29 nov. 2011

Con pompones de hierba

Rápido, ¡rápido!, porque la casa se me llena de cajas, la conexión huye y me palpitan las venas (todas, para no variar, incluso las pequeñitas que interconectan los dedos de los pies). Estos días que vienen me va a tocar salir de la comodidad de la casa, del calorcito, de la compañía de Guantes Blancos y del nesquik a mano para navegar sobre la mesa de cualquier cafetería que tenga a bien prestarme un poco de Internet. Me sentiré de lo más moderna, un poco a lo Carrie Bradshaw.

Hasta entonces, ¡buenas tardes!

25 nov. 2011

Sólo diré...

... madre mía, no puedo más. ¡Mis ojos!, ¡mi cerebro cuarteado! A dormir.
Por cierto, hoy abre el Día de las librerías: ¡felicidades para todos!

23 nov. 2011

Se clonan duquesas, razón aquí

Suma, 2009

Nocturna, 2011

James Tissot, impresionista, siglo XIX

Y se hizo la luz. Buenas noches, dulces y picantes sueños.

19 nov. 2011

Noche sin título

Yo ahora debería estar en otra parte, en otro lugar o en otro sueño, pero qué más da, porque mañana vuelvo a tener clase y está prohibido faltar, así caiga un rayo a partirme los pies. Menos mal que mis compañeros de fatigas lo llevan igual de bien que yo y nuestra aula es una preciosidad, totalmente gaudiniana: ¡tiene árboles por dentro! Y hay agujeritos en el techo para que sus copas puedan respirar fuera, guarecidas bajo el cielo.

Buenas noches y felices sueños bajo las sábanas, bajo las luces de un bar o bajo las estrellas que se ven pero ya no están.

18 nov. 2011

Amanecen músculos, brillantinas y un culito en pompa

Es ver el tráiler de la película y, no sé, un gusanillo me recorre, y eso que sigo sin haber visto la película anterior. En fin, que a pesar de los pesares sobre la saga, que son unos cuantos, no reniego de ella. ¡Buen fin de semana de viajes y votaciones!

15 nov. 2011

¿Nos enredamos en enero?

Enredados para siempre, el corto de Enredados, verá la luz en enero del año que viene (al menos al otro lado del charco). ¡Ganas, ganas, ganas!

14 nov. 2011

Dios, Dios, Dios, Dios... ¡ya se escucha al sinsajo!

Siempre he dicho que una de las escenas que más me ha conmovido de la literatura juvenil es esa de Los Juegos del Hambre en la que Katniss Everdeen se ofrece como tributo en lugar de su hermana. Se convierte en un sacrificio humano por amor, por puro amor. Pues bien, acabo de ver esa escena en el tráiler avanzado de la película y he vuelto a llorar. Empieza la revolución, señoras y señores, espero que estéis todos preparados...

13 nov. 2011

El capítulo siete de Rayuela

El otro día era sábado por la mañana y estaba en clase. Alegría. Tenía el cerebro todavía legañoso y mi cuerpo echaba (mucho) de menos el algodón del pijama y el calorcito de la cama, pero me desperté entera cuando el profesor de literatura nos dio para leer el capítulo siete de Rayuela, de Julio Cortázar. Había probado algo de la literatura de este señor en la carrera, pero como con tantos otros escritores, guardé su imaginario en un cajón... Hasta estas líneas:

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblarcontra mí como una luna en el agua.

Hasta aquí. Respirad hondo.
Y ahora moved la lengua dentro de vuestras bocas para saborear las flores y jugar a perseguir a los peces, pequeñitos, rápidos y de colores. Buenas noches y deliciosos besos. ¡Poesía en prosa para todos!

12 nov. 2011

Lectura alta, rosa y confortable

Hoy es fin de semana, en unas horas tengo clase (...), me pica la mejilla, duerme la Tienda de las Horas, marcho bajo el saco, busco un collar, tecleo sin parar, he sido buena detective, hay que fregar, alguien se ha tragado la luz, se templa el alma, Guantes Blancos duerme, me gusta reír y me afilo las uñas que sujeta(ba)n el aro.

A leer, que son dos días: sábado y domingo. ¡Buenas noches! ¡Mejor cordura! ¡Que voléis en sueños! También prometo desestupidizarme pronto, es sólo cuestión de un par de tictacs.

11 nov. 2011

Espejito, espejito mágico, ya es viernes...

... y ayer a la red de redes llegaron estas imágenes promocionales de la nueva Blancanieves: Mirror, mirror.

Me suenan dos enanitos. Uno trabajó en la genial y divertidísima versión británica de Un funeral de muerte, y al otro lo vi en algún capítulo de Embrujadas. En cualquier caso y ya centrándonos: ¡pero qué pinta más maja tiene esta película!

Buenas noches, buenos sueños y buena suerte en este día de onces.

8 nov. 2011

Quisiera coger un tren...

... que me llevara al País de las cosas perdidas, porque hoy he encontrado y perdido algo al mismo tiempo. Buenas noches.

4 nov. 2011

He visto El castor mientras estudiaba leyes

Ayer tuve un día de rayos y truenos (me siento tintinesca), literal y en figuritas. Y además ayer dejé a Guantes Blancos al cargo de sus dos nuevas primas, con lo cual recorrí en el tren un cuarto del país acompañada por mi sombra. Solitario. Aunque no tanto, porque tenía deberes que hacer: encender mi bombilla interior (no se encendió) para comprender el lenguaje alienígena de una asignatura de Derecho cultural. Una cruzada en toda regla, vamos, ¡vamos! Y entre resoplido y resoplido, una cara sin pintar, nervios bailoteando y un cerebro lleno de barro, levantaba la vista de los papeles, los dossieres, los apuntes y los regalices, y veía a cachitos El castor, esa película con Mel Gibson (¡buh! ¿buh?), la guapísima Jodie Foster o la actriz que será Katniss Everdeen. Sobre un tipo absolutamente desnortado y su familia, una brújula que ama y alienta y soporta, pero que nota cómo empiezan a descontrolarse sus agujas.

(menuda metáfora de pacotilla. es tarde. y hoy he visto un ratón: más mono... y veloz como sólo corre un superviviente)

Una historia dramática, desencajada y exagerada, pero con su humor, y con su poquito de amor y de esperanza. Resulta que no en todos los finales felices se come perdices, a veces el menú sólo incluye una marioneta con forma de castor. Buenas noches, sigue lloviendo.

(¡feliz cumpleaños, hermana!)

1 nov. 2011

Calabazas literarias (figuradamente)

Las enseñaba hoy en su blog Shannon Hale, esa escritora de historias tan preciosas. Ah, y como siempre, yo a lo mío cada vez que puedo: ¡quiero que alguien publique Austenland !