30 nov. 2007

No te lo vas a creer, Sophie Kinsella

Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de amor:


Sophie Kinsella es una de las mejores escritoras de novela romántica de los últimos tiempos. Su obra es refrescante, divertida, disparatada, original, ligera y entrañable. Hasta ahora he leído tres de sus novelas y me declaro fan incondicional.

El género de las novelas románticas tiene muchos detractores prejuiciosos, y yo estoy aquí para obviarlos y contaros qué tiene de especial la obra de Kinsella.


La literatura romántica, junto con la fantástica, de aventuras, histórica, de misterio y alguna más, entra dentro de mis géneros preferidos. Las novelas de terror son algo que me superan, lo siento: mi imaginación es demasiado viva para soportarlas... A lo que íbamos: la novela rosa es un género literario más y os animo a que le deis una oportunidad (si es que no lo habéis hecho ya, en cuyo caso: ¡Hola!).


La obra de Sophie Kinsella pertenece al subgénero denominado ‘chic-lit’, definido como un género literario escrito, generalmente, por y para mujeres.

Las novelas chic-lit hablan de mujeres que rozan o pasan la treintena, con una buena posición social y económica, y cuyos trabajos tienen cierto glamour (moda, publicidad, grandes editoriales...); sus armarios son dignos de verse y visten los últimos y más elegantes modelitos...

Aunque siempre caben excepciones en todos los puntos, desde luego; y es importante aclarar que no todo es de color de rosa (un buen ejemplo son las novelas de Marian Keyes: en Rachel se va de viaje toca con gran crudeza y realismo el tema de la drogadicción).

Las protagonistas chic-lit suelen ser mujeres jóvenes, solteras, profesionales, estresadas y con la necesidad, consciente o no, de un cambio radical en sus vidas. Este cambio ha de darse, principalmente, en dos campos: el profesional y el del amor (todas las protagonistas sufren de su ausencia); y al final de la novela vemos que el caos en el que vivían se ha relajado relativamente y el príncipe de sus sueños (o pesadillas) ha aparecido.

Ejemplos sobresalientes de autoras de este género son: Helen Fielding (El Diario de Bridget Jones); Marian Keyes, Candace Bushnell (Sexo en Nueva York), Sophie Kinsella, Erica Orloff (La clase de baile), Lauren Weisberger (El diablo viste de Prada), Meg Cabot (archiconocida por su colección juvenil de El Diario de la Princesa, llevada al cine)... Esta vez nos centraremos en madame Kinsella, pero prometo escribir próximamente entradas sobre otras autoras chic-lit que me han enamorado.

Sophie Kinsella es, en realidad, la británica Madeleine Wickham, escritora y periodista financiera; y de su obra, traducida a más de treinta idiomas, se han vendido millones de ejemplares.

Es autora de la famosa serie Loca por las compras (Shopaholic Series, 2001-2007), protagonizada por Becky Bloomwood, una compradora compulsiva y permanentemente arruinada con la que los lectores nos desesperamos hasta decir basta, aunque al final todo se resuelve y podemos volver a respirar.

En La Reina de la Casa (The Undomestic Goddess, 2005), Samantha, eminente abogada de la City londinense y a punto de convertirse en la socia más joven de su bufete, comete un error tan garrafal que, totalmente ida, huye y termina en un precioso pueblecito, en el que se convierte por accidente en ama de llaves de una mansión (por cierto: no sabe cocinar, ni planchar, ni poner la lavadora, ni coser, ni limpiar...).

Un apunte gracioso: Samantha, en un momento clave de la historia, hace una búsqueda en Google, pero no da con ningún resultado, pues ha buscado mal. Debería haber ido a ‘búsqueda avanzada’ y se habría ahorrado muchos problemas... Le haría falta una clase de Documentación Informativa, ¿no creéis ;)?


Y, por fin, No te lo vas a creer (Can you keep a secret?, 2004).

El primer volumen de Loca por las Compras y la novela La Reina de la Casa me han entusiasmado (sobre todo el segundo título), pero No te lo vas a creer es sublime. Es, sencillamente, genial, desternillante, divertida...

No me extraña que ya hayan pensado en llevarla a la gran pantalla, con Kate Hudson dando vida a la protagonista. Esta obra me ha hecho reír a carcajadas.

La historia es una completa locura: una publicista, tras una reunión de trabajo que ha sido un desastre, regresa a casa en avión. El problema es que tiene miedo a volar, y entre eso, su horrible estado de ánimo, las alarmantes turbulencias que sufren y el hecho de que antes de subir al avión se ha tomado unas cuantas copas de más para serenarse...

Hay quienes, cuando están ebrios, tienen la lengua muy larga, y nuestra querida protagonista, Emma Corrigan, no iba a ser menos. Así que se pasa el viaje entero confesándole sus deseos, fantasías y secretos más secretos (el día en el que perdió la virginidad, que los tangas le parecen incómodos, que cuando una compañera del trabajo le pide ayuda para hacer juntas un informe en realidad se van a la calle a dar una vuelta...) a su desconocido compañero de asiento que, como comprobará después horrorizada, es el Gran Jefe de la empresa en la que trabaja...

Preparaos para disfrutar con esta nueva lectura, os aseguro que vale la pena.


Hasta aquí hemos llegado esta vez, con un breve repaso a la novela chic-lit y un informe sobre una de sus mejores autoras. Y, ya sabéis, si viajáis en avión: que la suerte de Emma os acompañe ;).



21 nov. 2007

Memorias de Idhún, Laura Gallego García

Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de amor:
Perv-rating:


El género de literatura fantástica en nuestro país goza de considerable éxito. Tal vez no conozcáis todavía a nuestros grandes autores, de manera que os presentaré a unos pocos: Santiago García-Clairac, Javier Negrete, Tobías Grumm... Y, por supuesto, una de las mejores y mi favorita: Laura Gallego García.

Esta joven valenciana, autora de unas cuantas buenas obras como: Finis Mundi, La leyenda del Rey errante, Mandrágora, Alas de Fuego, Crónicas de la Torre, Las hijas de Tara, etc., es también la creadora de la magnífica trilogía Memorias de Idhún, de la que voy a hablaros en esta ocasión.

Por cierto, hace unos días salió a la luz su nuevo título: La Emperatriz de los Etéreos. Tengo el libro en mi estantería a la espera de que lo lea, y cuando acabe El Ejército Negro, de Santiago García-Clairac, iré a por esos etéreos que tan bien pintan.

Pero volvamos a Idhún y empleemos las líneas que tenemos en Victoria, Christian y Jack... O, mejor dicho, en Lunnaris, Kirtash y Yandrak, ¿os parece? (espero no haberos desvelado nada, pero, en serio, era evidente, ¿no?).

La saga de IdhúnLa Resistencia (2004), Tríada (2005) y Panteón (2006)– repartida en 2266 páginas, narra las aventuras de los tres protagonistas principales y todo el universo que surge a su alrededor. La obra, situada en la actualidad, transcurre entre nuestro mundo (Italia, Madrid, Tokio, Nueva York...), e Idhún, en cuyos cielos se ven tres soles y tres lunas.

Jack y Victoria son dos humanos corrientes y molientes que viven su vida de adolescentes en la Tierra sin mayores preocupaciones que las típicas de la edad. Sin embargo, un día, Jack ve cómo dos extrañas figuras asesinan a sus padres; y Victoria...

Paso por paso, de acuerdo.

Idhún lo gobierna y tiraniza ahora un terrible mago, Ashran el Nigromante; y los idhunitas (celestes, feéricos, gigantes, humanos, varus, yan, bestias sin nombre...), salvo los siervos-aliados de Ashran (los szish y las poderosas serpientes aladas llamadas sheks), viven en el más profundo terror.

Muchos, el día en el que el Nigromante conquistó Idhún, se refugiaron en la Tierra, pero ahora un asesino de mirada glacial y letal, Kirtash, los busca. Un mago y un príncipe guerrero que luchan contra las fuerzas del Nigromante, acuden a la Tierra en busca de los aliados que todavía sigan con vida; y, oh, destino, dan con Jack y Victoria, un danés y una madrileña que parecen mantener un extraño vínculo.

Así nace "La Resistencia", cuyo cuartel se esconde en un mundo entre mundos: Limbhad, y actuará tanto en la Tierra como en Idhún, donde se desarrollará la mayor parte de la compleja, inteligente y asombrosa historia.

Ashran gobierna junto al rey de los sheks, pero es evidente que el Nigromante es demasiado poderoso para ser un humano, por muy grande que sea su poder. ¿Qué criatura hay detrás de ese hombre?

Por otro lado, Alsan de Vanissar (el príncipe guerrero) y Shail (el mago), encuentran, aparentemente, a dos simples mortales; pero Jack y Victoria no son lo que parecen, aunque les llevará un tiempo descubrirlo.

¿Y Kirtash? Medio humano y medio shek, tiene la clara misión de exterminar a los idhunitas exiliados y a los miembros de la Resistencia, pero... ¿Qué es eso que siente hacia Victoria? No entiende que una simple humana le suscite tantas emociones y pensamientos contradictorios...

Luchas, batallas encarnizadas, enfrentamientos inútiles; odios legendarios sin razón de ser, aunque inevitables al mismo tiempo; muertes que los lectores lamentamos y lloramos a lágrima viva; criaturas extrañas y maravillosas; magia, muerte y vida; el unicornio y el dragón de la profecía; dioses terribles, demasiado inalcanzables y tan ciegos que ni siquiera son capaces de ver a sus criaturas; dosis intensísimas de amor...

Laura Gallego García ha creado Idhún y le estoy profundamente agradecida. Miles de lectores, tanto en nuestro país como en otros, son fieles seguidores de esta saga tan impresionante, y no es para menos.

Como siempre, os animo a que le echéis un buen vistazo. Las aventuras, la definición de los personajes, etc., están magníficamente plasmados.

Además, el hecho de que se pase con toda normalidad de los bosques, desiertos y cordilleras nevadas del mundo idhunita a un concierto en Nueva York o al metro de Madrid, es lo que lo hace tan interesante, creíble y tan cercano. Hay muchísimas emociones y he de confesar que he tenido el corazón en un puño en varias ocasiones a lo largo de la trilogía...

De hecho, algo que ocurre en Panteón me ha dejado tan... ‘Traumatizada’ no es la palabra, pero sí es cierto que me ha impresionado demasiado, tanto, que estoy tardando en acabarlo. Me siento demasiado impresionable con Idhún en las manos, pero estoy ansiosa por descubrir el final... Y, como ya dije una vez, también eso me entristece ;).

Por ello, espero que La Emperatriz de los Etéreos sea el siguiente de muchos para poder disfrutar más y más de la autora, porque está claro que Laura tiene mucho que ofrecer y todavía va a dar mucha guerra.




15 nov. 2007

Los Goonies













Una pregunta: ¿Sois de aquellos que son capaces de ver una película una y mil veces?

Yo, según de cuál se trate, sí, y eso me ocurre con una larga lista: E.T., Los Goonies, Liberad a Willy, Víctor o Victoria, Criaturas Feroces, Algo para recordar, Tienes un e-mail, Los chicos del Coro, Sáhara, Las Vacaciones de Mr. Bean, Peter Pan (la de carne y hueso), Tú a Londres y yo a California, Grease, La Princesa Cisne (sí, sí: de pequeña era como una obsesión... ), Sabrina (con Julia Ormond y Harrison Fooooord), Piratas del Caribe, Volando Libre, Contact, La Bella y la Bestia, Mulán, El Viaje de Chihiro, Hauru’s Moving Castle, La princesa Mononoke, Bambi, El rey León, Los Aristogatos (“¡Todos quieren ser ya gato jazz!”), Anastasia, las de los Blues Brothers, Siete novias para siete hermanos, etc.

Aunque haga una semana que haya visto cualquiera de ellas, soy muy capaz de tirarme mis buenas dos horas en el sofá devorándolas otra vez. Volveré a reír, a emocionarme... Ya sea por la historia, por la música: todo vale. Esa es la magia de las buenas obras (se admiten muchos más títulos, pero de momento me he quedado en blanco).

Y por eso estamos aquí hoy: esta vez hablaremos de uno de los grandes trabajos en los que participó el señor Spielberg: Los Goonies, una de las películas de culto de los años 80 y un gran clásico de aventuras.


¿Os suena? ¿La habéis visto? ¿Cuántas veces? Yo ya he perdido la cuenta, no tengo dedos suficientes en todo el cuerpo para contar. De hecho, aquí está, encima de mi mesa, lista para que le den al play de nuevo: una cinta VHS muy usada y que amenaza con rayarse del todo.

Los Goonies (1985): una película de Richard Donner, historia de Steven Spielberg, guión de Chris Columbus y música de Dave Grusin (la banda sonora de la película es muy emocionante y en ‘Sloth theme’ encontraréis aires andaluces).

Narra la gran aventura de una pandilla de jóvenes algo peculiares. Viven en un barrio de un pueblecito costero estadounidense y están a punto de perder sus casas a manos del típico rico despreciable que pretende convertir el lugar en un campo de golf.

Nadie tiene dinero para salvar sus hogares, pero los Goonies (así se llama la pandilla de amigos) encuentran un mapa de un tesoro que el legendario pirata Willy ‘El Tuerto’ escondió en los acantilados... Y al final, terminan metidos en la boca del lobo en busca de ese tesoro y perseguidos por una familia de gángsteres.

La cosa no queda ahí: se internan bajo tierra, tienen que sortear las trampas del pirata, se topan con algún que otro cadáver, varias veces están a punto de morir aplastados por rocas inmensas o atravesados por afiladas cuchillas, etc.

Hablemos de los personajes. El grupo de los Goonies lo forman los hermanos Walsh (el mayor, Brand, típico guaperas de instituto; y Mikey, que hace de Sam en El Señor de los Anillos, algo más crecidito, claro), Bocazas (adivinad por qué), Data (y sus “tuampas”), Gordi, Stef (me encantan sus gafas) y Andy, la animadora. La verdad es que los diálogos son muy, muy divertidos (¡felicidades a Spielberg y Columbus!). Y además de ellos, tenemos a Sloth, los Fratelli...

En el DVD se incluyen algunas escenas eliminadas. Una de ellas, la del ataque de un pulpo gigante y bastante asqueroso, es imprescindible para entender un comentario que hace Data al final de la película. Un gazapo bien grande, porque sin saber lo del pulpo te quedas diciendo “¿Ein? ¿Soy tonta o me he perdido algo?” (y no, no lo soy; gracias a dios, ¡todo tenía una explicación!). Podéis ver 3 escenas eliminadas en Youtube.


Sería capaz de hablaros durante líneas y líneas, pero acabaríais como la mamma de los Fratelli, así que termino aquí, no sin antes contaros algunas curiosidades acerca del film.

Atención: el padre de los hermanos Walsh fue después el guionista de Liberad a Willy; cuando los Goonies salen de las cuevas al final de la película y llegan a la playa, uno de los policías que aparecen es Richard Donner; Data trabajó en Indiana Jones; el actor que interpreta a Sloth fue jugador de la NFL; el mapa original de la película se lo quedó el actor que encarna a Mikey, pero su madre lo tiró a la basura pensando que era un papel viejo (pobre ^O^)...

Ya me callo, que otras 3 curiosidades que pensaba contaros son demasiado tristes.

Espero que veáis pronto Los Goonies, merece muchísimo la pena. ¡Nos leemos!


Links de trailers:
http://www.youtube.com/watch?v=pWgc8Ute2tU
http://scryscript.wordpress.com/2007/08/31/los-goonies/ http://www.youtube.com/watch?v=M4-qZrjmy8U



5 nov. 2007

Las Vaciones de Mr. Bean

Seáis fans o no de Mr. Bean, esta película os dejará con muy buen sabor de boca.

De acuerdo, “para gustos se pintan colores”, pero quien no disfrute de estas locas vacaciones no tiene ni un atisbo de, de… De todo, porque estamos ante una película totalmente transparente: agradable, divertida, sin giros oscuros, ni maldad, ni… Es muy, muy agradable y desternillante.

Mr. Bean, personaje que encarna el cómico inglés Rowan Atkinson, es toda una leyenda. La mala suerte es su compañera, y, sin embargo, jamás de los jamases se desanima, siempre sonríe. Lo que nos lleva a pensar que es tonto o inocente en extremo, supongo, pero si ese es el caso, lo es de un modo maravilloso.

En este film, al igual que en otros, Bean no se deja avasallar por nada ni por nadie: es natural como la vida misma, algo extravagante y diferente al resto, no actúa para los demás ni como si hubiera miles de ojos siguiendo todos sus movimientos, y sigue y sigue hasta que al final consigue lo que parecía imposible. Y, en el camino tan disparatado que toma, siempre encuentra infinidad de personajes entrañables.

Para quienes todavía no hayáis visto la película, os la recomiendo 100%. Es distinta a lo que suele verse últimamente en los cines (¡con sus buenas excepciones, por supuesto y gracias a los cielos!), no hay acción trepidante, ni tópicos chabacanos de los de siempre; y el diálogo es escaso (porque así lo exige el film), disparatado y fluido. Se trata, simplemente, de la huella que Bean deja en Francia.

Hay quienes se desesperan con sus aventuras cuando todo parece marchar al revés, y si bien en la película ocurre más de lo mismo, el modo en el que se desarrollan los hechos es perfecto.

¿Queréis que os cuente el argumento en unas líneas para abrir boca? Ahí va:
En la primera escena aparece Mr. Bean al volante de su conocido mini amarillo. Entra en la parroquia del barrio, en la que se celebra una rifa. Y, ohh, maravilla, al bueno de Bean le toca un fantástico viaje a la playa francesa de Cannes, conocida por su Festival de Cine (casualmente, se celebrará durante la estancia de Bean en la ciudad). Así que, Bean y la cámara de video digital que también le han regalado, llegan a Francia para revolucionarlo TODO.


Primero: tiene que ir a la Gare de Lyon, pero se confunde y acaba en la otra punta de París.

Segundo
: una vez que llega a la estación indicada y tras más tropiezos cómicos y desesperantes, logra, sin quererlo, que un hombre se quede fuera del tren. El asunto no habría sido demasiado grave, de no ser porque el hijo de ese señor se ha quedado solo en el tren en el que sí ha montado Bean.
Tercero
: el niño ruso, Stefan, y Mr. Bean, se convierten en compañeros de viaje. La misión de Bean es llegar a la playa de Cannes (“la mer”) y, por supuesto, aunque sospecho que en segundo lugar, devolver a Stefan con su padre. Y si habíais esperado toparos con un niñito normal y aburrido, rebobinad, porque estamos ante un diablillo muy adorable y gamberro que se va a convertir en otro de los protagonistas de la historia.

Cuarto: muertos de hambre y de sed, cansados y sin dinero, ni pasaporte, ni nada en absoluto, estos dos personajes tan dispares montan un espectáculo en medio de un mercado. ¡Todo perfecto por 1ª vez! Ja, ilusos… No voy a desvelaros cómo sucede esta parte, pero sí su resultado: Bean (al que cuando se le juntan varios pensamientos a la vez, su cabeza explota y borra los menos inmediatos) “abandona” al niño, quien se queda alucinado mientras le ve marchar montado en una bicicleta robada y en pos de un camión lleno de gallinas… La locura está servida.

Quinto
: ya sabéis que el destino de ambos es Cannes, así que volverán a encontrarse. Mientras tanto, por el camino Stefan se unirá a una banda de músicos “muy enrollados”; y Bean se perderá, un tanque de guerra destrozará su bici, acabará en un pueblo perdido que parece anclado en el tiempo… Y conocerá a la bella actriz Sabine. “Bean-Sabine-Bean-Sabine”, canturrea el loco inglés.

Sexto
: el destino vuelve a unir a los viejos amigos y ahora tenemos a todos juntos, Bean, Stefan y Sabine, cada uno de nacionalidad distinta y sin posibilidad de entenderse. Y lo que podría ser un caos, es justo lo contrario. La música, la elección del paisaje, la fotografía, el vestuario… Todo en esta película, a mi parecer, es perfecto.

Séptimo
: al final, de algún modo increíble, los tres consiguen llegar sanos y salvos a Cannes, donde tendrá lugar el acto y locura final.


Por todo esto que os he contado y mucho más que me dejo en el tintero, deberíais ir a ver Las Vacaciones de Mr. Bean, aunque sea por mera curiosidad; y, si no os gusta, sois libres de criticarme en los comentarios a este post. Pero hacedme caso, no tiene desperdicio.

Además, ¿cómo no va a estar la risa asegurada si en un cartel de la película en el que aparece Mr. Bean junto a una gallina, dice así: "Uno de estos 2 tiene el cerebro del tamaño de un cacahuete"?

Aquí os dejo un tráiler de la peli en YouTube.




4 nov. 2007

Crepúsculo: un amor peligroso (2ª parte)


Tenía que retomar el post de Crepúsculo para añadir algo de información que, seguro, alguien agradecerá ;).

Pues bien, aquí estoy, con el corazón en un puño tras terminar el tercer y penúltimo libro de la saga, Eclipse.

He de decir que el próximo y último, titulado en inglés Breaking Dawn tardará bastante en publicarse, pero el hecho es que Stephenie aún tiene cuerda para rato, con lo cual ya podemos respirar tranquilos. Y además de ese cuarto libro de la saga, la autora ofrecerá otra novela en la que plasmará los pensamientos de Edward Cullen: Sol de Medianoche. Creo que ya estoy hiperventilando...

Esta vez acabo pronto, pero os dejo las líneas que aparecen en las contraportadas de los libros hasta ahora publicados y los comentarios que se han hecho en las páginas oficiales. ¡Hasta la próxima!

Por cierto, habrá película, y en Japón ya se ha publicado el manga basado en la serie... En serio, me va a dar algo. Por aquí os dejo algunas ilustraciones, espero que os gusten.




CREPÚSCULO

"Hay tres cosas de las que estoy completamente segura. Primera, Edward es un vampiro. Segunda, una parte de él se muere por beber mi sangre. Y tercera, estoy total y perdidamente enamorada de él."

Cuando Isabella Swan se muda a Forks, una pequeña localidad del estado de Washington en la que nunca deja de llover, piensa que es lo más aburrido que le podía haber ocurrido en la vida.
Pero su vida da un giro excitante y aterrador una vez que se encuentra con el misterioso y seductor Edward Cullen. Hasta ese momento, Edward se las ha arreglado para mantener en secreto su identidad vampírica, pero ahora nadie se encuentra a salvo, y sobre todo Isabella, la persona a quien más quiere Edward...



LUNA NUEVA

"Cuando el papel me cortó el dedo, sólo salió una gota de sangre del pequeño corte. Entonces, todo pasó muy rápido. "¡No!", rugió Edward... Aturdida y desorientada, miré la brillante sangre roja que salía de mi brazo y después a los ojos enfebrecidos de seis vampiros repentinamente hambrientos..."

Para Bella Swan, hay una cosa más importante que su propia vida: Edward Cullen. Pero enamorarse de un vampiro es más peligroso de lo que Bella nunca podría haber imaginado. Edward ya ha rescatado a Bella de las garras de un diabólico vampiro, pero ahora, a medida que su arriesgada relación amenaza todo lo que es cercano y querido para ellos, se dan cuenta de que sus problemas puede que sólo estén empezando...



ECLIPSE

"De pronto, saltó una chispa de intuición en aquel silencio sepulcral y encajaron todos los detalles. Algo que Edward no quería que supiera. Algo que Jacob no me hubiera ocultado. Algo que había hecho que los Cullen y los licántropos anduvieran juntos por los bosques en peligrosa proximidad. Algo que, de todos modos, había esperado. Algo que yo sabía que volvería a ocurrir, aunque deseara con todas mis fuerzas que no fuera así. ¿Es que nunca jamás iba a terminar?"

Mientras Seattle es asolada por una cadena de misteriosos asesinatos y un malvado vampiro continúa su búsqueda de venganza, Bella se encuentra, una vez más, rodeada por el peligro. En medio de todo esto, se verá forzada a elegir entre su amor por Edward y su amistad con Jacob... sabiendo que su decisión tiene el potencial para encender la llama de la lucha intemporal entre vampiros y hombres-lobo. Con su graduación aproximándose rápidamente, Bella tiene que tomar una decisión más: vida o muerte. Pero ¿cuál es cuál?








2 nov. 2007

"Kill Bill 2" y los Superhéroes de Marvel









La terrible y sangrienta historia que el director Quentin Tarantino nos cuenta en Kill Bill Volumen 1 y 2 hace que la mente del espectador se sobrecoja y reflexione sobre algunos puntos.
La extraña, fina e increíble crueldad del asesino Bill asusta.

¿Existen realmente personas tan despiadadas y retorcidas? (Bufad ante mi pregunta, por favor). Desde luego que existen, por supuesto y por desgracia. Pero también existen grandes y pequeños héroes, y el personaje que encarna la elegante y guapísima Uma Thurman se encargará de hacer justicia… A su manera, claro está.

Sin embargo, no estamos aquí para debatir valores ni preguntas que nos hayan surgido tras ver estos filmes, sino para hablar de algo mucho más suave. Si no habéis visto Kill Bill, os recomiendo que lo hagáis. Y para quienes sí hayáis visto estas películas, tengo una pregunta: ¿recordáis las escenas finales del Volumen 2?

Os pondré sobre la pista para situaros: Bebé/Beatrix Kiddo/La novia/Uma Thurman (actriz) y Bill/David Carradine (actor), el padre de su hija, se encuentran en la casa en la que él vive con la niña. Es un momento delicado de la película, ya que Bebé –así es como él la llama- acaba de llegar a casa de Bill con intención de matarle por todo el sufrimiento que le ha causado, y, de repente encuentra no sólo a Bill, sino también a su hijita, a la que creía muerta. No voy a explicaros nada más sobre estas circunstancias porque os destrozaría la película.



Pues bien, a lo largo de esa escena, Bill, con todo ese autocontrol que parece tener, se refiere a Beatrix como una heroína; mejor dicho, como una superheroína a la altura de Superman. Y, como si no tuviera otra cosa más importante de la que ocuparse, con toda esa tensión tan fuerte en el ambiente y la muerte susurrando por los rincones, Bill se pone a hablar de los superhéroes de toda la vida. Uno se queda algo alucinado al principio de su discurso, pero después se entiende la gran verdad que esas palabras encierran. Lo cierto es que aplaudo en especial esta parte del guión: han abordado un tema difícil de una forma muy original.

Nuestro asesino habla de los superhéroes de verdad y de “los de mentira”, por así decirlo. Cuando la asesina Beatrix supo que estaba embarazada, huyó lejos del mundo de Bill para proteger a su bebé. Desapareció y la dieron por muerta, y mientras un furioso Bill clamaba venganza, ella se estableció en un pueblecito y se creó una nueva personalidad, una nueva existencia, tranquila y normal. Esa vida, según Bill, es su alter ego.

Beatrix es una “superheroína”, una asesina, vaya; lo que hace es lo que es, lo lleva en la sangre. Cuando Bill le pregunta si le ha gustado volver a matar, ella responde 'sí'. Y cuando se convierte en la chica del pueblecito, lo que hace es disfrazar y ocultar su verdadero ser; y es en este punto cuando Bill la compara con Superman, el otro gran superhéroe que menciona. Porque, a diferencia de Spiderman o Los 4 Fantásticos, Superman nació siendo Superman, Superman es Superman y no Clark Kent; este humano es su alter ego, la forma que adopta para esconder su yo real. Y, como lo hará Beatrix, Superman también adopta la personalidad de un personaje débil: de fuertes, valientes y guerreros seres, se transforman en simples y torpes humanos de vida sencilla.

Bill se mofa así de Spiderman, que se convierte en tal cuando una araña le muerde y su cuerpo muta. Ejemplos similares a nuestro hombre araña son Los 4 Fantásticos y el verde Hulk.

Y ejemplos contrarios, ejemplos de verdaderos superhéroes como Beatrix Kiddo o Superman, son los X-Men, de los que Bill se olvida y que merecen ser nombrados, tanto por haber nacido como criaturas extrañas e incomprendidas, como por la lucha contra la ignorancia de los humanos en la que se ven inmersos.





Serie Crepúsculo, Stephenie Meyer

Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de amor:
Perv-rating:


Un licántropo, Jacob Black, se enamora de una humana; un vampiro, Edward Cullen, se enamora de una humana; y una humana, Bella Swan, ama a un vampiro y a un hombre lobo.
Lobos y vampiros, enemigos de muerte; la humana, neutral y sin comprender la aversión de los unos por los otros.

La vida de Bella pende pronto de un hilo, y para sobrevivir tendrá que dejar atrás esa vida y acoger la muerte de su vampiro. Y cuando llegue el momento del cambio, dejará de ser quien es, abandonará todo lo que tiene, incluido el lobo: su mejor amigo, su eje. Pero no tiene elección: o uno u otro, y, lo quiera o no, su existencia sin el vampiro sería una no-existencia…

Complicado, ¿eh? Pues este es el dilema de Bella Swan, la misteriosa protagonista de la saga Crepúsculo que, de la mano de la escritora estadounidense Stephenie Meyer, nos trae a miles de lectores de cabeza: Crepúsculo, Luna Nueva y Eclipse.

El pasado 31 de octubre de 2007, día de Halloween, salió a la venta en España el tercer volumen de esta saga que todavía no sabemos si será trilogía, tetralogía, pentalogía o qué. Lo que está claro es que todos desearíamos que historias como estas no terminasen nunca: Crepúsculo, Harry Potter… Los libros que nos enamoran deberían ser eternos, aunque un final sin final tampoco sería bueno para el alma del lector ;).

En 2006 se publicó en nuestro país el primer volumen de la serie. Un día cualquiera, husmeando en una librería, encontré un libro de tapas negras con el dibujo de unos brazos que ofrecían una manzana roja, como la de la bruja de Blancanieves. Leí la contraportada, me entró curiosidad, y con la casi seguridad de que estaba ante una nueva maravilla, lo compré y lo devoré en pocos días. Desde entonces, y como a tantos y tantos lectores, el mundo de Bella, la familia Cullen (Edward, Alice, Esme, Carlisle, Jasper...) y los chicos de La Push (Jacob y el resto de indios quileute), me ha absorbido.

Bella Swan, una chica apática, dependiente, poco sociable y distante se muda a Forks, un pueblo con poco sol en el que vive su padre. Es un misterio, pero la mala fortuna la persigue allá donde va y ‘Peligro’ parece su segundo apellido. El primer día de clase conoce a unos alumnos un tanto peculiares: los Cullen. Tres hermanos y dos hermanas diferentes al resto, misteriosos, peligrosos y hermosos. Edward es uno de ellos y desde el primer instante en que sus ojos se cruzan con los de Bella, la chica se da cuenta de que algo no marcha bien. ¿Quién es ese chico que la mira con ojos oscuros, hambrientos, feroces y amenazadores? Y, ¿quién diantre es esa chica, esa humana torpe a la que no puede leer la mente y cuya sangre huele a gloria?

Sucederán muchas cosas a partir de ese primer encuentro. Sorpresas, tropiezos, nuevas amistades entre humanos y no tanto; encuentros no deseados, batallas épicas y mortales, amores imposibles... Y Bella conocerá también al tercer protagonista, Jacob, un joven hombre lobo que va a dar muchísimo juego a lo largo de toda la historia.


La historia es mucho más compleja y extensa y se presta a discusiones varias sobre la personalidad de la protagonista y otros detalles no del todo amables. A pesar de eso, si probáis el libro, probablemente os suceda como a mí y se convierta en una nueva droga.
En la página de 'Alfaguara Infantil y Juvenil', la editorial española que se encarga de su publicación, tenéis los primeros capítulos de los 3 libros. ¡Feliz y emocionante lectura! Yo me voy a seguir con Eclipse ;).