20 mar. 2008

Sookie Stackhouse (Vampiros Sureños), Charlaine Harris

Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de amor:
Perv-rating:


¡Saludos encantados a tooodo el mundo!

Lo prometido es deuda, y aquí estoy otra vez para deleitaros con un nuevo y larguíiiiisimo post acerca de…

De: la estupenda, genial, maravillosa, delirante y deliciosa saga Vampiros Sureños (con ‘sureños’, nos referimos a los estados del sur de EE.UU., sobre todo Louisiana y alrededores), ¡¡protagonizada por la inigualable Sookie Stackhouse!! Preparaos para un graaaaaan repaso de estas novelas y, por favor, por favor, empezad a leerlas en cuanto podáis. Si buscabais algo bueno, distinto y refrescante, he aquí un nuevo tesoro. Y si esperáis toparos con ñoñerías, amoríos tontos, acción predecible, chupasangres de cuento, tópicos y demás… ya estáis buscando en otra parte.

Bienvenidos al mundo de Sookie, la camarera “ humana” (y telépata y atrae-vampiros-y-otras-criaturas) más divertida, realista y cínica de todos los tiempos: amiga y enemiga de seres humanos, semi-humanos y muertos muy vivos; preciosa rubia natural con un poquito de sangre de hadas que siempre está al borde afilado de la ruina (y eso que trabaja como una descosida, pero a la pobre le persiguen los problemas); alocada criatura sin suerte en la vida que está siempre con un pie (y el otro también) en el hospital; y… afortunada mujer rodeada y deseada por lo más hermoso del sexo masculino, ya sea humano, vampiro, cambia-formas, etc. (aunque esto le traiga más preocupaciones y lesiones que otra cosa).

La saga, hasta el momento, consta de 7 deliciosas novelas: Muerto hasta el anochecer, Corazones muertos, El club de los muertos, Muerto para el mundo (Dead to the world), Absolutamente muerto (Dead as a doornail), Definitivamente muerta (Definitely dead) y Todos juntos muertos (All together dead). La autora, la aclamada-vitoreada-amadísima-altamente creativa-y genial Charlaine Harris, tiene previsto publicar el octavo, y de momento último libro de la saga (yo espero seguir leyendo buenas nuevas de Sookie hasta que envejezca… Pedir es nada), en mayo de este año 2008: De muerto a peor (From dead to worse). Estoy que me subo por las paredes. O lo haría si no fuera a caerme de culo, porque he leído los 7 primeros libros y me han dejado con un mono de Sookie-Eric-Pam-Sam-Bill-Bubba/Elvis-&Compañía terrible. ¡¡Terrible!! Por eso, para que os solidaricéis conmigo, voy a presentaros las 7 primeras novelas y a sus principales personajes, para que se os haga la boca agua y me deis palmaditas en la espalda diciendo lo paciente que soy al esperar con taaanta paz y tranquilidad la continuación (tengo que recordar eso de respirar: inspirar-espirar, BIS).

Dediquemos unas líneas a la diosa: Charlaine Harris, nacida en Mississippi en 1951, casada y con tres hijos. Escritora famosísima con varias series de éxito; se mueve de forma brillante, excitante y desternillante entre lo paranormal, el romance (pero no de un modo empalagoso ni nada que se le parezca) y lo misterioso; su humor es sutil, agudo y repleto de ironías y guiños; sus complejos personajes e intensas tramas son su rasgo más característico; practica karate, es miembro activo de su comunidad y es la presidenta de la Mystery Writers Alliance de Arkansas. Las series de Charlaine han salido de las fronteras americanas y han llegado a España, Japón, Gran Bretaña, Brasil, Francia, Alemania… Y no me extraña, porque sus libros se convierten rápidamente en bestsellers.

En España de momento se han publicado los tres primeros títulos de Vampiros Sureños (aún no tengo muy claro si ya han sacado el 4º). Van un poco lentos, lo que no es nuevo, pero sí desesperante. La industria literaria en este país deja mucho que desear en algunos campos: en éste y en el de su publicidad, por ejemplo. Libros increíbles que pasan totalmente desapercibidos porque nadie los menciona… algo tristísimo y perjudicial. Existe el boca-boca, pero no es suficiente, ni mucho menos. Por eso, aquí estamos l@s bloguer@s del mundo mundial, y en particular, una servidora: a muchos os va a enamorar el universo de Sookie, de eso estoy segura. Y si alguien consigue leer los 7 primeros libros, le gustará saber que en la web de Charlaine Harris se ha colgado el primer capítulo del octavo, un adelanto que amansará a las fieras… ¡Aunque mayo está a la vuelta de la esquina! Por aquí ya se ha traducido: buscad bien ;).

Ahm, antes de adentrarnos más y sumergirnos del todo en el mundo de los Stackhouse & Co., debéis saber que van a emitir, si no lo están haciendo ya, la versión televisiva de la saga. Con la huelga de guionistas y algunos otros problemillas, no estoy segura de si la HBO ya la ha estrenado. El encargado de llevar el proyecto a buen puerto es Alan Ball, creador de la serie A dos metros bajo tierra. La oscarizada y premiadísima actriz Anna Paquin (El piano, Volando libre, X-men…) será la amiga Sookie (y ya que ésta es rubia, Anna ha tenido que teñirse ese precioso pelo castaño ^-^); Sam Trammell encarnará a Sam, Ryan Kwanten a Jason (en un ratito sabréis quiénes son), y Stephen Moyer a Bill... Alexander Skarsgard hará de Eric, el sexy vampiro vikingo. Oh, y el nombre de la serie nos lo cambian por True Blood, que en las novelas es la marca de sangre sintética para vampiros más vendida. ¡Estoy deseando ver el capítulo piloto!

¿Y quién es ella? ¿Quién es Sookie Stackhouse y qué la hace tan especial y codiciada por todos? Por lo que recuerdo, todos o casi todos los libros transcurren en menos de dos semanas. Son historias relámpago, condensadísimas. No sé cómo, pero mil cosas ocurren al mismo tiempo y una tras otra, sin descanso: y esta rapidez y concentración; el nivel tan elevado de acción; el ir y venir de personajes memorables y la sensualidad que Charlaine imprime en ellos; y la frescura y soltura con la que escribe, además del mundo increíble tan verosímil que crea… hacen de esta saga un tesoro tan recomendable y a-pa-sio-nan-te.

El mundo que nos presenta Harris no es el que conocemos a través de Buffy o cualquier otra manida historia de vampiros. Nos encontramos en el año 2001 (año más arriba, año más abajo… La trama guarda cierta relación con la realidad del lector, ya que habla del Katrina y algún otro fenómeno), y hace tres, tuvo lugar la Gran Revelación (G.R.). ¿Qué ley es eso? Básicamente, se trata del anuncio que los vampiros hicieron ante el mundo entero, algo así como: “existimos de verdad, no somos personajes de leyenda; y ahora que los japoneses han inventado una sangre sintética que nos alimenta y nos permite vivir sin matar humanos, hemos decidido descubrirnos y reintegrarnos en la sociedad”.

Muerto hasta el anochecer transcurre tres años después de la G.R., y el mundo ha cambiado un poquito: los países se han posicionado y no todas las potencias han aceptado la coexistencia pacífica con los vampiros. Siguen siendo criaturas poderosas y potencialmente peligrosas, asesinos natos; y los humanos siguen pareciendo ganado ante sus ojos, y está claro que por mucho que se integren, habrá vampiros menos civilizados que continuarán cazándolos. Hay países que promueven la caza indiscriminada de vampiros (una auténtica y cruenta caza de brujas) y otros que los acogen como nuevos ciudadanos. EE.UU. entra dentro de esta última categoría, y gran parte de la raza vampira ha optado por refugiarse y establecerse allí. Y salvo por el hecho de que sólo salen a la calle de noche porque el sol los achicharra y se convierten en polvo, puede decirse que su existencia es bastante “normal”. Cuando llega el amanecer, su reloj interno los insta a esconderse en lugares oscuros y ocultos. Después de eso, se duermen y no hay dios que los despierte: cuando duermen, son muertos realmente muertos. Cuanto más viejos son, más capacidad tienen de aguantar un ratito despiertos si ocurre algún desastre diurno y han de correr para salvarse; pero los no tan mayores, aunque una bomba les vaya a caer encima, no abrirán los ojos, y sus cuerpazos harán PUF y se convertirán en polvo (definitivamente muertos= dos veces muertos).

Así que, si el sol es mortal para ellos (y el fuego, y rebanarles el pescuezo, y estacarles en el corazón... Se conocen vampiros milenarios, pero ni ellos son omnipotentes), ¿cómo viajan los vampiros? Si han de trasladarse a largas distancias y el sol está en lo alto, la solución es simple: viajan cómodamente dentro de sus ataúdes, en las líneas aéreas especializadas en viajes para su raza. ¿Y dónde se esconden durante el día? Todo vampiro que se precie y desee sobrevivir, tiene siempre a mano dos o más escondites secretos para sus horas de sueño. Cuando viajan a nuevos lugares, sólo tienen que dirigirse a los hoteles para vampiros: edificios sin ventanas (o con cristales tintados en deferencia a posibles acompañantes humanos: colmilleros, trabajadores, amantes...) que cuentan con guardias de seguridad las 24 horas del día.

Los vampiros de EE.UU. se han repartido el país y han establecido territorios: reinos y distritos, con reinas y reyes, y sheriffs y lacayos… Su jerarquía se basa en la edad de los individuos: cuanto más viejo seas, más poder tendrás (volar, controlar mentes vampiras y humanas, correr como el viento, ultra-fuerza…) y de más privilegios gozarás, más te respetarán y menos peligro correrás (teóricamente). Además, si un vampiro crea otro vampiro (muerde a un vivo, éste se desangra y revive a los 3 días), ese “hijo” suyo estará obligado a obedecerle y seguirle siempre que el creador lo exija, estarán eternamente ligados. También existen las luchas por poderes, alianzas internas o con otras criaturas, bodas por amor y odio… Son bastante celosos de su intimidad, no les gusta que nada suyo trascienda y se haga público; ni que los inferiores humanos metan la nariz, ni que se les controle… Ni que se les mate. Una cosa es que ellos ajusten las cuentas con los suyos, pero que otras criaturas atenten contra su existencia… no lo llevan demasiado bien. Y es aquí cuando tenemos que dividir a los humanos en tres grupos: [1] gente normal que les acepta sin más complicaciones; [2] colmilleros (fanáticos pro-vampiros: humanos adoradores de los vampiros que se desviven por llamar su atención, ya sea ofreciendo sus cuerpos, su sangre, etc.; humanos realmente patéticos); [3] y asesinos de vampiros (lunáticos que han formado sectas aterradoras que asesinan indiscriminadamente a vampiros y a todo bicho viviente que apoye la causa de los chupasangres).

Cuando un secreto sale a la luz, suele ocurrir que otros le acompañan. Y si de verdad existen los vampiros (humanos muertos bebedores de sangre, moradores de la noche y demás…), ¿por qué no iban a existir otras criaturas? Trasgos, hadas, gnomos, cambia-formas (humanos con la capacidad de convertirse en determinados animales: perros, pájaros…), weres (podría decirse que son una raza superior a los cambia-formas; también son humanos, pero se transforman siempre en el mismo animal, generalmente en criaturas poderosas, como lobos, tigres, panteras…: en inglés son were-wolves, were-panthers…), brujas y brujos (pueden ser humanos, cambia-formas…), wiccans (practican una magia más sencilla y más directamente relacionada con la naturaleza que los brujos), ménades (criaturas míticas que habitan los bosques; completamente idas y ávidas de sangre, locura, vicios y muerte), demonios, etc., etc. Sin embargo, visto el éxito relativo que han tenido los vampiros tras revelar al mundo su existencia, todas estas otras criaturas permanecen todavía en el anonimato. Viven entre los humanos sin dar a conocer su verdadera naturaleza; y, mientras, observan las consecuencias que la G.R. está teniendo sobre la población chupasangre, porque las sectas anti-vampiros son bastante eficaces. Dentro y fuera de ellas encontramos a los drenadores, castigados por la ley pero muy escurridizos (además, las nuevas reglas son ambiguas, y no todos los agentes de la ley aman a los vampiros, así que ocurren “accidentes”): se dedican a atacar y desangrar a los vampiros, ya que su sangre posee propiedades curativas y afrodisíacas, y en el mercado negro está por las nubes.

En el primer libro conocemos a la protagonista, Sookie, una telépata muy optimista, a pesar de todo lo que le ha ocurrido en la vida y todo lo que queda por venir. Tiene veintipico años y ha alcanzado suficiente control de su poder como para no enloquecer al estar rodeada de gente (y teniendo en cuenta que trabaja en un bar, donde se junta todo tipo de personajes…), pero cuando era niña y adolescente las pasó canutas. Por eso, cuando de cría decía que oía cosas, los adultos creían que estaba loca. La llevaron a médicos y psicólogos, aseguraron que era retrasada… Debido a su habilidad, en el colegio no fue (no pudo ser) brillante y, más tarde, tampoco fue capaz de estudiar una carrera, pues una universidad repleta de hormonas desatadas y estudiantes nerviosos y exaltados no ayudaban en absoluto a mantener su paz de espíritu. Así que Sookie se resignó y se quedó en Bon Temps con su abuela y su hermano mayor, Jason. Los padres de los hermanos Stackhouse murieron en un accidente de coche cuando eran niños, y a falta de otros parientes, se quedaron a vivir con la abuela, una anciana viuda de armas tomar que vivía en una casa algo perdida, en las inmediaciones de un bosque: ese aislamiento le fue bien a la telépata.

Y ahora, en las primeras páginas de Muerto hasta el anochecer, ocurre el milagro: un nuevo y peculiar cliente entra en el bar en el que trabaja Sook, el Merlotte’s, propiedad de su jefe y amigo Sam Merlotte, un tío bueno muy amable, atento y decente al que le lee con cierta dificultad. Hay que aclarar que Sookie mantiene una barrera permanente entre su mente y las de los demás, pero siempre se cuelan pensamientos, sobre todo cuando se encuentra cansada o las emociones están a flor de piel. Bien. ¿Y quién es ese nuevo cliente? Sookie hiperventila y se emociona, pues sus plegarias han sido escuchadas: ese cliente, de alguna manera, da la impresión de brillar un poco; y de su mente, lo único que recoge es un vacío muy agradable. Se llama Bill Compton y es un vampiro. Sookie acaba de descubrir que las criaturas más mortíferas y peligrosas para todo ser humano, son un remanso de paz para su mente. Y los vampiros, a su vez, hallan en Sookie (por ser telépata u otra razón) una criatura diferente, enigmática, apetecible, tranquilizadora… Además, es capaz de distinguir a un vampiro entre cien humanos porque el chupasangre brilla… Pero ningún otro humano se ha percatado de que los vampiros brillan. ¿Qué criatura, exactamente, es Sookie Stackhouse?

A lo largo de los 7 primeros libros, la amiga Sookie va a conocer a todo un repertorio de bravos y apuestos machotes de varias razas que la amarán y odiarán. Ella, a su vez, también amará y odiará; y será la asesina (directa o indirectamente) de alguna que otra oscura criatura (humanos chiflados incluidos).

En la primera novela aparecen varios interesantes personajes que Harris va a mantener en todos los libros. Jason Stackhouse es mujeriego hasta la médula y su hermana es quien le saca siempre las castañas del fuego; su relación irá profundizándose a lo largo de los libros, y veremos por fin a un Jason establecido y asentado con una... Adivinad con qué tía loca se queda: una were-pantera que en algún punto participa en su casi fatal secuestro. A Sam Merlotte le gustaría ser algo más que un simple amigo y jefe para la telépata. Sabe que es distinta y la acepta sin problemas; y quién mejor para aceptar lo diferente que alguien no normal, pues el bueno de Sam es un cambia-formas: suele transformarse en un precioso y amigable can. Bill Compton es el vampiro que se muda al pueblo de Sookie, aspira a integrarse entre los humanos y se convierte en el primer compañero de la telépata: compañero en todos los sentidos, ya que hasta entonces a Sookie le había sido imposible estar junto a chicos humanos en plan parejita feliz debido a su don. Eric es el jefe de Bill por jerarquía, y es el dueño del bar vampiro Fangtasía, situado en un pueblo cercano al de Sook. Se trata del ser más alucinante, buenorro, inteligente, astuto, misterioso y extraño que Sookie va a conocer jamás; y será una criatura que le dará a la protagonista verdadero dolor de cabeza… y de corazón. Además, cuando descubra el don de Sookie, requerirá sus servicios y la contratará para varios trabajos con altos niveles de peligrosidad. Pam es la “hija” de Eric y le ayuda en el bar, un local que atrae a colmilleros de toda clase y cientos de turistas con alma suicida. La amistad entre Sookie y Pam es desternillante. Esta vampira perezosa es uno de los mejores personajes de la saga, junto a Sookie, Bill, Eric, Sam y algún otro.

No voy a adelantar mucho más porque os destrozaría la historia y los triángulos, cuadrados y pentágonos amorosos, así que quedaos con los nombres de los “hombres” que pasarán (fugazmente o para quedarse O_O) por la vida de nuestra prota: los vampiros Bill y Eric (con los que, por razones de salud, intercambiará sangre: ellos beberán de la protagonista para curar más rápido sus heridas, y ella beberá de ellos para no palmarla… en varias ocasiones. Lo que no le habían explicado a la buena de Sookie es que ese acto la vuelve más fuerte y menos humana, y crea inmediatamente un vínculo entre el donante y el receptor de la sangre, unión que se fortalece con tomas repetidas…); el lobo Alcide, el tigre Quinn, la pantera Calvin… ¡Y ya basta, que a la pobre no la dejan ni respirar! Menos mal que tiene una impresionante hada madrina que vela por ella.

Eso es todo. Todo esto es todo ;).

Ha sido un placer, como siempre. Me despido hasta el próximo post con los resúmenes de las primeras novelas de Vampiros Sureños. ¡Ojalá os entre el gusanillo!


1. Muerto hasta el anochecer (Dead until dark)

A Sookie Stackhouse, ciudadana de Bon Temps, un pueblecito perdido de Louisiana, se le abren las puertas del cielo cuando conoce a Bill Compton, su nuevo vecino y apuesto vampiro. Es la primera criatura que conoce cuya mente no puede leer, y encuentra la situación sumamente agradable y relajante. Bill también la encuentra fascinante; y, de amigo, pasará a convertirse en algo más de la telépata. Hasta ahí todo perfecto. El problema llega cuando en el pueblo y los alrededores comienzan a aparecer mujeres asesinadas. Todas las miradas se dirigen a Bill, ya que hay quienes todavía desconfían de los vampiros; además, las víctimas eran colmilleras. Lo curioso es que no han muerto drenadas, y ya que un vampiro jamás abandonaría un cuerpo sin haber tomado toda su sangre… Está claro que alguien está dispuesto a acabar con las mujeres que han tenido y tienen relación con los vampiros. Por eso, Bill se preocupa por Sookie, sobre todo cuando alguien comienza a acecharla y amenazarla de muerte.

2. Corazones muertos (Living dead in Dallas)= menuda mierda de traducción han hecho, por cierto.

Esta vez, la mayor parte de la historia se desarrolla en Dallas. La mala suerte de Sookie no ha hecho nada más que comenzar. Primero, asesinan a su compañero de trabajo, el extravagante gay Lafayette, y acusan al sheriff Andy Bellefleur de su muerte. Después, una ménade se le aparece a la telépata en mitad de la noche y la envenena. Mientras se debate entre la vida y la muerte, una médica gnomo ordena a varios vampiros que le saquen el veneno del cuerpo si desean que sobreviva… Y no necesita pedirlo dos veces: Bill, Eric y Pam están encantados de cumplir con la tarea de chupar esa sangre tan deliciosa (a la que alguno que otro ya se ha vuelto adicto, todo hay que decirlo). Como si eso no fuera suficiente, ahora debe un favor a Eric: se ha enterado de su don y la envía a Dallas a realizar un trabajito entre peligrosos vampiros. Otro gran problema añadido al carro es el encontronazo entre Sook y una iglesia-secta anti-vampira que intentará quemarla viva… Menudo camino de rosas con espinas le espera.

3. El club de los muertos (Club dead)

Las cosas con Bill van bien, ¿no? Pues, por lo visto, no: se muestra distante y se pasa las noches trabajando con el ordenador. Y un día, POF, desaparece de la vida de Sookie. ¿Qué diantres está ocurriendo? Eric tiene una idea y la contrata para buscar a Bill. La envía a investigar al sub-sub-submundo de Mississippi. Allí conocerá al nuevo machote de la lista: Alcide Herveaux, un guapísimo lobo que hará de acompañante y protector, y cuya última novia está como una regadera y va a perseguir a Sookie con saña en este libro y posteriores. El plan es dejarse caer por el Club Muerto, un antro frecuentado por vampiros y otras criaturas inciertas, y enterarse de dónde podrían tener retenido a Bill… Pero cuando lo encuentra, no está tan segura de quererlo de vuelta en su vida o que se achicharre en el infierno: al parecer, en su ausencia Bill no ha sido el vampiro amoroso que debería haber sido. Sookie deberá replantearse su vida y a quién deja dentro o fuera de ella mientras trata de salvar el pellejo.

4. Muerto para el mundo (Dead to the world)

Adivinad qué hermoso, escalofriante y sexy vampiro se encuentra Sookie una noche corriendo desnudo y desorientado por la carretera de camino a casa. Se trata de Eric, pero de un Eric hechizado y sin memoria, con una amnesia total que lo convierte en una criatura amable, inocente, adorable, dulce, vulnerable… Revolucionará la vida y el corazón de Sookie. Así que va a convertirse en la cuidadora, protectora, amiga y compañera del ex–tenebroso vampiro. Y, de paso, si quiere seguir viviendo, tendrá que averiguar el origen de todo eso, que desembocará en una épica batalla entre brujas, humanos, wiccans, vampiros, hadas y hombres lobo.

5. Absolutamente muerto (Dead as a doornail)

Alguien anda disparando contra los cambia-formas, y dado que Jason acaba de convertirse en una pantera, Sookie está de los nervios. Uno por uno, van cayendo conocidos y amigos, y cunde la alarma entre la comunidad cambiante; incluso Sam resulta herido. Sookie tendrá que ponerse las pilas y utilizar su don para barrer las mentes de todo bicho viviente y dar con el asesino, sobre todo cuando la luna llena se acerca y ella misma se convierte en víctima potencial del francotirador. Además, Sookie es “Amiga de la manada”, miembro honorífico de la jauría de lobos, y Alcide la lleva a una sangrienta ceremonia en la que se elige de forma poco ortodoxa al nuevo líder. Allí conocerá a un hombre alto, guapo y afeitado por todas partes: el misterioso were Quinn.

6. Definitivamente muerta (Definitely dead)= no estoy segura de si es ‘muerta’ o ‘muertos’.

Sookie tiene un gran cacao sentimental de amor y odio hacia varios pretendientes: Bill, Eric, Sam, Alcide, Calvin Norris (el líder de las panteras) y Quinn. Éste último no se anda con rodeos y le pide una cita; y en su primera salida, sufren un intento de asesinato. ¿A quién iba dirigido el ataque? ¿A ella o al tigre? No tendrán mucho tiempo para pensarlo, ya que la única prima de Sookie, a la que no veía desde hacía años, ha muerto asesinada. Y, oh, sorpresa, su prima no era humana, sino una vampira recién convertida. Y, uh, doble sorpresa, era la amante de la milenaria reina vampira de Lousiana, Sophie-Anne Leclerq. La vida de Sookie vuelve a pender de un hilo: tendrá que hacer frente a continuos ataques e intentos de asesinato; deberá acudir junto a la reina y enfrentarse juntas al complot del rey; vivirá puerta con puerta con Amelia, una bruja de lo más peculiar; huirá con Quinn a través de bosques y pantanos... No va a tener tiempo de aburrirse.

7. Todos juntos muertos (All together dead)

Esta vez las habilidades de Sookie serán requeridas por la reina Sophie-Anne: tendrá que asistir a la cumbre vampírica acompañada por Eric, Bill, Pam y algún demonio amigo. La vida de la reina peligra y ha de someterse a un juicio por el asesinato de su marido y rey; y Sookie será la encargada de asegurar la supervivencia de todos; sobre todo cuando a las puertas del mega hotel en el que se hospedan y se celebra la cumbre, decenas de fanáticos anti-vampiro se manifiestan con odio y violencia. En esta novela Sookie va a estar acompañada por reyes y reinas vampiros, demonios, cambia-formas y humanos suicidas. La muerte acecha dentro y fuera del hotel, y la telépata se las verá y deseará para lograr que todos, o casi todos, sobrevivan a la catástrofe, una masacre sin precedentes que va a asolar a la comunidad vampiro… Porque las bombas son muy, muy peligrosas… Sobre todo a la luz del día.