30 sept. 2011

Buen lector, nunca juzgues...

... un libro por su portada, ¡pero tampoco por su película!

El piti que se fumó la de Blancanieves y el cazador

En verano, cuando salía el sol, los pajarillos cantaban y la ropa se secaba al aire, hablé de una de las dos futuras adaptaciones del cuento de la chica de blanca tez, Blancanieves y el cazador, con Kristen Stewart protagonizando el cartel. Conté que la película prometía aires nuevos, pimienta y personajes guerreros, y desde luego estas imágenes lo confirman.

Ahora sé un poquito más: que la blanca de las nieves terminará confabulándose con el cazador que debía arrancarle el corazón y su lucha será acabar con la malvada madrastra. También digo: qué bien cabalgan todos y qué ganas de que se estrene la cinta, aunque qué poco noséqué tienen estas dos últimas fotos, con Kristen apurando los restos del piti como si se fuera a acabar el mundo, vigilada además por el hombre de gafas negras y brazos en cruz...


27 sept. 2011

Los ángeles también lloran

Acabo de terminar un libro sobre ángeles puros y ángeles malos (¡malvados!) de alas negras y todavía más negro corazón. Claro está, todo el rato me he identificado con los puros y generosos, con los que se arrancarían una pluma para regalársela a un niño que llora; pero resulta que hace un rato, por algo trivial que no viene al caso, he tenido un episodio de rabia tan salvaje que ni el más desalmado de los alas negras.

Ay, en esta vida nada es blanco y nada es negro. Deberíamos nacer con la piel nublada, color ceniza y perla, así no habría quien se despistase.

La clave la tenía la uniceja de Blas

"Ese momento en el que estás leyendo un libro
y lees una frase que contiene el título del libro."



"Así que se trataba de esto..."

Me pasó hace unos días con Los rebeldes de Crow, de Javier Márquez Sánchez. Dije: "Tate, estos eran los rebeldes, ¡este era Crow!, ahora ya me voy ubicando..."

(tal cual, vía Not Another Book Blog)

23 sept. 2011

Qué suerte has tenido, Hilary Weisman Graham

Ésta sí que es una portada guay, con un pin de Batman y todo pinchadito en el bolso (podéis apretar sobre la imagen para verla más grande). Aunque así, a primera vista y sin saber de qué va la fiesta, me recuerda a la primera aventura de las LBD... sólo que sin el "ex-" delante del "mejores amigas", y sin las maletas hechas porque a ellas no les dejaron irse al concierto.

Pero bueno, ¡qué digo!, que llego aquí después de días y sólo se me ocurre rellenar con tres piernas, un mapa y un fondo amarillo pollo. Como lo mío no son las promesas, aunque prometo más y mejores contenidos para ayer, hoy me voy con recomendaciones: Llévame allí, tiritas para pies con zapatos nuevos, paciencia para quien adopte a un gatuno callejero (ayer bañé a la mía para que empezara a sentirse como una señorita y el pelo blanco dejara de ser pardo), no abusar de la sopa de ajo porque está rica pero si lo pensamos bien no alimenta prácticamente nada, el artículo panívoro de la Oro y nada de alarmarse cuando una se convierte en Monica Geller.

20 sept. 2011

Fuuuck

"Sabes que estás leyendo un buen libro cuando en plena lectura tienes que pararte para decir: joder." Quiero/necesito/(vendo una uña del pie -pintada- por) ese gran momento, ¿lo conseguiré con mi actual lectura? Dicen que es muy buena y blablablá, pero como a veces soy tan rara que voy contra el mundo...

Cerremos el balcón, es hora de que guarden las calles hasta mañana.

18 sept. 2011

La preciosa Arrietty y el mundo de los diminutos

He visto Arrietty y el mundo de los diminutos, qué película tan bonita, tan bonita, ¡tan bonita! Inspirada en el primer libro de Los incursores, de Mary Norton, nos presenta a Arrietty, una diminuta de trece años y unos diez centímetros de altura que ya está preparada para ser una incursora, para salir de su pequeño hogar escondido bajo unas tablas de madera y descubrir el mundo de los "serhumanos", tan grande y peligroso. En su aventura conocerá a un niño que nunca debería haberla visto y a un gato enorme que pasará de querer comérsela a echarle una zarpa. Además, descubrirá que ella y su familia no están solos, que hay más seres como ellos, empezando por Espíler (no creo que esté escribiendo bien su nombre, perdonad), un incursor salvaje y achuchable.

Llena de color e historias pequeñas, la cinta consigue que te arrebujes en la butaca del cine y disfrutes de su magia, de la curiosidad inocente de sus personajes, del ritmo de los sentimientos y de detalles diminutos sensacionales. Agradable, un poquito triste, sencilla, tranquila, con buen fondo, divertida, mágica y muy ghibliniana, bien puede estar orgullosa de sí misma. ¿La vería de nuevo? Sin duda, ¡sí! Y qué genial ha sido encontrar en ella versiones de los bichos de Nausicaä, la gruta de colores de Howl, el gato de Haru, la magia de Totoro o la determinación de Kiki-Nicki...

17 sept. 2011

In my mailbox (36) Piernas invisibles y tronco rosa en el bosque

Ésta soy yo tras ser photoshopeada. Es decir, con piernas pero sin ellas. Me explico mejor: visto una suerte de versión del traje nuevo del emperador. O séase, me he recortado de la foto para que los protagonistas fueran ellos: el segundo título de las LBD, las Bambinas Dangereuses (la serie tiene un aire a Los Diarios de Georgia Nicolson muy divertido), y el primero de Oksa Pollock, a la que no sé si muy acertadamente o no llaman la nueva Harry Potter. Me he prometido a mí misma, jurándolo por todos los tofus al limón del mundo, que me pondré con ellos cuando termine Los rebeldes de Crow, lectura que de momento se me está haciendo muy cuesta arriba (sudo, me duelen los pies, tengo sed y escalocalientes... UF).
No se me olvida que he pegado un sombrerito playero sobre el catálogo de Ikea, que también incluyo en la foto porque se trata de ¡mi primer catálogo! Muy mono (me estoy haciendo mayor...).

Mañana vengo con más, ahora tocan campanas por una ensaladilla rusa y un cine. ¡Arrietty!

15 sept. 2011

Entro en la web de Fnac y... momentazo Watson

Una Emma Watson pillada en un momento raruno: ahí, en el Samsung LE40D503. Pero incluso así, qué mona va esta chica siempre.


14 sept. 2011

Mientras ronronea Guantes blancos

333 personas al cerrar el día, martes trece.

Una gatita negra con guantes blancos, por la noche, yo en pijama de verano y jersey de otoño susurrando promesas bajo un coche.

Para hoy, miércoles catorce, sólo necesito música para mis zapatos. Para mañana, también un libro.

12 sept. 2011

Segundo lunes del mes, ideal para...

Abrazos gratis de Voldemort y todos sus secuaces. ¿Alguien quiere?

11 sept. 2011

In my mailbox (35) ¿Adónde, Colasanti? Allí, ¡llévame allí!

Después de una cantidad desorbitada de meses sin gastarme los cuartos en un libro... ¡tachán ! Mis ojos de sapo, mi nariz ganchuda, mi poco moreno y yo hemos pecado de la mejor de las maneras: con una novela realista, sencilla pero compleja, muy agradable, en parte curiosa y por supuesto lijera.

Nada de ángeles pobrecicos que caen a la tierra arrastrando un destino fatal, o adolescentes que salvarán al mundo porque ellos lo valen, o vampiros de corazón atropellado, o ambiciosas reinas del baile de fin de curso, o historias de fantasmas hormonados atrapados en cuartos de baño, o las traiciones, gritos y muertes de las últimas novedades en el mercado. Llévame allí, de Susane Colasanti, pretende llevarnos por otros derroteros más amables. Pronto os contaré más, porque he terminado el libro hace cosa de una hora. Ahhh, la satisfacción después de una buena lectura es incomparable...

Hay rugidos que... bueno, sorprenden




Arriba, mi contrincante; abajo, yo después de perder a las cartas durante una noche entera. Qué mareo, qué mal perder... A dormir, pospondré la fiesta. Y que quiten las calles hasta mañana, caramba.

10 sept. 2011

Ésta Sam no sabría tocarla

Después de un día de amanecer ojipicajosa mucho antes que el sol, no acordarme de que era fiesta, trabajar a pesar de todo, comprar cebolletas y que en su lugar me dieran aceitunas amargas, jugar a las cartas en la hierba, ver gatitos y perritos en la calle que me han puesto muy triste, y cenar sopa de ajo a las taitantas, me voy a descansar.

Hoy es noche de viernes y las calles vuelven a llenarse de voces en lenguas que no entiendo y ritmos de todas partes. Cierro el balcón, hasta mañana, felices lecturas.

8 sept. 2011

Donde los árboles cantan (DLAC), de Laura Gallego


A mediados de mayo SM me ofreció un caramelo de esos que hay que llevarse rápido a la boca: Donde los árboles cantan, lo nuevo de Laura Gallego, escritora por quien alguna vez he demostrado mi devoción. El reto era éste: devorar la novela a paso de gigante y escribir después una breve reseña que sirviera para la campaña de publicidad que la editorial estaba preparando. Como yo, otros tuvieron esa suerte. Pero empecemos por el principio...

Éranse una vez Viana de Rocagrís, su padre el duque, su prometido Robian y Nortia, un reino próspero con un monarca demasiado pagado de sí mismo. Un día llegó a la corte un hombre al que llamaban Lobo, anunciando la locura de una invasión bárbara en pleno invierno. El rey no le creyó, el reino no se preparó y el enemigo llegó y arrasó con todo. De esa guisa érase sólo Viana porque su padre había muerto en la batalla, Robian estaba desaparecido y Nortia había caído. A partir de entonces abandonaría sus ropas de joven dama para convertirse en la heroína que salvaría al reino, conocería a Uri, haría buenas migas con Lobo, entraría en un bosque que no es lo que parece y protagonizaría una legendaria historia de amor.

El argumento ofrece sencillez, un amor dulce y una pizca de acción combinada con otra de fantasía; sin duda Laura Gallego en estado puro, sobre todo porque rescata la época medieval, su preferida. Y eso se nota, porque en el ambiente se entrevé esa rica pasión por lo antiguo, que no es óbice para que la protagonista se rebele contra las convenciones, ojo. Pero aunque no encontraremos en ella a la absurda tontaina de algunas novelas, hay que reconocer que tiene sus momentos de dama insufrible y para colmo se entrega al pelele de Robian por encima de todas las cosas sencillamente porque se conocen desde niños y blablablá. Menos mal que llegarán los bárbaros y el chico desaparecerá un rato de la historia, dándole tiempo a ella para cambiar falda por pantalones y vivir su gran aventura. Todo ello, como es habitual en el estilo de la escritora, con un lenguaje para todos los paladares, adecuado y educado.

El problema es que hay demasiado libro para tan poca chicha. Casi quinientas páginas me han parecido excesivas para una obra que en realidad cuenta una, dos, tres y cuatro cosas, pero no más; y así, la historia se hace pesada, lenta y previsible. Menos mal que ese talón de Aquiles sobrevive gracias a un ritmo que no da tregua, con escenas hiladísimas que se suceden una tras otra como si fueran fichas de dominó. Sin embargo, la capacidad de la autora de hacer fluir las cosas no es todopoderosa, y esas escenas, por mucho que se encuentren echando una carrera, son en general poco atractivas y originales, recayendo tanto ellas como algunos personajes en tópicos resabidísimos. Tal vez si las subtramas más duras hubieran sido más profusas en detalles o el tono general más transgresor, me hubiera quedado pegada a la historia con el corazón al trote y al galope, pero ni eso. Confieso que desde fuera, desde mi posición privilegiada, me hubiera encantado espiar morreos mucho más calientes entre la pareja estrella.

Precisamente esa trama romántica tiene la importantísima función de sostener la segunda parte de la obra, dividida en dos. Sin embargo, no hay pata de mesa que sostenga la primera, que termina convirtiéndose en una introducción demasiado densa y larga y poco emocionante, costándole un montón arrancar. Así las cosas, el verdadero conflicto aguarda en la segunda parte, y ah... cuando se llega hasta allí olemos el bosque donde los árboles cantan y conocemos a Uri, y por momentos casi se olvidan las pegas. DLAC no quedará entre mis lecturas favoritas, pero Uri, el misterioso, dulce, simpático, carismático e inocentón Uri, conseguirá hacerse un hueco en la lista de personajes (casi) maravillosos. Pero de nuevo he aquí el otro talón del maltrecho Aquiles: no es justo que Uri cargue con tanta responsabilidad, que sea mucho mejor personaje que (casi) todos los demás juntos. Incluida Viana, cuidado, porque por muy rebelde, tenaz y salvadora que pretenda ser, no deja de arañar clichés constantemente y recordar a tantos otros personajes femeninos de la LIJ.

Hablando en plata, hubiera necesitado más complejidad, más profundidad, más sorpresas, menos páginas, más acción, más Uri, más bosque, menos final a lo David el gnomo, y momentos y personajes más memorables. En su lugar tengo un libro con demasiada paja, poco equilibrado y mal explotado que va a sufrir que su campaña publicitaria haya elevado las expectativas de los lectores y ultrafanes hasta límites que no me atrevo ni a imaginar. Si Aquiles hubiera tenido tres piernas y tres talones, ese bombardeo habría sido el tercero, porque semejante plan publicitario, tan omnipresente y generoso en halagos, le ha hecho un flaco favor a una novela que no tendría por qué haber querido ser tan grande. Que sí, que sí, que la autora mueve legiones de fans y algunos elevarían a la quintaesencia de la literatura hasta su lista de la compra, pero creo que ni ella ni sus fans ni cualquier lector de a pie se merecen castillos en el aire.

A pesar de todo, esta nueva historia encandilará a muchos; es más, tengo clarinete que atraerá a nuevos y fieles lectores.

6 sept. 2011

Rosas frescas en el pelo, cuerpo de bruja en el bosque

En esta tarde de ojos picajosos, cruasán de chocolate, pelillos en las piernas y rayos de sol que amablemente hacen el esfuerzo de resistir, regalémonos el ojo portadístico que todo lo ve con esta cubierta. Colorida, elegante, directa y poderosa; a buen seguro sobre brujas. Es de esas portadas que hacen que te cosquilleen los dedos mientras alargas la mano para sacar la novela de la estantería; una práctica que, por cierto, he dejado algo olvidada y espero recuperar pronto, a ser posible para ayer. Porque ir de librerías es un placer, oigan.

El argumento de Born Wicked lo encontraréis aquí, en between the lines.
Y aquí podréis maravillaros con la web de Jessica Spotswood. Menudo jardín botánico se ha montado ahí, tiene que oler a paraíso.

5 sept. 2011

Primer lunes de septiembre, ideal para...

vía @EdDestino

(un poco militar la imagen, ¿no?)

4 sept. 2011

¿Qué va a lanzar el nuevo Spiderman? ¿Rayos láser?

Qué moderno es el nuevo Peter Parker, el anterior no me pareció tan sofisticado...

3 sept. 2011

No soy yo, ¡es el plazo de entrega!

Por razones técnicas, Casa del Libro en estos momentos no puede atender mi petición, disculpe las molestias, pero estoy casi segura de que esta chica no ha publicado todavía ningún libro en nuestro país. No importa, leamos mientras su tuit: "No soy yo. Es el plazo de entrega. #excusas".

Hay gente que te cae bien así, en un plis, en un chasquido chasss de dedos. Aquí el enlace a la página de Maureen Johnson, escritora de algún libro juvenil interesante.