27 may. 2015

Dónde esconder la cocaína

Se me ocurren varios sitios: en zapatos con suela de doble fondo, dentro de naranjas pegadas después con Loctite, entre el lienzo y el marco de un cuadro, en la nevera, en botes de rollos fotográficos de los de antes, en botellas de vino de las oscuritas, entre pan y pan, en latas de conserva...

Pero hay un escondite en el que nunca hubiera pensado: el interior de libros infantiles. Menos mal que los narcotraficantes están en todo:


Esos libros que veis son la prueba viviente de que la ficción siempre supera a la realidad.

La foto la tuiteaba el otro día la Policía Nacional con este mensaje: "Desmantelada una banda de narcos que introducía cocaína en Mallorca oculta dentro de libros para niños: 7 detenidos". Tela marinera.

Ah. Si desaparezco unos días es que la poli me está interrogando. Supongo que el hecho de que haya buscado en Google frases como "dónde guardar la cocaína" o "dónde esconder la coca" habrá tenido algo que ver...

Ahora en serio: las drogas son malas.

25 may. 2015

'Los juegos del hambre'..., el musical

Que sí, que sí. Se estrenará en Londres el año que viene. ¡Que sí!


La obra, cuentan desde Sensacine, estará ambientada en un escenario giratorio de 360 grados y con capacidad para 1300 personas muy cerca del Estadio de Wembley. Entre otros, se podrán escuchar los famosos temas The Hanging Tree y Deep In The Meadow.

¿Qué?, ¿cómo os quedáis? Yo, loquita; va a ser demasiado guay *O*.

22 may. 2015

'Trece gatos y una gallina', una novela importante

El otro día en Pamplona mi tía Nieves presentó su último libro, Trece gatos y una gallina, y allí que fuimos sobrinos, primos y hermanos a verla, todos bien orgullosicos.

La sala estaba llena, aunque de mujeres. Hombres había un puñadito nada más, y todos de la familia, porque la novela relata una historia de maltrato psicológico de un hombre (Juan) a una mujer (Amanda), y este tema no suele atraer a mucho público masculino. Una pena, qué queréis que os diga, porque sólo entre todos podemos lograr una sociedad de iguales.


Durante la charla se habló de las Amandas del mundo. De aquellas mujeres que, como la protagonista, entran sin darse cuenta en una relación de destrucción progresiva y absoluta. De mujeres fuertes que terminan siendo apenas una sombra de lo que eran, y que acaban aisladas y sintiéndose las personas más miserables del planeta. Todo por culpa de los Juanes que nos rodean, esos hombres aparentemente buenos (y listos, y atractivos, y caballerosos...) que terminan vaciando a sus mujeres. 

Seguro que, como yo, alguna vez habéis conocido a alguno de ellos. Con su violencia silenciosa debemos tener tolerancia cero, porque aquí nadie es más que nadie. ¿Y con las víctimas? Con ellas, siempre, compasión. Y muchísimo mimo. Y cero culpabilización. Porque sienten un dolor, una vergüenza, una soledad y un miedo que no se merecen.


En España el 12'5 % de las mujeres mayores de 16 años ha sufrido maltrato alguna vez en su vida. Eso son muchas mujeres. Y las cifras crecen cada año, porque gracias a que el problema se visibiliza cada día más, muchas piden ayuda cuando antes no lo hubieran hecho. Y no porque no se atrevieran: algunas ni siquiera sabían que estaban siendo víctimas de la violencia de género, sólo sabían que se sentían mal, que algo no marchaba bien.

Eso es algo de lo que habló mi tía, que además de escritora es médica. Contó que a su consulta acudían muchas mujeres con dolores crónicos, tristes, sin demasiada energía... Y explicó que en el momento en el que alguien inventó un día la expresión "maltrato psicológico", algo cambió en ellas. Respiraron un poquito mejor, un poquito aliviadas, porque por fin podían poner nombre a lo que les estaba pasando. 


El  maltrato psicológico deriva en un maltrato físico, y si del primero es difícil salir, del segundo no quiero ni imaginármelo. Pero es posible, y ese es el mensaje con el que nos quedamos todos los sobrinos, primos, hermanos y amigos que asistimos a la presentación de Trece gatos y una gallina, una novela dura pero esperanzadora. E importante también, como cualquier otra obra que ponga voz al maltrato.

Dejar atrás a una pareja que dice que te quiere y te necesita pero que al mismo tiempo te pega con sus palabras o con sus manos parece un imposible, pero no lo es. Y si lo parece, sólo hay que tender la mano para recibir ayuda, porque siempre habrá gente bonita dispuesta a prestarla. Y el 016, no  lo olvidéis.


Quien bien te quiere NO te hará llorar. 

Ni el chico a su chica, ni la chica a su chico, ni la chica a su chica, ni el chico a su chico.

20 may. 2015

Cuadernillos homófobos para 3º de ESO


En Biología y Geología de 3º de ESO de un colegio valenciano los alumnos estudian con un libro de texto que no sé qué hace que no está ardiendo en la hoguera.

Escrito por la Universidad de Navarra pero distribuido por SM en una especie de pack, en un cuadernillo dedicado a la sexualidad se explica lo malotas que son las conductas homosexuales. ¿Que por qué? Porque suponen asumir un mayor riesgo para la salud (por lo visto lo dicen los científicos) y fomentan la promiscuidad (y eso debe de ser malísimo para el cutis o algo).

En cambio, de la heterosexualidad, que no de las conductas heterosexuales, el cuadernillo dice que es "el modo más saludable de sexualidad". Las razones son obvias: ser hetero significa que te curas en salud, que vas a ser más fiel y que estás protegido por el poder del amor (leed esto último como si fuerais Sailor Moon). Además, el libro indica que la heterosexualidad es el entorno más adecuado para tener hijos que crezcan en el amor. Si es que ya lo decían mis antepasados en las cuevas...


Sobre este atentado contra todas las cosas de la vida sana y moderna, SM explica que la obra "no forma parte del plan editorial de SM ni responde a su línea editorial; por tanto, ni lleva el logo de SM, ni figura SM en los créditos, ni aparece en el catálogo de SM". Y vale, buena respuesta, aunque si se publica un cuadernillo homófobo escrito por otros pero junto a uno de tus libros, inevitablemente se establece una relación...

Pero no ahondaré más en la herida, porque la editorial también se ha comprometido "a destruir los ejemplares existentes de esta obra y a no distribuir ni autorizar la comercialización de dicho pack". Me parece requetebién. Eso sí, yo me pondría rápidamente a revisar mis acuerdos con terceros para que no haya más sustos.

Uno de los autores del cuadernillo, por cierto, cree que la homosexualidad se puede curar. En serio, ¿hola? Yo aquí veo una distopía sobre la sexualidad como la copa de un pino.

18 may. 2015

Plantar después de leer

De todos es sabido que los libros de papel salen de los árboles, pero ¿y ellos, los árboles? De toda la vida han salido de una semillita, pero ahora, gracias a la editorial argentina Pequeño Editor, los árboles también salen de los libros.

Mi papá estuvo en la selva es el primer libro del mundo mundial que se planta después de leerlo. ¿Queréis saber cómo y por qué?


Lo quiero. Para mí y para regalar a niños y mayores :-))).

15 may. 2015

Un bosque con puntos de lectura

El bosque de Santa Ana la Real, un pueblecito situado en la sierra de Huelva, se ha llenado de letras: paseéis por donde paseéis, encontraréis trocitos de literatura, entre cuentos y poemas.


Esos textos, además, vienen acompañados de códigos QR, de manera que al abrirlos con nuestros móviles, tablets y demás artilugios architecnológicos, podremos descubrir quién hay detrás de cada escritor que firma esos cuentos y poemas.

Si estáis tan entusiasmados como yo con la iniciativa, sabed que por aquí se va al Bosque de las letras. Su ruta literaria se extiende a lo largo de 5 maravillosos kilómetros.

Por cierto, en un lugar del camino se ha instalado un cofre en el que dejar y tomar libros prestados. Ahora sí: enamoraos muy fuerte de todo esto.