. 2012

El blog de Cyrano, de Rosa Huertas (2012)

Sofía acaba de empezar su primer año de universidad; quiere ser periodista. En su clase conoce a Pablo, un chico que la intriga: va a su aire, parece listo, es guapo, cuenta cosas interesantes ¡y además lee! Y, claro, se medio enamora de él; sin embargo, no tiene el valor suficiente para confesar sus sentimientos, así que se convierten en colegas mientras ella, en el fondo, se obsesiona. Por suerte cuenta con buenos amigos para sacarla de ese pozo extraño que es el desamor: Sandra, que la sigue llamando para quedar aunque deje de dar señales de vida durante semanas; Sergio, que no es tan superficial como ella creía; y el Cyrano del Parque del Retiro, que le da la idea de abrir un blog anónimo para escribirle cartas de amor a Pablo que el chico nunca leerá. A todo esto hay que añadir un poquito de emoción: cartas que hablan de un crimen no resuelto ocurrido durante la Guerra Civil española.

El blog de Cyrano es una lectura correcta en su estilo y desarrollo, pero se queda con las ganas de ser un buen libro. El principal problema que tiene es su protagonista, Sofía. Su cuelgue por Pablo, y toda esa vorágine de sentimientos que la turba, es una situación muy realista; y es agradable leer sobre una chica apasionada por los libros que se va a pasear sola por El Retiro y conversa con artistas callejeros. Pero Sofía también es un personaje soso, serio y excesivamente formal.

Cuando habla con sus amigos parece que estuviera dirigiéndose al senado; no suena natural, sus intervenciones resultan forzadas. Los demás personajes tampoco salen muy airosos: están más o menos bien construidos, pero son de color gris, saben a aburrimiento y están hechos de barro. Sólo podría salvar de aquí a Cyrano y a los protagonistas de las cartas sobre la guerra, cuya historia se entrecruza con la de Sofía, animándola y enriqueciéndola. Ese relato del pasado, que habla de la guerra y el mundo del teatro, es uno de los dos motores de la historia. El otro es el blog de Sofía, donde la chica publica aburridas entradas en las que recibe interesantes comentarios de una persona anónima.

Rosa Huertas escribe bien a secas. Es correcta, como Sofía, y habla de cosas interesantes, pero no brilla. Ha escrito una historia lenta y previsible con la que no es fácil conectar, que tenía potencial para convertirse en mucho más y a la que en la editorial han vestido con una cubierta preciosa (y apenas seis o siete faltas de ortografía que más bien podrían ser erratas).

El blog que escribe Sofía existe (sin los comentarios anónimos -creo-): clic.
Si os apetece leer el primer capítulo del libro: clic.

13 sept. 2012

12 sept. 2012

Mujercitas al estilo ratón

Me cuesta imaginarme a las March con cara y cuerpecito de ratonas, pero no deja de ser una adaptación muy curiosa.

7 sept. 2012

Crepúsculo le hizo un favor a Los Juegos del Hambre

Las cifras han acompañado a la adaptación de Los Juegos del Hambre desde su estreno en cines. Primero se consolidó como la tercera película más taquillera de la Historia en su primer fin de semana (por detrás de la última de Harry Potter y El Caballero Oscuro); y después, cuando se lanzó el DVD, en su primer fin de semana en la calle las ventas superaron a las de las cintas de Eclipse y Amanecer Parte 1.

Esto no es moco de pavo. Pero tampoco es casualidad. (Y no estamos hablando aquí de si una saga es mejor que la otra, asunto en el que no voy a meterme porque considero que cada una es buena en lo suyo). La clave son los lectores.

Harry Potter creó legiones de ellos. Parte de esa legión leyó y vio la saga Crepúsculo, que creó nuevas legiones de lectores. Y parte de toda esa hornada junta leyó y vio Los Juegos del Hambre. Así que sí, detractores a muerte y renegadores de los vampiros que brillan e incluso de los magos con cicatriz en la frente: Crepúsculo le hizo un "favor" a Los Juegos del Hambre, así como Harry Potter se lo hizo a Crepúsculo.

Por eso es hora de que los ultrafanes se calmen y se tomen un ratito para reflexionar. Especialmente los ultrafanes de Los Juegos del Hambre, probablemente ahora mismo los más desagradables y pretenciosos (¿no van y desprecian a los fanes de la saga por haber llegado tras la película y les llaman hungers en lugar de tributos?, ¿no es ésa una actitud un tanto capitolina?).

¿Qué somos, lectores o tontos del haba?

6 sept. 2012

Diario de Nikki, de Rachel Renée Russell (2010)

Soy muy fan de los libros juveniles protagonizados por chicas saladas que cuentan su vida adolescente en un diario personal; a las pruebas me remito: esto es lo que me parecen Los diarios de la princesa y Los diarios de Georgia Nicolson. Pero, claro, soy fan sólo de las buenas novelitas de este estilo, y Diario de Nikki no es precisamente genial.

No es un mal libro, simplemente se queda en algo menos que correcto; sin embargo, visto el bombo que se le ha dado a esta serie, esperaba encontrarme unos personajes hilarantes, tramas con enjundia y llenas de ironía, y una pluma curiosa. Pero nada de eso. La historia es lenta, aburrida y predecible; la autora no brilla cuando escribe; en las 282 páginas que dura el libro se cuentan poquísimas cosas; y los personajes son superficiales, parecen todos iguales y están llenos de clichés.

Nikki tenía que servir de gancho, tenía que ser la chispa de esta historia, pero es demasiado cabeza hueca, no es nada ingeniosa, y deja en muy mal lugar a las adolescentes del mundo, que por suerte no son ni tan vacías ni poco interesantes como ella.

La guinda del pastel la pone el mogollón de erratas y faltas de ortografía que hay en el libro. Ensucian mucho y dejan ojiplático al lector.

5 sept. 2012

Yo, Jennifer Strange, la última cazadragones, de Jasper Fforde (2011)


Jennifer Strange está a punto de cumplir dieciséis años, es huérfana, la han criado unas monjas guerreras y ahora dirige Kazam, una agencia de colocación de magos quejicas que andan siempre sin un duro y metidos en problemas. Además, aunque ella todavía no lo sabe, es la última cazadragones, y eso va a traer mucha cola...

Me ha encantado. Es un libro brillante, atrevido, original, directo, incisivo y rabiosamente divertido. Tiene un puntito de absurdo, tiene garra, está bien vestido, sólo recurre a las fórmulas para darles un meneo, el ambiente es una mezcla de Harry Potter con algo más explosivo y terrenal, la historia te atrapa para llevarte adonde le dé la gana, cuenta con unos personajes encantadores, ridículos y carismáticos, y su protagonista (¡fuerte, libre, práctica, independiente, rápida, graciosa!) y su particular mascota son una combinación fabulosa.

Al principio cuesta un pelín tomarle el pulso a la novela y en general hubiera agradecido un poco más de duelo en los momentos más trágicos... pero todo lo demás compensa ese par de carencias. ¿Veremos publicados en España los demás libros de la serie? Ojalá, pero si no fuera así, sabed que este primer título cierra bien la historia.

Jasper Fforde, tienes una nueva fan.

4 sept. 2012

Las mariposas de Alfaguara

Primero fue la estupenda cubierta de la primera edición de El tributo (2004). Luego fue la reedición del libro (2010), con una pinta que, intuyo, pretendía acercarse a un público lector amigo de las cubiertas protagonizadas por rostros de féminas hermosas y misteriosas; la moda. Y ahora es la cubierta de Cómo empezó mi vida prestada (2012), de un diseño que huele mucho a la cubierta nº1 (esos colores del revés, ese fondo, esas mariposas...).

Se creyó necesaria la cubierta nº2 para relanzar la fantasía oscura, caliente e intrigante que había escrito Holly Black y que en España había pasado un tanto desapercibida; pero Alfaguara no lo logró, y por segunda vez los lectores nos quedamos sin la segunda y tercera parte de la saga. Una verdadera pena, porque la historia tenía una pinta de lo más sabrosa...

Pero ahora hay que pensar en positivo, en que la novela de Jenny Valentine pueda merecer la pena. ¿Lo hará? ¿Será uno de esos últimos títulos de Alfaguara que parecen estar devolviendo la calidad al catálogo de la editorial? ¿Tendrá algo que ver en todo esto el efecto mariposa? (Esta última pregunta es una bobada, soy consciente.)

Mi reseña de El tributo: ¡¡dejaos seducir por la historia de Kaye!!
Una portadista del año catapún: para que echéis un ojo a esa moda de la que hablaba.

3 sept. 2012

Al otro lado de la pantalla, de Alba Quintas Garciandía (2012)

Al otro lado de la pantalla es un libro muy finito, muy correcto y muy realista que este año se hizo con uno de los galardones para jóvenes escritores más deseados: el Premio Fundación Jordi Sierra i Fabra (el otro día os hablaba un poco de él aquí).

En la actualidad. Un instituto madrileño como cualquier otro. Segundo de bachiller. Un botellón, unas fotos e Internet. Luis, víctima de ciberacoso. El acosador, un tipo inteligente, inseguro y repugnante que expande rumores falsos. Compañeros de clase que no dan la cara porque tienen miedo, les falta personalidad o no están hechos de buena pasta. Una chica capaz de desafiar a todos por defender lo que cree justo. Unos padres que no saben qué hacer y unos profesores a los que el asunto les viene grande.

Alba Quintas, de estilo fluido y correcto, se esfuerza por arañar la superficie y va siempre a lo esencial. Ha escrito una novela que se lee en un suspiro, pero ha sabido aprovechar de manera fabulosa esas 127 páginas, en las que le da tiempo de echar un buen vistazo al interior de sus personajes, una interesante combinación de voces estupendamente desarrolladas. Lo único que ha estropeado un poquito el conjunto han sido sus (muy básicas) faltas de ortografía. SM se caracteriza por muchas cosas, pero sobre todo por publicar libros casi perfectos en el tema de corrección, ¿qué habrá ocurrido esta vez?

Al otro lado de la pantalla es un buen libro sobre los adolescentes de hoy y, por desgracia, no resulta nada difícil identificarse con lo que cuenta. Alba Quintas, si sigues peleando en este mundillo estoy segura de que vamos a poder leer cosas tuyas increíbles. ¡Felicidades por ese Premio JSiF 2012!

1 sept. 2012

Sombras, de Marta Rivera de la Cruz (2010)

Aunque Sombras se publicó hace dos años, no ha pasado de moda porque es de esas historias que se llevan ahora. Tiene una pizca de romance, adolescentes que juegan a detectives, fenómenos paranormales y un pueblecito de montaña precioso como telón de fondo. El libro tampoco ha pasado de moda porque está escrito con un buen puñado de erratas y faltas de ortografía, y eso ahora se lleva mucho.

Empecemos por el principio: Valeria. Dieciséis años, de padres recién divorciados, cabreada con el mundo, algo desagradable y prejuiciosa, con muy poca sensibilidad, un poco obsesionada con el chico de turno... No es un personaje que me haya caído especialmente bien, pero admito que me ha gustado su arrojo y que es fácil identificarse con ella. Por culpa de un accidente termina en el hospital, donde permanece en coma varios días; y su madre, creyendo que se ha intentado suicidar, toma la decisión de mudarse las dos a un pueblecito del Pirineo para empezar de nuevo. Llegan a Bline, todo el mundo es feliz y encantador, todo es bonito y perfecto... Pero ya se sabe que las apariencias suelen engañar un poco. Resulta que en Bline alguien está asesinando a los perros del pueblo y hace años alguien mató a tres niños. Valeria, que además de arrojo tiene ciertas habilidades especiales adquiridas tras el coma, se encargará de llegar al fondo del asunto; ayudada, claro, por el chico de la historia.

Sombras es un libro del montón, pero tiene sus puntos. Entretiene, engancha, se lee rápido, a su autora no le importa decir que la protagonista tiene ganas de "mear", la historia de amor es creíble y se tocan temas peliagudos sin ir de puntillas. Por su parte, aunque los secundarios sólo están ahí para rellenar (de hecho tres chicas se llaman Tina, Tara y Mara, no sé si para despistar), los personajes principales están bastante bien perfilados.

Pero, como he dicho, éste es un libro del montón. Es superficial, tiene algunas incoherencias, Valeria sale demasiado bien parada de una aventura que le viene demasiado grande, todo se desarrolla con mucha facilidad y se echa en falta un poquito de emoción. No quería que Marta Rivera de la Cruz se recrease en las palizas que un tipejo le da a su mujer, por ejemplo, pero hubiera agradecido un poco más de empatía. Por otro lado, no estoy de acuerdo con la decisión final que toman los protagonistas (SPOILER: a mí me parece que a los malos siempre hay que castigarlos, que la verdad debe salir a la luz por mucho que vaya a salpicar a unos y doler a otros: FIN DE SPOILER), pero supongo que eso es ya un tema personal mío.

Hay un detalle de la novela que no he llegado a comprender. Por lo visto Valeria tiene un blog (clic aquí), pero:
  1. Las entradas no complementan la lectura (como sí ocurría en Pomelo y limón) y para colmo parecen escritas por una Valeria mucho más dulce o relajada que la de la historia.
  2. Algunas entradas se publicaron un año después de que el libro saliera a la venta.
  3. En el libro Valeria jamás escribe un blog.
  4. En ninguna parte del libro (cubierta, contra, etc.) se publicita el blog.
A ver, que entiendo la fiebre ésta de intentar combinar literatura con Internet para así acercarse todavía más al lector joven y enriquecer la lectura, de hecho me parece muy interesante, pero creo que hay que hacerlo con un poco de sentido común.

Pros y contras expuestos... Hay muchos buenos libros por ahí esperando a ser leídos, pero si os apetece una lectura rapidita, poco profunda y algo reivindicativa, tal vez Sombras podría contentaros. Además es una novela autoconclusiva y no creo que la autora pretendiera escribir nada más que lo que hay.