1 feb. 2016

Así fue el flus que me dio en la víspera del día de Reyes

El mundo está hecho mierda, no hay más que repasar la actualidad para echarse a llorar y no parar hasta quedarse como una uva pasa. El hecho es que vivimos en un planeta hermoso, pero formamos parte de una raza capaz de lo peor y con muchas ganas de demostrarlo. Guerras, atentados terroristas, familias quemadas vivas, miles de niños en manos de organizaciones de tráfico de personas, animales apaleados y torturados hasta la muerte, mujeres asesinadas por quienes debían amarlas, bebés tirados a contenedores, pobreza en el primer mundocasquetes polares que se derriten, osos polares sin nada que comer... Ahora, para muchos, es el fin del mundo, y toda la culpa es nuestra. Bonito, ¿eh? En una película de aliens malos a los que exterminar para salvarse, seríamos ellos.

Pues eso, que esto está hecho mierda. Yo a veces no veo las noticias porque siento que me muero, que no puedo, que vivo en un mundo de políticos que se dedican a reunirse para tomar el té y tirarse galletas a la cara como si fueran caca. Y es entonces cuando busco la otra mitad del vasito, la que da esperanza, la que me cuenta que a pesar de todo existe la gente buena que hace cosas buenas, aunque sean pequeñitas. Por eso hoy quiero hablaros de una cosa buena y pequeñita que puede hacer mucho bien y no cuesta nada de nada. ¡Espero que os guste! Y si os animáis..., ¡yuju yuju!


Ay, esas canicas buenas, jejeje. Mil besos ♥.

30 ene. 2016

'Las chicas Gilmore'... is coming!!!


Sólo tengo una cosa que añadir: ¡♥♥♥ OHDIOSMÍO ♥♥♥! 

Y yo con estos pelos (vamos, sin completar ni de muy lejos la lista de libros que leyó Rory).

28 ene. 2016

Así son las galletas con peor ortografía

Las llaman "las galletas de cereales más divertidas", pero son puro drama... 


Esta mañana, desayunando las simpáticas galletitas Dinosaurus de chocolate, me han quedado claras dos cosas terribles: en Artiach, la empresa que las fabrica, 
  1. esto de escribir bien les importa lo mismo que a mí un partido de fútbol (o sea, na')
  2. e incitan a los niños a masacrar a sus buenas dinomascotas.
Para muestra, una fotico del cómic que venía en la caja de galletas:


AH. Dios. ¡Mis ojos! Pero por qué. ¡Mal! ¡Pero que muy mal!
  • Primer fallo garrafal: "¡Pásamela Tina!". Aquí falta una coma antes del nombre, por lo que la frase correcta sería "¡Pásamela, Tina!". La RAE explica así esta norma: "se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, que sirven para llamar o nombrar al interlocutor".
  • Segundo dardo a la ortografía y la inocencia de los niños de este mundo: "¡A desayunar dinos!". Esto es no tener corazón. El error es el mismo que el anterior, es decir, falta la coma antes del vocativo, pero aquí la gravedad es mayor, porque en este caso la frase cobra otro sentido sin la coma: el niño, en lugar de llamar a sus dinomascotas a desayunar, les está gritando que se las va a comer. Sin piedad.
  • Tercer desastre: "¡Alaaaa!". A ver, de toda la vida el ala es el apéndice con el que vuelan los pájaros y la interjección 'hala' con H sirve para mostrar sorpresa.
Y así va el mundo, psss. ¡Besos gorditos!